La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo y el delegado de Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, foto Agustín Millán

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, continúa con su campaña de reparación a las víctimas del franquismo, con el acto de entrega de declaraciones de reparación y reconocimiento personal a doce víctimas de la represión de la dictadura franquista.

Las distinciones se han entregado en la Delegación del Gobierno a once hombres y una mujer. En el acto, ha intervenido el delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, José Manuel Franco y la asistencia del secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez y la directora de la Guardia Civil, María Gámez y Fernando Martínez López, secretario Primero de la Mesa del Senado.

Con estas distinciones, el Gobierno “quiere hacer una reparación moral a estos once hombres y una mujer por la persecución o violencia que padecieron por razones políticas, ideológicas, o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura”, ha señalado la vicepresidenta.

“Por la persecución o violencia que padecieron por razones políticas, ideológicas, o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura”

Una mujer embarazada fusilada

Entre las 12 víctimas que han recibido la declaración de reparación y reconocimiento personal está la única mujer, María Castillo Corrales; Nacida en San Roque (Cádiz), fue condenada a muerte por adhesión a la rebelión. La fusilaron estando embarazada el 12 de abril de 1937.

También fue procesado y fusilado en 1940 el que fuera alcalde de Loeches (Madrid) en 1936 y 1937, Benito Gómez Tizón, como ejecutados fueron también el labrador burgalés Miguel de la Fuente Avendaño y el guardia rural de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), Venancio Ramos Muñoz.

Los familiares del jornalero Marcos Alcón Sánchez, del militante de UGT Florencio Soto Martín; del militante de la CNT, José Antonio García López; del afiliado del Partido Comunista, Ignacio Fernández Álvarez y del funcionario Eduardo España Heredia, que murió en el Campo de Concentración de Djelfa (Argelia), recibirán también las declaraciones de reparación.

Otras dos víctimas que serán homenajeadas en este acto son José Eugenio García Baladín y José Luis Trujillo Carretero, objetores de conciencia que fueron procesados y encarcelados y en el caso del segundo, también condenado por delito de negativa a la prestación del servicio militar. Ambos asistirán al acto y recibirán el reconocimiento en persona.

Un general leal a la República

Entre los homenajeados hay un general de la Guardia Civil fusilado en 1939. Se trata de José Aranguren Roldán, natural de Ferrol y vecino de Valencia, fue general de Brigada de la Guardia Civil con sede en Barcelona. Su lealtad al Gobierno de la República en julio de 1936 resultó decisiva para el fracaso de la sublevación en Cataluña.

Al concluir la guerra, fue condenado a muerte por sentencia firme de un Consejo de Guerra celebrado el 15 de abril de 1939 en Barcelona por un supuesto delito de rebelión militar. Fue fusilado en el «Camp de la Bota» (Barcelona) el 21 de abril de 1939.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre