La humanidad por delante de la economía. La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha iniciado, en un ejercicio de coherencia política, los trámites para la aprobación de una nueva Ley de Memoria Democrática que profundice y mejore lo dispuesto en la Ley de Memoria Histórica de 2007 con el objetivo de dignificar y reconocer definitivamente a las víctimas del franquismo.

La salud democrática de España se recuperó tras la salida de los restos de Franco del Valle de los Caídos. Ahora ha llegado el momento de dar un paso adelante y, para ello, además de lo dispuesto en el primer proyecto, al respecto, del Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, se convocó una consulta a la ciudadanía para que los ciudadanos, organizaciones y asociaciones que así lo considerasen hayan podido  hacer llegar sus opiniones sobre los aspectos planteados en el mismo, durante un plazo que terminó el pasado sábado día 11 de Julio de 2020. 

Como consecuencia resulta, hoy lunes 13 de julio, un verdadero privilegio que la primera entrevista que concede la vicepresidenta primera del Gobierno tras la finalización de esa consulta haya sido a Diario16. Carmen Calvo es una mujer política que, con inquebrantable constancia, nos ha acompañado a lo largo de años cruciales de la vida democrática de nuestro país. En un mundo tan cambiante, en el que el marketing político parece, en ocasiones, ganar la partida al idealismo, al pensamiento crítico, a la ideología y a la verdad desde comportamientos coherentes con la ética y la conciencia social colectiva, más aún desde la igualdad real. Es reconfortante acercarse a la política de la razón sin miedo, del rechazo al cómplice silencio desde la lealtad. Carmen Calvo, una mujer política y comprometida con su «PSOE», con el feminismo desde los derechos humanos y la Igualdad Real; una mujer, una política, una socialista, que no sólo ha registrado la historia reciente, sino que, en sí misma, forma parte de esa historia.

Es un ejemplo de valentía, ha sobrevivido a todos los avatares gracias a su estilo de política innovadora basada en la lealtad y en su irrenunciable ideología socialista. Con un fiel equipo de mujeres y hombres feministas, socialistas, profesionales leales, políticas y políticos, con las que y con los que a diario hace frente a su infatigable conexión con el PUEBLO español.

Como el Ave Fénix, nace constantemente con su lealtad y su verdad cuando España más necesita de mujeres de conciencia social y valiente. Regresó con fuerza al panorama político, en el que contra viento y marea siempre asume su responsabilidad ideológica en el primer plano de la política de nuestro país.

Ahora, nos honra con esta entrevista sobre la Ley de Memoria Histórica, un reconocimiento que sin duda es motivo de orgullo y satisfacción para Diario16 después de tantos años en la gestión informativa. Y lo es aún más al tratarse, como en este caso, de una publicación que no ha sido nunca complaciente con el poder venga de donde venga.

 En una ocasión la vicepresidenta primera del Gobierno, que nadie se confunda, escribió para un medio —el cual tuve, como ahora, el honor de editar, presidir, ser su autor y en años su director— que Pablo Neruda decía «que solo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará́ luz, justicia y dignidad a todos los hombres».

La socialista vicepresidenta primera, ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Histórica ha sabido aguantar, y sigue ahí, conquistando verdad, coherencia y dignidad para el pueblo español. Ha crecido renovándose en cada momento. Todo un ejemplo para hombres, mujeres, para el Feminismo y la Igualdad Real, y ahora se convierte, como demuestra en la entrevista, en una absoluta garantía para llevar la dignidad merecida y conquistada a la MEMORIA HISTÓRICA.

La vicepresidenta Carmen Calvo dirigiéndose al primer Consejo de Ministros y Ministras de la presente legislatura. Foto: Pool Moncloa

PREGUNTA: Su Ministerio ha abierto un proceso de consulta ciudadana para la creación de una nueva Ley de Memoria Democrática que profundice y mejore lo dispuesto en la Ley de Memoria Histórica de 2007 con el objetivo de dignificar y reconocer definitivamente a las víctimas del franquismo, ¿por qué es necesaria esta nueva legislación?

RESPUESTA: Sin duda, la Ley 52/2007 constituye un punto de inflexión en la dignificación de nuestra democracia. Hay que recordar que desde el mismo año 77 y el inicio de la transición política, comenzó un proceso de reconocimiento y amparo de las víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura. La llamada Ley de Memoria Histórica del presidente Zapatero vino a impulsar políticas públicas de memoria, a continuar esa difícil tarea, ese trabajo de memoria, tomando en cuenta otros elementos que no se pudieron realizar antes por diversas razones. El gran mérito de la ley de 2007 reside en el amparo que supo dar a unas expectativas muy fuertes que estaban presentes en la sociedad española desde hace mucho tiempo. Pero también es cierto que a lo largo de estos años esas expectativas no han podido satisfacerse totalmente, y que han surgido otras. Años más tarde, tenemos el compromiso moral y el deber democrático de satisfacer esas necesidades de justicia y reparación; algunas de ellas de enorme profundidad humana, como puede ser la búsqueda, localización e identificación de los restos mortales de muchos miles de españoles y su restitución a sus seres queridos, en algunos casos personas muy mayores que no quieren morir con esa pena en el corazón.

Por otro lado, tal y como como hemos señalado en la convocatoria de consulta pública previa, se trata de dar respuesta a los diversos compromisos internacionales adquiridos a lo largo de estos años desde la aprobación de la ley 52/2007. Si queremos que nuestro país figure entre las democracias más avanzadas en el marco internacional, si queremos mantener nuestro prestigio como democracia moderna, como referente en materia de derechos humanos, tenemos que dar permanentemente pasos adelante, ser exigentes con nosotros mismos y dar cumplimiento a las recomendaciones que nos dan los órganos de derechos humanos, con los que voluntariamente hemos decidido trabajar para hacer un país y un mundo mejor.

Por último, desde 2007 acumulamos una experiencia importante en la memoria democrática como política pública, que ha pasado desde el compromiso total de los Gobiernos del presidente Rodríguez Zapatero al abandono del Gobierno de Rajoy, pero también por una decidida apuesta por la memoria democrática de gran parte de las CCAA, que se ha concretado en la aprobación de sus leyes.  Sabemos que es importante desarrollar una serie de elementos con rango de ley, y sabemos que es importante desarrollar los controles institucionales necesarios que permitan a través de los equilibrios y contrapesos que una ley como ésta se cumpla siempre, y no en función de la voluntad del Gobierno de turno.

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, junto al ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en el homenaje a las víctimas españolas de Mauthausen. Foto: Pool Moncloa

Tenemos el compromiso moral y el deber democrático de satisfacer esas necesidades de justicia y reparación; algunas de ellas de enorme profundidad humana, como puede ser la búsqueda, localización e identificación de los restos mortales de muchos miles de españoles y su restitución a sus seres queridos, en algunos casos personas muy mayores que no quieren morir con esa pena en el corazón

P: La llegada de la ultraderecha a las instituciones, ¿está suponiendo una amenaza para la recuperación de la dignidad democrática y la justicia para con las víctimas del franquismo?

R: La democracia en nuestro país ha tenido que pasar por algunas pruebas y precisamente lo que ha demostrado nuestro sistema constitucional es su fortaleza y su robustez, una solidez que reside precisamente en la conciencia y voluntad democrática de las españolas y los españoles.

La llegada de la ultraderecha es un desafío más en el compromiso cotidiano con la democracia, y exige de los responsables políticos tener las ideas muy claras, como lo tienen en Francia desde hace años con el desafío que supone el Frente Nacional o en Alemania más recientemente. Si todos actuamos con ese compromiso y esa nitidez, nuestra democracia no tendrá ningún problema. En este sentido, creo que las políticas de memoria pueden desempeñar un papel muy importante fortaleciendo las raíces sociales y culturales de nuestra democracia, generando una conciencia e identidad positiva en torno a los valores y principios constitucionales de libertad, igualdad, justicia y pluralismo.

Si queremos que nuestro país figure entre las democracias más avanzadas en el marco internacional, si queremos mantener nuestro prestigio como democracia moderna, como referente en materia de derechos humanos, tenemos que dar permanentemente pasos adelante, ser exigentes con nosotros mismos y dar cumplimiento a las recomendaciones que nos dan los órganos de derechos humanos, con los que voluntariamente hemos decidido trabajar para hacer un país y un mundo mejor

P: La Ley de Memoria Histórica de 2007 ha sido incumplida de manera flagrante por parte de muchos ayuntamientos gobernados por la derecha, ¿ha llegado el momento de asimilar el franquismo con el nazismo?

 Esa es una de las lagunas a las que me refería y una experiencia de la que tenemos que aprender. No podemos dejar que el cumplimiento de una ley sea optativo, o dependa de la voluntad de los representantes políticos, independientemente del nivel administrativo que se considere. La nueva ley debe establecer criterios claros y mecanismos efectivos para su cumplimiento.

P: Para que los ayuntamientos cumplan con la Ley, ¿será necesaria la imposición de sanciones por mantener símbolos o callejero franquista?

R: Las leyes son de obligado cumplimiento tanto para particulares como para Administraciones. No contemplo la posibilidad de que haya entidades públicas que se declaren en rebeldía frente a un mandato legal claro y determinante. Pero, en todo caso, además tenemos que dar la voz y la acción a la sociedad civil para que exija el cumplimiento de estas leyes. Estamos hablando de la dignidad de nuestra democracia, de nuestro régimen de convivencia y se trata de un interés público que a todos nos corresponde defender y exigir su complimiento.

Carmen Calvo en una comparecencia en el Congreso de los Diputados. Foto: Congreso

Estamos hablando de la dignidad de nuestra democracia, de nuestro régimen de convivencia y se trata de un interés público que a todos nos corresponde defender y exigir su complimiento.

P: Una de las acusaciones que la derecha ha hecho a este gobierno respecto a la gestión de la crisis del Covid19 ha sido la imposibilidad de cumplir con el duelo o de no poder despedir a los familiares fallecidos, sin embargo, las víctimas del franquismo llevan décadas sin poder hacerlo, ¿a qué se debe esta doble vara de medir, sobre todo cuando las víctimas del franquismo lo fueron por culpa de la represión de una dictadura fascista?

R: Yo espero que precisamente por esta situación tan grave que acabamos de pasar, podamos llegar a un gran consenso político para reparar este asunto. Somos la única de las grandes democracias plenas que todavía tiene desaparecidos. El respeto al duelo es un tema tan grave que para muchos la Antígona de Sófocles y su defensa de un enterramiento digno y conforme a las tradiciones y creencias de los familiares, constituye el origen de la reflexión de la cultura occidental sobre la justicia y el derecho. Creo que todos, en todo momento y en toda circunstancia debemos recordar ese deber moral de humanidad básica y esencial. Ese sentimiento ante la muerte es una de las esencias de nuestra humanidad, no solo la conciencia de la propia muerte, sino también de la pérdida irreparable de los que nos rodean y a los que queremos. Yo voy a hacer todo los posible para que haya un gran acuerdo en torno a esta cuestión, y así reparemos el corazón herido durante tanto tiempo de muchas personas al mismo tiempo que fortalecemos nuestra democracia.

La vicepresidenta Carmen Calvo junto a Francisco Toajas (Derecha), alcalde de Las Cabezas de San Juan (Sevilla) y la delegada del Gobierno en Andalucía, Sandra Gracía (Izquierda) en el acto de inauguración del Bicentenario de Riego

Las leyes son de obligado cumplimiento tanto para particulares como para Administraciones. No contemplo la posibilidad de que haya entidades públicas que se declaren en rebeldía frente a un mandato legal claro y determinante.

P: Desde su experiencia social y política, ¿a qué achaca usted esa defensa por parte de la derecha democrática al franquismo?

R: Actualmente hay una competición en la derecha y parece que la carrera se decide por la banda de la extrema derecha. Quiero recordar que el Partido Popular ya condenó el franquismo en el Congreso de los Diputados en el año 2002, asumiendo muchas de las reivindicaciones que proponía el movimiento memorialista, incluyendo la búsqueda y apertura de fosas comunes, y que luego se plasmarían en la llamada Ley de memoria histórica del 2007. Yo tengo esperanza en que el sr. Casado sitúe al PP en la misma senda que la democracia cristiana alemana y el compromiso de la canciller Merkel por la memoria democrática de Europa. Porque eso es de lo que estamos hablando: la lucha y la victoria de la democracia en Europa.

 Yo voy a hacer todo los posible para que haya un gran acuerdo en torno a esta cuestión, y así reparemos el corazón herido durante tanto tiempo de muchas personas al mismo tiempo que fortalecemos nuestra democracia.

P: Las asociaciones de recuperación de la memoria histórica han criticado la falta de medios económicos, ¿esta nueva ley irá acompañada de partidas presupuestarias suficientes para realizar más exhumaciones y que los restos de los asesinados por la dictadura sean entregados a sus familias?

 R: Sí.  Estamos realizando un plan estatal de exhumaciones para poder resolver buena parte del problema en los próximos 4 años. Una de las cuestiones que abordará la ley es establecer el liderazgo del Estado, a través de la colaboración de todas las Administraciones, en los procesos de búsqueda, localización e identificación de víctimas, así como en la dignificación de sus enterramientos., Mientras hacemos los cambios legales necesarios, pondremos en marcha un plan de choque para los próximos 12 meses que tendrá algo más de un millón de euros para comenzar con una primera oleada de proyectos, a través de la recuperación del programa de ayudas para proyectos de entidades sin ánimo de lucro, y otro programa con la Federación Española de Municipios y Provincias.  Posteriormente el plan estatal pueda tener su propia partida presupuestaria en el proyecto de presupuestos del 2021 y siguientes.

Actualmente hay una competición en la derecha y parece que la carrera se decide por la banda de la extrema derecha

P: La derecha afirma que esta ley es ideológica, ¿tienen que ver la coherencia y la dignidad democrática con una ideología?

R: Este es un tema que me preocupa, porque se esgrime el adjetivo “ideológico” como un insulto, como algo negativo que pervierte cualquier iniciativa. La verdad es que me causa sorpresa. Creo que la función de los representantes políticos es precisamente tener ideas, tener una idea sobre cómo funciona la sociedad, sus objetivos, sus metas y los medios necesarios… En ese sentido, la ley responde a las ideas de verdad, justicia, reparación y no repetición, principios consagrados por la comunidad internacional para abordar las consecuencias de las graves violaciones de derechos humanos. Es una acusación que no puedo entender porque no puedo imaginar una acción política cualquiera, sea de tipo legislativo o ejecutivo, sin que haya unas ideas detrás.

La vicepresidenta Carmen Calvo en la entrega de reconocimiento a las víctimas del franquismo. Foto: Pool Moncloa

Mientras hacemos los cambios legales necesarios, pondremos en marcha un plan de choque para los próximos 12 meses que tendrá algo más de un millón de euros para comenzar con una primera oleada de proyectos, a través de la recuperación del programa de ayudas para proyectos de entidades sin ánimo de lucro, y otro programa con la Federación Española de Municipios y Provincias

P: La derecha española, ¿sigue estando lastrada por la herencia del pasado?

R: A pesar de lo que dicen muchos críticos sobre las políticas públicas de memoria, la memoria democrática tiene sobre todo un componente de futuro. No me importa cuál sea el anclaje histórico de una fuerza política, porque lo que me interesa es su deseo de contribuir y de fortalecer a nuestra democracia. Esa es la esencia que nos enseñaron los padres de la constitución; ese es el patrimonio que heredamos de la transición.  Yo le diría al Partido Popular que buscase en esa herencia a maestros del pacto, la cesión y la humanidad. Y encontrará ejemplos de verdadero servicio a España, a la democracia y a la constitución.

Carmen Calvo, junto a Francisco Toajas, alcalde de Las Cabezas de San Juan, y José Ramón Feito, alcalde de Tineo (Asturias) en la presentación del Bicentenario de Riego

Se esgrime el adjetivo “ideológico” como un insulto, como algo negativo que pervierte cualquier iniciativa. En ese sentido, la ley responde a las ideas de verdad, justicia, reparación y no repetición, principios consagrados por la comunidad internacional para abordar las consecuencias de las graves violaciones de derechos humanos.

P: Finalmente, ¿qué les diría a las familias víctimas del franquismo?

R: Mi agradecimiento y todo mi reconocimiento y respeto. Gracias por la dignidad, por la paciencia y por el sacrificio, porque supieron dejar en su momento algunas esperanzas y necesidades muy humanas de reparación pensando en el bien de todos en la vuelta y consolidación de la democracia. Gracias por el ejemplo y el compromiso en la lucha y defensa de las libertades y la democracia, que en muchos casos pagaron con su vida; porque ese ejemplo debemos tenerlo siempre muy presente para recordar que la democracia y los derechos no se regalan, se luchan y se defienden. Y, también tengo que decirles, sobre todo a las personas muy mayores, que ahora es su momento, es el momento de cerrar una deuda que viene de muy largo y que tenemos que pagar ya.

Carmen Calvo, durante su intervención en «Foro16. Feminismo, Igualdad Real», junto a Francisco Toajas, alcalde de Las Cabezas de San Juan (Sevilla) y Manuel Domínguez Moreno, presidente del Consejo Editor de Diario16

Yo le diría al Partido Popular que buscase en esa herencia a maestros del pacto, la cesión y la humanidad. Y encontrará ejemplos de verdadero servicio a España, a la democracia y a la constitución

Carmen Calvo, junto al ministro de Transportes, José Luis Ábalos, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero y Manuel Domínguez Moreno, presidente del Consejo Editor de Diario16

Apúntate a nuestra newsletter

4 Comentarios

  1. Anda Carmencita que sabrás tú de ultraderecha,tú de lo que sabes es de ULTRAIZQUIERDA comunista pura y dura,mejor estate callada que la mierda te puede caer del árbol.

  2. España hay dos ultraderechas: Vox y PP. Y los que apoyan a estos partidos son igual de fascistas que ellos.

  3. Ja,ja,ja aquí son todos fascistas tanto la ultraizquierda: psoe y podemos, y la ultraderecha: pp y vox. Es decir, todos iguales, a chupar para ellos y a los demás que nos den. Son comunistas para los demás pero no para ellos. Ale a disfrutar lo votado tanto unos como otros.

  4. Oh, se ha ofendido el facha, jajaja. «El fascismo es una ideología, un movimiento político y un tipo de Estado​ de carácter totalitario, antidemocrático y ultranacionalista de extrema derecha». La verdad no peca pero incomoda…
    Una excelente entrevista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre