Estimado Sr. Marías:

Desde hace ya bastantes años, soy un asiduo lector de sus artículos dominicales en el periódico “El País”. Incluso los copio en un archivo de Word para leerlos con tranquilidad después de la cena, ya que, la TV no me interesa en lo más absoluto como antídoto para no tener que irme a la cama antes de tiempo. Y claro, también he leído alguna de sus novelas (unas cuantas sólo, la verdad). Resumiendo: Vd. es uno de los escritores que más me atrae y considero que quizás uno de los mejores, sino el mejor, de los existentes. Que esté en las “quinielas” de cada año para el Nobel de Literatura demuestra su extraordinario intelecto para el uso de la pluma. Hasta ahí no es fácil llegar, no está al alcance de cualquiera de los miles y miles de sus “colegas” que cada día de sus vidas lo dedican casi en su totalidad a pensar y decir lo que piensan y plasmarlo en un texto con la correspondiente “ficción” añadida. Es decir, ninguna duda de que Vd. es un escritor único, unapersona con “una gran cabeza”, que decía mi abuelo Antonio, que, dicho sea de paso, era un hombre que rebosaba sabiduría y así lo demostró en múltiples ocasiones como cuando señaló que: “hay mucha gente que se piensa que porque sabe leer y escribir no es analfabeta”.

Pero, Sr. Marías, desde que en este país hay un Gobierno de coalición (después de cuarenta años de “régimen democrático”, algo inusual en medio mundo y sobre todo en Europa) y en ese Gobiernoestá un partido de izquierda realcomo es Podemos, Vd. no para de “rajar” en su contra dando la impresión de que eso que tanto prestigio le ha dado de criticar a la derecha despiadadamente es algo que pertenece al pasado. Se ha hecho Vd. mayor en poco tiempo; y lo peor es que, como el Nobel Vargas Llosa que ya ha llegado, se está acercando a pasos agigantados al liberalismo limítrofe con el neoliberalismo o capitalismo sacrosanto que gobierna esa zonadel mundo que un profesor, Vicenç Navarro(el que más sabe de políticas sociales), llama “el Atlántico Norte”.

Sólo hay que leer su último artículo (domingo, 7 de marzo) para entender que Vd., o se ha visto obligado por el establishment mediático que es quien le paga (con seguridad para que exhiba sus habilidades expresivas, pero también para que “colabore” diciendo lo que al poder mediático le conviene que diga, lo cual desvirtúa su personalidad por tanta gente admirada), o ha “evolucionado”, al estilo de otros muchos “chupatintas” (disculpe el palabro), hacia lo retrogrado del pasado más reciente. Me ha causado consternación -dada mi admiración por Vd.- que se muestre tan implacable con los ministros de Podemos (y muy especialmente con su líder Pablo Iglesias) que, aunque Vd. no lo quiera ver así, o no lo dejen, se están partiendo el alma porque este país cambie de una puñetera vez (y perdón por la expresión), pero para la gente humilde y sencilla que es la que paga todos los platos rotos y está -cómo no- pagando los de la maldita pandemia; acumulando la mayoría de los fallecidos por la falta de los recursos públicos que se “desviaron” a la sanidad privada de la que ellos no pueden valerse. Esos famosos “recortes”, como no podía ser de otra forma, han destrozado la sanidad pública para intentar que progrese lo más posible la sanidad privada, pero no habían contado con que este país tiene (aparte de más de nueve millones de pensionistas mal pagados que no pueden acceder a ella) casi doce millones de personas que en ningún caso podrán recurrir a la sanidad privada por falta de capitalización, lo que, llanamente, demuestra, no ya su inutilidad, sino su más absoluta imbecilidad como negocio.Salvo que esa sanidad esté exclusivamente creada para los señoritos del barrio de Salamanca y los miles y miles de filibusteros de la política y de los establishments financieros y mediáticos y las élites deportivas, culturales y demás, que gobiernan -en la sombra- este maravilloso país arruinado porque la llamada “clase media” está claramente en descomposición y tiene una generación perdida con un 40% en el paro, un 83% -de nuevo- en casa de sus padres y un 32% muy triste.

Leyendo su artículo “El incomprensible cinismo de podemos”, uno con lo primero que se encuentra es con la comparación de Podemos con el PP de Aznar (uno de los peores presidentes de la historia del mundo) y cómo lo incomprensible es que Vd. llame irritante y cínico al partido de Pablo Iglesias como lo era el de Aznar. Deleznable, en este caso, su odiosa comparación. Un poquito más adelante tras la cita “No podéis ser oposición y Gobierno a la vez, tenéis que elegir”, Vd. quiere hacer ver -sin prueba que lo pueda demostrar- a los lectores que Pablo Iglesias se puso al lado de Putin y su esbirro Lavrov para darles la razón en eso de que “en España no hay plena normalidad política y democrática”, que, dicho sea de paso, es de una total certidumbre si bien se mira lo de Puigdemont y Junqueras, aunque, evidentemente, no sea comparable con lo que le pasa a ese tal Navalni…, como tampoco lo es lo de los rusos (aunque no se yo que sería mejor) con  lo de los españoles.Al fin y al cabo, si Dictadura (o Imperialismo) es lo que hay en Rusia, que me explique alguien que es lo que hay en España (para mí una Plutocracia) que no se asemeje a algo muy parecido, y como dijo El Roto, quizás con mucha razón: “La Democracia sólo funciona bien en las Dictaduras”.

Sr. Marías: Olvídese un poco de Madame Bovary y de tantos y tantos libros excepcionales y céntrese en lo social que es lo suyo y no haga caso (Vd. se lo puede permitir) a las águilas y reptiles que quieren mantener sus privilegios a costa de los de siempre y para siempre y tienen en su pluma una auténtica “arma de destrucción masiva” para los que no “beben” el neoliberalismo. Ya se fue Vd. de un periódico cuando aún no era “un grande de la pluma”, váyase del periódico “El País” ahora que ya no lo domina el más que probable amigo suyo el Sr. González…, y que no le hace falta “adulterar” su ego.Por cierto, lo de “un alma nítidamente totalitaria” es una buena ficción para alguno de sus próximos proyectos, la de Pablo Iglesias no se corresponde con lo que supone su lucha hasta el momento: Luchar por la libertad, Sr. Marías, no es totalitarismo, es sensatez por lograr una vida más digna de la que, obviamente, padecen una gran parte de españoles por culpa de esos que le pagan a Vd. y que defiende sin pudor… y sin hacerle falta, reitero.

En el apartado 2 de su artículo habla Vd. (perdón por llamarle de Vd. tantas veces, pero ya es mayorcito y, aunque yo soy aún mayor que Vd., es cuestión de esa antigua educación que tanto trata de hacernos ver en sus escritos)de un borrador que registró Podemos, con gran prisa señala, de la “ley de protección de la libertad de expresión” que, según su libre expresión o su libertad de expresión (curioso gazpacho de lo mismo) pretende legalizar cabalmente el enaltecimiento del terrorismo, añadiendo en paréntesis (“se supone que también del yihadista, vigente y causante de brutales matanzas en Europa y España”), la humillación a las víctimas, las ofensas a la religión (“sólo a la católica, se entiende”), al Rey y a los demás altos cargos del Estado. Y finaliza el punto afirmando que a Podemos le preocupa enormemente la libertad de expresión de quienes incurren en los -todavía- delitos mencionados, pero no está dispuesto a proteger a quienes los critican a ellos. Pero, por favor, futuro Nobel, cómo puede Vd. afirmar semejante “falsaplática” cuando sabe sobradamente el trato que Podemos recibe de todos los medios de desinformación (en uno de ellos, “El País” escribe Vd.) por su lucha sin cuartel a favor de todas las personas que han sufrido en este país cualquier “bofetada” a sus derechos por expresar lo que sienten y lo que piensan que tanto molestan a los poderes fácticos y a los que quieren seguir viviendo del sudor de los demás y no conviene que la gente “estudie”. Sin olvidar, Sr. Marías, que cuando la gente está reiteradamente ofendida y vilmente expoliada de sus derechos, resulta muy entendible que se manifieste de manera un tanto “desbocada” e“inverecunda”. Y en España, la mayoría de la gente, lo está…, aunque a Vd. y a su “circulo” eso no le haya llegado, ni creo que le llegue nunca.Una ley, en fin, que es muy discutida porque hay gente que no traga por la libertad, aunque se lo pida Florentino Pérez (por cierto, Vd. que es “merengue”, ¿por qué no nos cuenta algo del Real Madrid y los paraísos fiscales?).

De su punto 3, sólo le diré algo, muy brevemente: Los periódicos “El País”, “ABC”, “La Razón” (¡increíble! han publicado las páginas de su próximo libro), “El Mundo”, “Okdiario”, “El Español”, “El Confidencial” y un largo etc., no habría que nacionalizarlos, habría que dejarlos sin las múltiples ayudas públicas que son las que los mantienen y desaparecerían ellos solitos. Pero, el establishment político financiero se nutre de sus “desinformaciones” y sin ellos quizás este país no sería el mismo ni vivirían igual de bien cómo viven los mismos de siempre…, desde la Falange, Sr. Marías. Y, sin ninguna duda, con el dinero de los impuestos de los currantes, pues los demás, como bien sabe Vd., no pagan nada de nada. De las TVs mejor no hablar, no se salvan del despropósito ni las públicas. Son una vulgar “desvergüenza”. Una auténtica “caja tonta”.

Punto 4. Más adelante hablaremos de cinismo. Me lo reservo para el final.

Punto 5. Mire Vd., hablar de militantes en España es como hablar de borregos. Viven (muy bien, por cierto) del partido y comen del partido. Votan al partido que los mantiene, aunque éste presente en sus listas un sinfín de filibusteros, como ha quedado más que demostrado con los mil y un proceso penal llevado a cabo (aun teniendo a la justicia de su parte y a la fiscalía) de una amplia mayoría de ellos por la tan conocida corrupción y la inepcia que también es corrupción. Sr. Marías, le guste aVd. o no le guste, la política española está corrompida, y lo que es peor, “arropada” por esos miles y miles de militantes que se tragan cualquier “trágala” con una ley electoral totalmente desproporcional que convierte la Democracia en una vulgar Plutocracia. Pero, a la militancia eso le trae sin cuidado: “En comiendo”.

De los puntos restantes de su artículo, le recomiendo que lea a Javier Lezaola y su artículo “El PSOE tensiona la mayoría parlamentaria de la investidura con sus incumplimientos”. Comienza así: Los poderes económicos y mediáticos que presionaron a Sánchez para no llegar a acuerdos con formaciones a su izquierda celebran ahora los incumplimientos del PSOE.

Entre esos incumplimientos están: Su compromiso de regular el precio de los alquileres de vivienda a pesar de haberse comprometido a ello por escrito en dos ocasiones (en el pacto de gobierno y en el pacto de Presupuestos); la derogación de la reforma laboral; la derogación de la ley mordaza; la aprobación de la ley de memoria histórica; etc.; etc. Así pues, Sr. Marías, piense Vd. a quien defiende, porque, por lo que se ve, lo hace a los que incumplen su palabra e incluso lo que está plasmado por escrito. Y los del periódico que le paga, seguramente, encantados de que una pluma tan afamada como la suya haga este tipo de artículos que tanto les favorece y muy pocos pueden ni tan siquiera tratar de imitar.

Pero, servidor, quesólo ha pasado de largo por la Universidad, no ha escrito ningún libro y sólo se vale para sus humildes escritos de los artículos que lee en la prensa libre (con la excepción de los suyos y algunos de J. Estefanía y Javier Cercas o Rosa Montero y Manuel Vicent y Manuel Rivas), le quiere preguntar a Vd., que presume tanto de ser de izquierdas y progresista, por qué no escribe (echándole agallas, claro) artículos sobre: Felipe González y Aznar (dos indecentes basuras que nos gobernaron desde 1982 hasta 2004, ¡más de dos décadas!, y sentaron las bases sólidas de la corrupción, las cloacas del Estado, el trasvase de lo público a lo privado (a la Iglesia en especial), el blindaje del franquismo y las fosas, los crímenes del Estado…); ¿por qué no nos “ilumina” con que quizás haya llegado el momento en que sea el pueblo el que empiece a hacer recortes, sin, por supuesto, llegar a la guillotina?; ¿por qué no nos habla, Vd. que es un portento de las letras, sobre eso que piensa el neoliberalismode que “el producto mejor terminado del capitalismo es el pobre de derechas”?; ¿por qué no hace uno de esos maravillosos escritos y nos deleita con esa frase del El Roto que dice: “¡Informar con silenciador!”?; ¿Po qué no se revela con eso tan famoso del fascismo que es el “efecto Mateo” (“a cualquiera que tiene se le dará y tendrá más; pero al que no tiene, aún lo que tiene le será quitado”)?;¿por qué no noshaced llegar su opinión (siempre merecedora de “agradecimiento”) sobre algo que dijo un Sr., llamado Antonio Baños, de que España se basa en tres realidades intransformables, innegablese inimitables: “A la Corona no se la toca; al Iglesia no se le cobra; y la Banca siempre gana”?; ¿Por qué no nos cuenta algo de Villarejo, Garzón, la Fiscal del Estado, Florentino Pérez, sus “colegas” dueños de Residencias de ancianos donde han muerto tantos abuelos, esa Justicia que siempre perdona al Banco de Santander, el “pájaro” Eduardo Inda de Okdiario, etc., etc., etc., Vd. tiene que saber más de lo que muchos piensan?; ¿por qué no nos “extasía” con los “perdones” a la Banca que es algo que interesa a todos los españoles de a pie?; ¿y de los desahucios hipotecarios (no me lo puedo creer), no sabe Vd. nada, nunca dice lo más mínimo?; ¿y de las “puertas giratorias”, por qué nunca dice nada?; ¿qué le parece si nos cuenta a los españoles como funciona eso de la Deuda Pública que Vd., seguro, conoce también como cualquier inversor?; Cuéntenos, por favor, algo de la evasión fiscal y los miles y miles de millones que se “evaporan” a esas sociedades “of shore” de los paraísos fiscales y si hay algún que otro pájaro de mal agüero detrás, Vd. tiene que estar bien informado, no nos cabe duda (a algún sitio tienen que ir las ganancias excesivas que muchos perciben y no pagan nada al Erario, que no digo que Vd., que vende muchos libros, sea uno de ellos, quede claro); ¿Por qué no hace frente a la corrupción política que nos sablea cada año más de ¡55.000 millones de euros!, al despilfarro que se lleva otros tantos y a la, antes citada, evasión fiscal que, según los técnicos de Hacienda, supera cada año unos ¡90.000 millones de euros!, lo que sumado y sumando los años que se lleva haciendo haría que fuéramos la primera potencia de Europa y de la UE económicamente y ahora nos estaríamos partiendo de risa en lugar de estar la mitad empobrecidos?; ¿y qué me dice del número de políticos y de las abarrotadas administraciones autonómicas de personal inservible cuando están haciendo falta médicos y enfermeros, además de material y Hospitales para la lucha contra la pandemia? ¿Y esas Fundaciones que tiene hasta el “herrero de mi pueblo” (es un decir) y que no sirven nada más que para eso…, para no pagar y evadir impuestos?; para no agobiar más, lo último: ¿Cuándo tratará Vd. el tema en profundidad de la pobreza y la riqueza?Hay mucha tela que cortar ahí, ¿verdad Sr. Marías? Pero, ¿por qué no nos analiza con su destreza habitual el informe de Oxfam Intermón sobre la pobreza y la riqueza, aunque sea solo la parte de España?

Y acabamos con lo del cinismo. Dice Vd., Sr. Marías, en el punto 4 de su artículo: “Como no tengo por completamente idiotas a los gerifaltes de Podemos (bueno, a bastantes sí, a qué negarlo), no puede ser que no reparen en sus brutales contradicciones e incongruencias. Luego éstas se deben al cinismo”. Pues muy bien, pero debería Vd. aclararnos cuales son esas brutales contradicciones e incongruencias, ya que, igual se refiere a las que servidor ha señalado por las que Podemos (y Pablo Iglesias con más ahínco, caso del reparto de esos primeros fondos de 11.000 millones que la Sra. Calviño, ¿amiga suya?, quería acaparar para la Banca) está luchando contra viento y marea con una “socialdemocracia” (no hace falta que le explique las comillas) muy cercana al neoliberalismo (la Sra. Calviño lo es sin duda pues ha sido puesta por el Ibex y la Banca en el Gobierno), o si lo prefiere, al capitalismo opresor que tiene a medio mundo en la pobreza y al otro medio camino de ella.

Mire, Sr. Marías, y ya termino: La primera acepción del vocablo “cinismo” (Vd. que pertenece a la RAE lo conocerá sobradamente) lo define como “actitud de la persona que miente con descaro y defiende o practica de forma descarada, impúdica y deshonesta algo que merece general desaprobación”. ¿Es eso lo que hace Podemos o es lo de luchar porqué las cosas más elementales cambien? A mí, con todos los respetos, me parece que Podemos no está de parte de lo que merece general desaprobación, sino de todo lo contrario. Aunque a Vd. eso no le guste por su reconocido acérrimo socialista, ahora ya, por desgracia para muchos españoles, reconvertido en acérrimo neoliberalismo.

Y la segunda acepción dice así: “Doctrina filosófica fundada por Antístenes (siglo V a.C.) que se caracteriza por el rechazo de los convencionalismos sociales y de la moral comúnmente admitida”. ¿No es quizás lo que lleva a cabo Podemos contradiciendo los convencionalismos sociales que la sociedad tiene ahora como buenos, gracias al adoctrinamiento de 80 años, y sólo lo son, como está quedando claro con la pandemia, para un número muy reducido de privilegiados?

Sr. Marías, así no. De esa manera, no. ¡Vuelva a sus principios! Se lo aconseja alguien mayor que Vd., aunque su “cultura” no le llegue al zancajo.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Javier María y Vargas Llosa analizan la realidad desde una óptica realista y objetiva, no desde el buenismo; por eso sus puntos de vista son tan diferentes.

    Podemos es la otra cara de Vox como el fascismo es la otra cara del comunismo; dos ideologías totalitarias con millones de muertos en su haber. Javier María es consciente del peligro que una y otra lateralidad extrema representan, y hace una magnifica labor poniéndonos en guardia sobre las dos.

    Usted, al parecer es un persona leída, pero por lo visto los libros de Varlam Shalámov, Alexandr Soljenitsin, Ryszard Kapuściński o Denise Affonço no se encuentran en su biblioteca. De lo contrario sería menos beligerante con Javier Marías y mucho más critico con Pablo Iglesias.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre