Parecía que no, parecía que no sería posible. Especialmente que Fernando Alonso consiguiera colarse en la Q3, después de las dificultades del fin de semana, pero Fernando Alonso es Fernando Alonso y lo ha demostrado una vez más. Ha derrotado al piloto que llevaba más tiempo en el equipo, a su compañero Esteban Ocón. Bravo por él.

Y Carlos Sainz ha tenido a todo el paddock boquiabierto tanto en los libres como en las dos primeras mangas de la clasificación. Estaba a la altura de Charles Leclerc, e incluso por encima.

Solo en el último envite se ha descolgado un poco, y ha dejado a Leclerc como piloto más rápido del equipo Ferrari.

Pero aún así, ambos españoles están juntos en la parrilla, aunque en líneas separadas.

Mañana aún puede suceder cualquier cosa, ambos son excelentes carreristas.

Pero de momento el buen sabor de boca a los aficionados españoles no se lo quita nadie. Estamos en la lucha, estamos en la pomada.

Y la temporada no podía empezar mejor, con los Mercedes por primera vez en mucho tiempo sin aplastar al resto. Verstapen magnífico. Lástima la vuelta que le han invalidado a Checo Pérez.

Y qué bueno también el debut el piloto japonés, Tsanuda.

Batalla y emoción. Mañana es la hora de la verdad, cuando se reparten los puntos, como se suele decir en el gran circo; la carrera. Pero lo de hoy ya es un triunfo y una alegría. Fernando Alonso y Carlos Sainz ¿los has visto?

Tigre tigre.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre