Todo el mundo sabe la doble vara de medir que tiene Pablo Casado a la hora de valorar la corrupción. En el asunto de Venezuela no podía ser menos. El líder del Partido Popular ha publicado una tribuna en el diario La Razón en la que se dicen cosas como la siguiente: «Venezuela no ha dejado de deteriorarse desde la llegada del chavismo al poder. No podemos olvidar que fue Chávez el que convirtió un paraíso natural como Venezuela en el paraíso de la corrupción, la inseguridad y la violencia. En el paraíso de las mafias gubernamentales que, mientras repartían su botín entre distintos paraísos fiscales, arruinaban el que no hace tanto era uno de los países más ricos de la tierra».

Esta afirmación supone un ejercicio de hipocresía que no es digno del líder de un partido democrático, sobre todo porque hace referencia a las redes corruptas que se produjeron durante el chavismo, la más importante el desfalco de la PDVSA de Rafael Ramírez, obviando cómo muchos de los beneficiados de esa corrupción han convertido España en el centro de operaciones y de blanqueo del dinero que sacaron de Venezuela, tal y como se indica en informes que están en posesión de la Audiencia Nacional o en las diferentes querellas y demandas presentadas en diferentes órganos judiciales por personas y empresas que, presuntamente, han sido estafadas por estas personas.

Los llamados bolichicos o boliburgueses se hicieron millonarios gracias a la corrupción de algunos de los altos cargos del chavismo. El más importante fue Rafael Ramírez, ex ministro de Energía y ex presidente de PDVSA. Pablo Casado se olvida de que al ex mandatario chavista es agasajado y protegido en la capital de la provincia de la que él es diputado, Ávila, por importantes miembros del Partido Popular, tal y como publicó en exclusiva Diario16. El presidente del PP debería saber que Rafael Ramírez está reclamado por diferentes países. Además, cuando en su artículo de La Razón, se refiere a Juan Guaidó como el garante de la democracia en Venezuela, tendría que recordar que el joven político venezolano afirmó en diciembre de

Se olvida Casado de la protección que se le ha dado, hasta que lo metieron en la cárcel, al número dos de Ramírez, Nervis Villalobos, a pesar de que estaba reclamado por diferentes delitos por las autoridades de los Estados Unidos, por la Fiscalía de Venezuela o imputado en distintas causas que están siendo instruidas en la Audiencia Nacional.

Pero, sobre todo, Pablo Casado se olvida de mencionar cómo es agasajado por el empresario venezolano Jorge Neri quien, a través de los medios de comunicación que controla, le ha dedicado portadas en las que pone al líder del PP «rumbo a la Moncloa» o los premios que le ha concedido últimamente. Casado debería saber que:

  • Neri fue, o es, socio de Rafael Ramírez, el mismo a quien Juan Guaidó declara responsable del desfalco de PDVSA;
  • Neri recibió una transferencia de 12 millones de euros procedente de la petrolera venezolana y que quiso canalizar a través del Banco Popular, hecho que la entidad española rechazó;
  • Neri era uno de los socios de Ramírez porque en documentación de la que dispone Diario16 así lo indica;
  • Neri estuvo junto a Baldo Sansó, cuñado de Ramírez en Malasia realizando negocios para la sociedad que formaban, según informó el periodista venezolano Alek Boyd.
  • Neri está acusado ante la Justicia española de la comisión de varios delitos, entre los que se encuentra el blanqueo de capitales

Si tan preocupado está Pablo Casado de las consecuencias de la corrupción en Venezuela y del expolio que se produjo durante la época de Rafael Ramírez, no tiene más que presentarse ante la Justicia y reclamar el bloqueo de las cuentas de todos esos bolichicos corruptos que están utilizando España como centro de operaciones para que todo ese dinero sea devuelto al pueblo venezolano para que Juan Guaidó pueda hacer efectivas todas las promesas de regeneración democrática y de mejora de las condiciones de vida de la gente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. La corrupción en Venezuela ? Jejeje es como si Al Capone criticara la delincuencia callejera . El Sr. Casado todavía no ha llegado a leer el pasaje de la viga en ojo . Seguro que cuando lo lea , se lo pensará , o no .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − once =