Carlos Saura es sin duda uno de los realizadores más interesantes del cine español, gracias no solo a la sensibilidad de sus historias sino también a la fuerza narrativa de sus imágenes. Precisamente eso, la imagen estática, es el objeto de una exposición que el Círculo de Bellas Artes de Madrid dedica, hasta el próximo 12 de enero, al artista aragonés.

Una selección de 118 fotografías realizadas por Saura, junto con material de su archivo personal como polaroids, piezas audiovisuales, fotografías pintadas, publicaciones fotográficas, diarios de rodajes ilustrados e incluso algunas de sus cámaras de fotos, son los protagonistas de esta muestra en torno a la primera gran pasión del director de La caza y ¡Ay, Carmela!

A través de la fotografía llegó Saura a la imagen en movimiento, construyendo con ella un universo ecléctico en el que caben todas sus vivencias, desde el relato de pobreza y frío de la España autárquica a las fotografías coloreadas e intervenidas por su mano; de las imágenes constructoras de escenografías, ensayos y análisis estéticos de su filmografía, a su vida más íntima, su familia.

“A través de la fotografía llegó Saura a la imagen en movimiento, construyendo con ella un universo ecléctico en el que caben todas sus vivencias”

Como indican los responsables de la muestra, la variedad de caminos explorados por el artistas “hace inclasificable su obra fotográfica, su producción funciona más bien como un diario personal que jalona los acontecimientos de su vida sin distinción, ya sean afectivos o profesionales. Es como si este artista confiara a la imagen toda su capacidad expresiva para cualquier uso, para cualquier técnica o formato, para cualquier forma de comunicación humana”.

Nacido en Huesca hace 87 años, Carlos Saura, ha practicado toda su actividad artística a lo largo de los años en un mismo plano, a modo de hombre del Renacimiento, sin separar unas facetas de otras. “Su mundo creativo, como queda de manifiesto en esta exposición, comprende diversas disciplinas que, si bien se concentran en el cine como aglutinador de relatos construidos por imágenes y sonido, nunca ha dejado de ejercer con total dedicación”, apunta la nota de esta exposición, comisariada por Chema Conesa, y que traza un recorrido paralelo a su vida estructurada en cuatro capítulos: Primer laboratorio, Saura documental, Fotógrafo cineasta y Universo Saura.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre