Carmen Jimenez Borja, gitana y licenciada en Derecho, irá en la lista municipal para las próximas elecciones locales con Óscar Puente, actual alcalde socialista de Valladolid. Sin saberlo, desde pequeña fue una revolucionaria, a pesar de no tenerlo fácil. Según reconoce en esta entrevista a diario16.com , “siempre quise estudiar para el día de mañana ser una mujer independiente”. Se decidIó por Derecho para defender mejor la igualdad entre hombres y mujeres y luchar contra la discriminación étnica. Los primeros pasos fueron complicados porque la familia de Carmen no lo tomaba en serio porque, nos explica, que “no creían que pudiera lograrlo, y por el hecho de ser mujer también pensaban que me casaría como todas las mujeres de mi entorno y dejaría los estudios”. Pero cuando logró entrar en la Universidad “es cuando se lo tomaron en serio”. Al principio, su familia la apoyó, con miedo, y “después me ayudó más gente de mi entorno a seguir adelante, incluso muchos decían que también querían que sus hijas estudiaran”.

 

Como mujer gitana, abogada y futura concejal, eres la excepción o también algo empieza a renovarse en la sociedad gitana?

Cuando terminé la carrera todo mi entorno se alegró mucho por tener alguien de nuestro colectivo que hubiera estudiado. Fue bonito.

 

¿A quién te gustaría representar y ayudar desde el Ayuntamiento de Valladolid?

Al acabar los estudios de Derecho en la Universidad trabajé en la Fundacion del Secretariado Gitano en temas de igualdad, donde ayudé a los gitanos y gitanas a defenderse de incidentes discriminatorios con acciones de informaciones e intervenciones directas. Esa es mi lucha y trabajar desde estos temas en el Ayuntamiento sería un reto interesante para una parte muy importante de la ciudadanía, fueran o no gitanos.

 

¿Qué puedes aportar a este grupo municipal que lidera Óscar Puente?

En mi trayectoria también he ayudado a mujeres a luchar por la igualdad a través de unos itinerarios sociolaborales con el fin de empoderarlas para que tomen ellas mismas sus propias decisiones y no se las impongan. Además, llevo a cabo acciones de sensibilización con profesiones en ámbito jurídico, educativo y, además, asisto y acompaño a mujeres víctimas de violencia de género.

 

¿Por qué en el PSOE?

La semana pasada me llamo Óscar puente y me dijo que quería contar conmigo para su gobierno por mi trayectoria y mi lucha por la igualdad. Y ahí estaré, por supuesto. No estoy afiliada a ningún partido y me decanté por el PSOE porque me lo ofrecieron y creo que es una oportunidad. Siento que mi lucha por la igualdad debo ampliarla y no quedarme estancada solo con la comunidad gitana.

¡Claro que es posible que una mujer gitana sea feminista!

 

Consciente de que serás todo un símbolo…

Soy consciente de que me gustaría representar a todos los coletivos vulnerables, minorías, mujeres, orientación identidad sexual. También a personas migrantes, luchar por la diversidad funcional.. Pero yo no soy la excepción, cada vez somos más los gitanos y gitanas que estamos formados, sí que empezamos a evolucionar por que los jóvenes queremos un futuro mejor donde la educación es clave para nosotros

 

También en Valladolid, como en otras ciudades, la droga y el narcotráfico destrozan la vida a miles de jóvenes y adolescentes cada año. ¿Desde el municipalismo cómo se combate esto?

Creo que debemos seguir el procedimiento legal que tenemos para condenar a los narcos, además de trabajar con campañas y acciones de concienciación información y prevención pedagógica en los centros educativos entornos, familias y profesorado contra las drogas. Podemos y debemos desarrollar acciones de análisis e identificación de posibles casos y programas de resocializacion.

 

¿Se puede ser gitana y feminista?

¡Claro que es posible que una mujer gitana sea feminista!, de hecho, hay muchas mujeres que lo son. Yo lo soy desde muy pequeña y antes incluso de ser consciente de ello. Ya defendía la igualdad desde muy pequeña.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorPequeño Funeral
Artículo siguienteCuando Celestino Corbacho era un “lastre” para Rivera
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete + 1 =