Los eurodiputados del PP andan intrigando y cerrando alianzas con los halcones de la Europa más rica y xenófoba (esa que niega las ayudas a los países del sur) para hacer caer el Gobierno de Pedro Sánchez. Los populares europeos han llegado a un acuerdo para imponer “fuertes controles y condiciones” a la gestión económica de los países mediterráneos, los más devastados por la pandemia de coronavirus. ¿Qué quiere decir eso? Sencillamente que Pablo Casado va a hacer todo lo posible para que las medidas sociales impulsadas por el Gobierno de coalición español sean torpedeadas desde Bruselas. El objetivo del líder conservador es destruir a toda costa el Ejecutivo de coalición, aunque ello suponga un grave perjuicio para el país. Casado está incluso dispuesto a pasar informes a los hombres de negro sobre lo que se gasta España en el ingreso mínimo vital, una medida que no gusta a los sectores más conservadores de la Unión Europea por lo que tiene de aumento del déficit y del gasto público.

Al presidente del PP le da igual si más de dos millones de españoles se benefician de una renta básica fundamental para su subsistencia. Su propósito es pasar dosieres a los jerarcas de Bruselas sobre cada movimiento de Sánchez, sobre cada partida que se destina a asistencia social y sobre la reforma tributaria que prevé subir los impuestos a las grandes fortunas y empresas. Cabe recordar que España recibirá una parte importante del Fondo de Recuperación de la Unión Europea para hacer frente a la crisis del coronavirus consistente en unos 750.000 millones de euros. En teoría, buena parte de ese dinero, los 140.446 millones que le corresponden a nuestro país, van dirigidos a proyectos de ayuda social, sanitaria y de reactivación de la economía, lo cual, una vez más, no gusta a los europarlamentarios ultras de la Europa opulenta.

De momento, la delegación popular española, liderada por Dolors Montserrat, ya ha lanzado una iniciativa en el Parlamento Europeo para garantizar que las ayudas de Bruselas se destinan a inversiones con “valor añadido” y no solo a políticas sociales a fondo perdido. El PP cree que sería mejor inyectar las partidas adjudicadas en la economía productiva mediante subvenciones a empresas, pymes y autónomos.

A fecha de hoy ya se ha celebrado una reunión entre los principales dirigentes del Partido Popular Europeo (PPE), encabezado por el eurodiputado alemán Manfred Weber, en el que “optaron por crear un equipo de trabajo que vigile la negociación sobre los detalles del fondo y que, además, incluya los criterios exigidos por las delegaciones nacionales del PP”, según fuentes próximas a Bruselas.

De esta manera, el Partido Popular español se pone de lado de países como Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca, que no están dispuestos a que el dinero vaya directamente a la gente en forma de ayudas a fondo perdido, sino que vinculan los montantes presupuestarios a reformas para mejorar la competitividad y la capacidad productiva de la economía. En el fondo estamos ante dos formas diferentes de entender la crisis y las medidas a adoptar para superarla. La concepción ultraliberal que ya se puso en juego con la recesión de 2008 (básicamente recortes en Sanidad y Educación y sostenimiento del sistema financiero mediante rescates bancarios a costa del sufrimiento de la población) o la socialdemócrata, que apuesta por transferir ayudas a las familias y a las clases más desfavorecidas.

“Todo el grupo apoya la idea de que la solidaridad va acompañada de responsabilidad. También los colegas españoles como Dolors [Montserrat], Esteban [González Pons] o Pablo Casado, tienen muy claro que debemos insistir en que el dinero se invierta en el futuro del país para ayudar a crear oportunidades de trabajo y perspectivas para los jóvenes y en que eso debe quedar claro”, aseguran fuentes del Partido Popular Europeo citadas por el diario El País. “No queremos desperdiciar el dinero en gastos del pasado, sino invertir en el futuro (…) El PPE no está dispuesto a que se financien las falsas promesas de Podemos”, añaden.

Básicamente, los populares coinciden en que las condiciones de la Comisión Europea no son suficientes y abogan por una “condicionalidad más fuerte”. “Está claro que los países deberán presentar planes que detallen el destino del dinero y su encaje con los objetivos generales de la Unión y con los planes de reformas ligados al semestre europeo. El dinero debe desembolsarse por tramos, paso a paso. Y deberían pactarse unos baremos, con cifras claras e inteligibles, que permitan verificar en qué se ha gastado el dinero y comprobar que se ha gastado bien”.

En resumen, Pablo Casado prefiere aliarse con los halcones europeos que se resisten a que la UE destine ayudas a fondo perdido a España antes que colaborar con Pedro Sánchez en la creación de un escudo de ayuda social en España. O lo que es lo mismo: se trata de acabar con el inquilino de la Moncloa a cualquier precio, aunque para ello salga perjudicado el país.

Apúntate a nuestra newsletter

5 Comentarios

  1. me da lo mismo vox podemos psoe pp ciudadanos pero este hijo de…. del casado tus votantes que son millonarios todos no yo e visto a gente muy hulmide votar a este cabron y por lo que veo gente muy equivocada y ahora pregunto VOTANTES DEL PP ESTE ES VUESTRO PATRIOTA ESTE INDIVIDUO QUE LE REGALADO LA CARRERA COMO SE VA PORTA CON LOS ESPAÑOLES SI COJE EL PODER QUE VERGUENZA ME DAIS FALSOS PATRIOTAS

  2. Quién va a confiar en este sujeto ( por decir algo )siendo el sucesor de quién es ,de Rajoy el presidente de gobierno que consintió y participó en el mayor robo cometido en Europa,robando un banco para salvar al Santander y provocando la ruina de más de 1200.000 españoles.este tío sigue con lo mismo y callado comprado por todos sabemos quién,de ahí su silencio en vez de mirar para que devuelvan lo robado a sus auténticos dueños,en resumen,pura basura que tenemos en este país de políticos ladrones.

    • Este año invertiremos 31.500 millones en pagar los intereses de la deuda pública. Si tenemos en cuenta que el coste en defensa será de 8.400 millones y el de investigación 6.040 millones nos daremos cuenta de la magnitud del problema de pagar 31.500 millones en los intereses.

      Una parte del dinero que recibamos irá a incrementar la deuda pública y la partida destinada a pagar intereses el próximo año aumentará.

      La maldad es engañar a los ciudadanos haciéndoles creer que el dinero es gratis y que podemos seguir gastando más de lo que ingresamos como hemos ido haciendo los últimos 20 años.

      Cada país puede mantener el estado de bienestar que su economía permite. ni más ni menos. Aumentar la deuda es pan para hoy y hambre para mañana.

      Tenemos un estado autonómico despilfarrador con centenares de embajadas, tvs públicas y miles de chiringuitos que devoran el dinero sin aportar nada. Hay que racionalizar el sistema; destinar el dinero a lo necesario y cerrar lo prescindible.

      Hay que buscar soluciones a los problemas, no culpables imaginarios.

  3. asociacion con animo de delinquir…..ya lo dijo la magistratura en su dia.
    No hay mayor estupidez que un trabajador de derechas…….PAIS !

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre