En el despacho del jefe de Génova 13 se escucha el castañeteo y el rechinar de dientes de Pablo Casado. El líder del PP sabe que no solo Pedro Sánchez se juega su futuro político en esta investidura. Él mismo puede terminar en la cola del paro. Si el presidente del Gobierno en funciones no logra los apoyos suficientes entre los independentistas catalanes de ERC (y de momento pinta mal) iremos a unas terceras elecciones. Entonces todos los candidatos, también Casado, entrarán en territorio ignoto e inexplorado. Cualquier cosa podría ocurrir en esa desconocida dimensión que se abriría tras la repetición de los comicios. Nadie puede aventurar a día de hoy cuál sería el escenario político que saldría de las urnas, pero una cosa parece clara: Vox podría dispararse una vez más, dando otro salto exponencial en número de escaños en su loca y anacrónica carrera por devolver a España a los convulsos años 30 del siglo XX.

El partido de Santiago Abascal ya ha devorado a Ciudadanos tras las últimas elecciones del 10N y el riesgo de que pueda engullir al PP en un nuevo duelo electoral es cada vez más real. Todo eso lo sabe Casado, que se enfrenta al oprobio de pasar a la historia como el hombre que liquidó el PP, perdiendo la hegemonía de varias décadas en la derecha española. Pese a todo, sigue jugando peligrosamente con el “no es no” a Pedro Sánchez y con la negativa a abstenerse para que el candidato socialista pueda ser investido. La misma estrategia fatídica que llevó a Albert Rivera al descalabro y a su tumba política. Fuentes de Génova han dejado caer en las últimas horas que los asesores del presidente popular le están aconsejando que se mantenga firme en su plan de bloqueo a un Gobierno de izquierdas. Pero el riesgo de que Sánchez fracase y termine convocando elecciones generales es demasiado elevado para el Partido Popular.

Es por ello que Casado ya está empezando a recibir presiones del entorno de Alberto Núñez Feijóo (el recambio natural si las cosas se tuercen para el PP) y de grandes empresas del Íbex35, que estarían apretando las tuercas al líder popular para que se abstenga y permita un Gobierno socialista y morado. Por una parte, el liderazgo de Casado sigue estando cuestionado, ya que aunque el 10N mejoró los resultados, los 88 escaños siguen sabiendo a poco a los barones del partido de las gloriosas mayorías absolutas. Los seguidores de Feijóo mantienen la diana en el sucesor de Rajoy y marcan estrechamente cada uno de sus pasos. Por otro lado, el gran capital siente alergia ante la posibilidad de un Ejecutivo de izquierdas PSOE/Unidas Podemos con Pablo Iglesias en la vicepresidencia. Pero es aún más fuerte el pavor de la clase empresarial ante un país desgobernado, fallido y sin rumbo. A fin de cuentas, sin orden no hay dinero y la élite financiera empieza a ver claro que cualquier Gobierno es mejor que el vacío de poder. Ya habrá tiempo para reprimir las veleidades socialdemócratas del nuevo gabinete rojo.

Así las cosas, los primeros movimientos de los populares de cara a la apertura de la nueva Legislatura (que puede ser tan corta como las dos anteriores) son un buen síntoma de los nervios que empiezan a cundir en los despachos de Génova. En una extraña decisión, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha rechazado hoy mismo una maniobra de las fuerzas democráticas en el Parlamento para dejar sin representación a Vox en la Mesa del Congreso. La mayoría de los grupos parlamentarios querían colocarle un necesario cordón sanitario a la ultraderecha neofranquista pero el PP se ha resistido. Y en ese punto cabe preguntarse: ¿qué sentido tiene proteger al principal competidor dispuesto a dar el sorpasso en cualquier momento? ¿Qué otra justificación puede tener proporcionar oxígeno a la franquicia ultraderechista más que renunciar a la Moncloa para seguir conservando los terruños autonómicos formados por los “trifachitos” de PP, Cs y Vox en Madrid, Andalucía y Murcia?

Sin embargo, Teodoro García insiste: la izquierda es el “adversario y el enemigo de España”; Vox el gran aliado. Solo el tiempo dirá si ese tratamiento de “socio preferente” que los populares otorgan a los ultraderechistas ha sido un acierto o un suicidio lento y a largo plazo. De hecho, ningún partido de corte clásico conservador ha pactado nada en ningún país europeo con los neofascistas, cuyo único objetivo es llegar al poder para liquidar la democracia, tal como hoy la conocemos, y las conquistas en derechos humanos que el viejo continente había logrado alcanzar tras el final de la Segunda Guerra Mundial. Esa será la decisión más trascendente que deberá tomar Casado en los próximos días: abstenerse para que haya un Gobierno en España o jugarse un póker con Abascal, un jugador mucho más hábil que él sacando ases de la manga.

Apúntate a nuestra newsletter

9 Comentarios

  1. VOX tiene mas derecho a estar en la mesa del congreso que los podemitas de ultraizquierda.por eso los españoles le dieron mas apoyo a VOX que a podemos.

    • por los mismos motivos, en la mesa de la camara de la comunidad de Madrid, deberían de estar partidosque obtuvieron mas apoyos que COZ.

  2. Y Casado esta finiquitado por seguir los pasos de Rajoy y no devolver lo que ROBO el gobierno de Rajoy a mas de 1500.000 españoles que tenian su inversion en el Banco Popular.Esperemos que VOX se acuerde de este robo.

    • Este mamón trepador, y ahora con barba igual que su padre político el rajoy y como sus amigos del anterior gobierno, ladrones, del Banco Popular.
      Que se vaya a tomar por el culo, ya joder, a su puñetera casa y con su familia; no ha mirado en nada por los afectados del Banco Popular, porque está entrampado con su amiga la del santander bajo el mando de unas bragas de color rojo, como el mariquita de rajoy.
      Asco da.

  3. que nooooo!, que no cuela…. Que PP no puede darle la investidura a este ser….
    Lo que si puede hacer es pactar y gobernar unidos….

    • Que no te enteras mucho de la cuestión, al Partido podrido no le ha pedido nadie la investidura y, tampoco tiene muchos apoyos para presentarse a la investidura, la cuestión es: que la suma de 89-52 y 10 son 151 y la suma de 120-35 son 155.
      Del resto Casado necesita 5 y, que el resto se abstenga y, ya me dirán quien se va a abstener a un gobierno trifacha. Por lo cual, lo mas factible es que en segunda votación haya menos votos negativos sean menores de 155.
      Ahora puestos a pedir pues eso, que el partido podrido rompa todos los acuerdos con la ultra derecha y se habla. Aceptará eso Aznar. En Madrid podría haber gobierno PSOE-PP, o no?. Demagogias, las justas.

  4. Me duele mucho la operación maldita del banco popular, ha dañado a 1500000 de accionistas mas los empleados, pero que gobierne pedro sanchez dañaría a 47000000 de españoles, elegir.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre