Las cloacas no paran en su intento de desestabilizar a la izquierda de este país y han decidido —a través de sus altavoces mediáticos habituales y aprovechándose de la falta de escrúpulos o del amarillismo congénito a determinadas publicaciones— volver a poner su punto de mira en Carmen Calvo, una de las personas que quedan en el gobierno en funciones que representa, precisamente, la justicia social que tanto asusta a los defensores de la desigualdad y del sometimiento del pueblo a los poderes dominantes.

En esta ocasión se está pretendiendo implicar a Carmen Calvo en el caso de los ERE fraudulentos de Andalucía. El argumento utilizado para ello es débil e incoherente y plantea un escenario tan lleno de piezas sueltas que lo hace inverosímil. Según lo publicado, la actual vicepresidenta en funciones avaló una decisión adoptada por el Consejo de Gobierno de Andalucía en el año 1999.

Sin embargo, desde las cloacas se pretende hacer creer, no sólo que dichos documentos se destruyeron o se hicieron desaparecer, algo de lo que no hay constancia real, sino que pretenden involucrar a Carmen Calvo, entonces consejera de Cultura, en la adopción de una decisión de la que no existe certeza documental. Es cierto que la actual vicepresidenta en funciones formaba parte de ese Consejo de Gobierno, sin embargo, extender la responsabilidad de unos hechos de los que no se tiene constancia ni prueba documental (de ahí que se argumente que esos papeles se destruyeron) a Carmen Calvo es una irresponsabilidad propia de quienes sólo pretenden manipular a la ciudadanía con suposiciones que no tienen otro fin que sacar del gobierno a quien es una de las defensoras de las políticas orientadas a la justicia social, al reparto justo de la riqueza, al mantenimiento del Estado del Bienestar y a la lucha por la igualdad real.

Pretender extender la responsabilidad hacia Carmen Calvo es, por un lado, una estrategia absolutamente manipuladora puesto que no existe ningún Consejo de Gobierno en el que haya oposiciones a decisiones adoptadas, sobre todo cuando no son del ámbito de sus respectivas carteras. Si la entonces consejera de Cultura se hubiese opuesto y, por quedarse en minoría, se hubiese aprobado de todas formas, ¿eso hubiera cambiado esta estrategia de manipulación? Evidentemente, no. Las cloacas hubieran continuado con su ataque porque el objetivo es sólo Carmen Calvo, no el resto de miembros de ese Consejo.

¿Por qué se ataca a Carmen Calvo con esa virulencia y no a otro miembro del Gobierno, del PSOE o de otros partidos de la izquierda? La respuesta está clara: no es sólo por el cargo que ocupa, sino por lo que representa la vicepresidenta en funciones en referencia a la lucha por la justicia social, la diversidad, los valores democráticos y, sobre todo, la igualdad.

Carmen Calvo, por sus firmes convicciones y su coherencia ideológica, se ha convertido en la enemiga número uno de todos aquellos y aquellas que no condenan el terrorismo machista, de todos aquellos y aquellas que pretenden mantener el sistema patriarcal que somete a las mujeres o que las coloca en un escalón inferior al hombre. La lucha por la igualdad se les está atragantando a demasiadas personas y Carmen Calvo es uno de los referentes históricos del feminismo español, no quizá por sus escritos o sus disertaciones teóricas, sino por su acción decidida, desde todos los ámbitos en los que desempeñe su actividad, en erradicar de manera definitiva la desigualdad de género.

Por otro lado, habría que recordarle al presidente en funciones que es tiempo de devolver las lealtades. Incluso pudiéramos sospechar que toda esta estrategia de ataque a Carmen Calvo pudiera venir de la propia Andalucía como un modo de «pasarle la factura» de haber apoyado a Pedro Sánchez, por haber ganado dos elecciones por su apuesta por las políticas sociales y de igualdad real. En los tiempos que vivimos el pueblo pondrá a cada cual en su sitio. Como decía mi amigo Mariano, con su sabiduría popular, «no te mates por saber, que el tiempo te dirá de dónde sale la miseria, la mentira o la traición».

Quienes, precisamente, acusan desde la miseria, la cobardía, la desproporción, la mentira, la traición o desde la mediocridad sólo representa, venga de donde venga, un ataque a las políticas sociales y de igualdad real, un ataque a la ética, a la vergüenza política, a la lealtad al socialismo, y a su líder, sin mirar al feminismo, a la diversidad y al pueblo en general.

La coherencia con las convicciones y la ideología no son bien vistas en España, sobre todo por quienes pretenden socavar la democracia desde dentro o los que ven peligrar su estatus de clase dominante por la presencia en el gobierno de personas coherentes con lo que predican. Para ello se utiliza cualquier método, por bastardo que sea, para lograr recuperar el poder que el establishment piensa que le corresponde por el mismo derecho divino que a las monarquías. Sin embargo, no todo vale y llegará el momento en que el pueblo se dé cuenta de que están intentando engañarle. Entonces, se pasará la factura.

5 Comentarios

  1. Todo lo que usted diga, pero vamos a seguir sin comprarle que el PxxE sea un partido de izquierdas. Seguro que en ese PxxE hay personas fuera de toda duda y con más valía que la Sra.Calvo en valores democráticos.

  2. ésta Banda dicen Vds. que son de Izquierdas? Esta banda fue de izquierdas hasta que FELIPE alias ISIDORO se fundió el dinero en efectivo que Franco el malo dejó en la caja. si mi padre viviese que fue encarcelado, tuvo que huir a Francia y viviese sabe lo que diría? Por esta banda de h.d.l.g.p. me jugué yo el pellejo?

  3. ¿Y para cuando proponeis subir a los altares a la sectaria de la Calvo?

    ¿Y para cuando la izquierda va a asumir que robar esta mal siempre, sea el chorizo azul, rojo, morado o estelado?

  4. LAS CLOACAS Pero donde estamos en Turquía COREA del Norte irán O no esto es ESPAÑA pues losiento por la ministra Esto en este país un país europeo no debería de existir estas cosas tan desagradables Pero que selopregunten a los de PODEMOS que lo sufrieron en sus carnes

  5. No fue Iván Redondo sino la Sra. Calvo y algunos barones derechistas del PxxE (más Gonzálex y amiguetes de éste) quienes provocaban el descarrilamiento de cualquier acuerdo con UP por muchas cesiones que hiciera. Ellos debieran pagar el coste tanto económico como político por la repetición de las elecciones negativa en todos los conceptos para los españoles de a pie. Sr Moreno, no nos vamos dejar engañar por usted. Haga un detalle del informe PISA , por ejemplo, y dese cuenta de quiénes son verdaderamente las cloacas y a quiénes atacan con el silencio de muchos juntaletras que se autodenominan de izquierdas, o casi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here