Siempre ha puntuado el más joven de la saga de los Sainz en Melbourne. Allí debutó en el año 2015 con su Toro Rosso, y al bajarse del coche tenía sus dos primeros puntitos, los dos primeros puntos de su carrera como piloto de F1. Verstappen, su compañero de equipo a la sazón, no consiguió ningún punto en Australia.

En 2016 volvió a conseguir en Albert Park dos puntos, y una vez más -porque las comparaciones no tienen porque ser odiosas- quedó delante de Max Verstappen que consiguió sólo uno.

En 2017 Sainz Jr consiguió cuatro puntos, aunque esta vez no consiguió superar a Max… pero Max iba en un RedBull y Carlos en un Toro Rosso.

Y en 2018, en su debut con Renault, todavía consiguió el gran Carlos Sainz arañar un punto en su debut con la escudería francesa.

Nada está garantizado porque el futuro no está escrito, pero hay razones para ser optimista de cara a la primera carrera de la temporada: ya están todos allí, y también nosotros -que les seguimos en espíritu- y pronto sabremos si Carlos Sainz puntúa por quinto año consecutivo en Australia, con un nuevo coche, el que hereda del que fue su padre espiritual (¡menudos pedazo de padres que tiene el tío!): don Fernando Alonso, que también estará por allí, revoloteando de algún modo, atento a ver si el McLaren logra escapar del abismo.

Carlos Sainz, repetimos, siempre ha conseguido puntuar en Australia. Siempre siempre.

 

Tigre tigre.

Carlos Sainz vale quince veces más que Lando Norris

Daniel Ricciardo sigue valiendo más que Max Verstappen

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + dieciocho =