Pablo Casado no duerme pensando en Podemos. Ahora sabemos que no es Pedro Sánchez el que no puede conciliar el sueño por las noches sabiendo que Pablo Iglesias está en el Consejo de Ministros sino que el insomne era él, el presidente del PP, Casado, quien ya solo vive por y para destruir el supuesto demonio bolivariano. El discípulo aventajado de Aznar es como el perro de Pavlov, babea en cuanto oye hablar de algo que tiene que ver con el irreconciliable enemigo podemita. Cuando se le saca el tema de la decadente Monarquía juancarlista, a él únicamente se le ocurre una cosa: Podemos. Cuando todo el mundo, incluso en Génova 13, le sugiere la necesidad de un gran pacto de Estado contra la pandemia y por la recuperación económica en España, la cabeza se le va inevitablemente hacia una sola idea: Podemos. Y cuando se le habla de la más que necesaria reforma de la Constitución, a él solo se le viene a la cabeza un cartel rojo luminoso con la palabra parpadeante Podemos, Podemos, Podemos. Nada, ni siquiera el grave problema catalán, tiene sentido en su vida más que cuando toca el asunto del socio de coalición de Sánchez. Hasta tal punto está obsesionado Casado con el partido de Iglesias que no extrañaría que en las próximas elecciones el programa electoral del Partido Popular se reduzca a un único punto fundamental: la guerra sin cuartel contra Unidas Podemos.

Ayer, a la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, le afloró el complejo nervioso transmitido por el jefe a la militancia al proclamar, una vez más, que Podemos debe quedar fuera de la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), cuyo mandato caducó hace dos años.

«Nuestras condiciones no dependen de ningún momento electoral. Las conoce perfectamente el PSOE y la pelota está en su tejado», aseguró Gamarra a Europa Press cuando le preguntaron si veía factible poder cerrar un acuerdo para renovar el CGPJ antes de los comicios en Cataluña.

Gamarra considera que su partido quiere un acuerdo «parlamentario» entre PSOE y PP, como ha ocurrido hasta ahora, pero para ello los socialistas tienen que «abandonar» a sus socios de Podemos porque, a su juicio, el partido morado «lo que quiere es intervenir el Poder Judicial y acabar con su independencia». «A partir de ahí, todo será posible», ha apostillado. Es decir, una vez más, la fobia podemita delirante aparece como una fiebre antidemocrática y fatal.

Después de que Sánchez se haya marcado como objetivo del nuevo año llegar a acuerdos con el PP en materias como el CGPJ, Gamarra ha señalado que Pablo Casado ha puesto encima de la mesa una docena de propuestas y pactos estos meses para «resolver los problemas reales de los españoles», pero «siempre se ha encontrado con el ‘no’ por respuesta».

«Cambiar solo está en su mano. Si decide cambiar, este partido estará donde siempre ha estado, con la mano tendida para pensar en España y en los españoles», ha manifestado. Eso sí, ha advertido de que no se sale de la actual situación económica con las políticas que está llevando a cabo el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos.

La dirigente del PP ha recriminado a Sánchez el «marketing obsceno» que exhibió en su balance del curso político cuando 2020 se ha cerrado como «el peor año que han vivido los españoles» a causa de la pandemia. Además, ha destacado que hay «cuatro millones de españoles en paro, 750.000 personas en ERTE y un millón de autónomos que penden constantemente de un hilo porque no tienen el apoyo del Gobierno».

A su entender, el «triunfalismo» y el «cesarismo» que practica Sánchez le «alejan de lo que es la realidad de la vida de los españoles» y le han hecho «perder la perspectiva» de que es el Parlamento el que debe controlarle.




Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. El indecente no puede oler la decencia y Podemos, respecto a él, es virtud, en esencia. El caso es que me parece más una postura que un deseo firme. Una excusa para no ir al colegio.

  2. Sr. Remijio, Casado lo esta bordando en su estrategia de derribo del govierno sea como sea le importa un bledo este pais ,el problema esta en el PSOE o mejor dicho un sector que hace ya mucho tiempo dejó de ser de izquierda y que han sido submarinos dentro del Psoe y es una pena ,están colaborando también en el intento de derribo,y prueba de ello es la imposicion de algunos campeones-as que están en el govierno ,La Robles el sr. Escriba , la señora Calviño, son unos pocos del intento y si la Montero .de ahí que el Casado esté apretando y si el psoe no cambia tendremos trifachito en las próximas elecciones ,viva la Republica

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre