domingo, 27noviembre, 2022
20.3 C
Seville

Casado, acorralado, recurre al insulto como único argumento

La sesión de control al Gobierno de este miércoles se desarrolla en el desagradable tono que, desde que perdió las elecciones, la derecha ha instaurado en el debate político

Eva Maldonado
Eva Maldonado
Redactora en Diario16, Asesora de la Presidencia de la Conferencia Eurocentroamericana.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, acorralado, recurre al insulto como único argumento. Como era de esperar, la sesión de control al Gobierno de este miércoles se está desarrollando en el desagradable tono que, desde que perdió las elecciones, la derecha ha instaurado en el debate político. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha sido tajante en su contestación al líder popular, Pablo Casado, y le ha recordado que cuando se siente aislado su recurso es el insulto.

Y es que Pablo Casado, o no se entera, o no quiere enterarse y comenzó increpando al presidente del Gobierno y preguntó ¿Qué razones le llevan a gobernar a espaldas del Parlamento?, en una referencia clara al tema del día: Los indultos.

Resulta al menos curioso que Casado formule esa pregunta cuando fue rechazada su moción en el Congreso la pasada semana, en la que proponía que el Ejecutivo abandonase la idea de conceder los indultos a los presos del Procés. Si su moción fue rechazada, es una evidente luz verde de la mayoría de los representantes de los españoles, que daba el respaldo a Sánchez para avanzar en la puesta en libertad de los independentistas encarcelados.

Sánchez, en tono irónico le dijo a Casado: «Gracias por las intervenciones constructivas, señor Casado. Cuando se siente aislado sale el Casado faltón, el de los insultos. No solo insulta a la presidencia del Gobierno».

Además, el presidente añadió: «Yo tengo más confianza en este Parlamento que usted. Insulta a todos, es el problema. Insulta a los obispos y empresarios catalanes, que están a favor de la medida».

Sánchez finalizó zanjando : «Los empresarios le dan a usted más vueltas en la vida de lo que usted ha demostrado en la carrera política que lleva, y habla de cabildeo, de club de tenis. Viene a decir que sus accionistas son los españoles. Esta es una medida valiente, reparadora, en favor de la concordia».

Casado, que últimamente se muestra como adolescente enrabietado en todas sus intervenciones, culminó su delirio de hoy pidiendo la dimisión de Sánchez.

Y es que si se reflexiona sobre las formas y contenido de las palabras de Pablo Casado como líder de la oposición; la rabia, el enfado constante, los insultos, el desprecio hacia cualquier medida que adopte el Gobierno, aún siendo comprensible que sea matizada por la oposición, en el caso de la derecha de Casado, al igual que el de la extrema derecha de Abascal, empieza a resultar hasta cómico y digno de ser objeto de burla como en multitud de ocasiones está siendo.

No obstante, resulta de una irresponsabilidad desmedida trasladar a la calle la crispación en la que viven sin dejar el más mínimo resquicio a la cordialidad, a la serenidad y al entendimiento político que los ciudadanos esperan de sus representantes en las instituciones.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído