Ha sido el número 1 dos veces seguidas: Carlos Sainz. El número 1 de los pilotos que pueden competir entre ellos, EL RESTO DE LOS MORTALES, como suele llamarse a las siete escuderías que no son Mercedes, Ferrari o RedBull. El número 1 en los Libres 1 y en los Libres 2. No habrá Libres 3. Quizá no haya siquiera clasificación: el tifón Hagibis aún no ha comenzado su canto salvaje y veremos como deja el mundo tras su paso.

Pero en cualquier caso parece que Carlos Sainz está muy cerca de los señoritos, que su ritmo de carrera está al nivel del mismísimo Max Verstappen.

Por lo tanto todo parece posible en Suzuka, y más cuando la relación personal con la pista hace que el alma del piloto vuele y los neumáticos sean cómplices como alas. Sainz adora Suzuka, es -en términos absolutos- su circuito más amado y favorito.

Es el momento

es el lugar

es el sitio.

Desde el principio de esta temporada en LAS ALMAS Y LA F1 juntamos las manos antes de cada carrera pidiendo que le llegue a Carlos Sainz, nuestro piloto fetiche y estrella, un podium. Un podio.

Se lo merece infinitamente, y McLaren también se lo merece: muchos años ya de sufrimiento. En realidad es posible. Será posible. Honda ha visto como su motor ganaba dos carreras en 2019. Renault vio como su motor ganó un buen número de grandes premios en la era híbrida cuando lo utilizaba RedBull.

El motor es, puede ser, suficiente para subir al podio, y hasta para ganar una carrera. Pero ahora también está el chasis del McLaren, que va mejorando en cada escalón de la temporada. Y a ello hay que añadir las manos, la magia, ese amor que Carlos Sainz siente hacia Suzuka: le ha sacado más de dos décimas a Lando Norris, el excelente piloto que tiene como compañero.

Todo es posible en Suzuka. Y todo es posible para Carlos Sainz. Es gran motivo de alegría y orgullo ser el primero de EL RESTO DE LOS MORTALES, pero ya ha llegado el momento de dar el salto.

Carlos Sainz está fortísimo. Puede hacerlo.

Tigre tigre.

Por qué Fernando Alonso es el mejor piloto de todos los tiempos

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve − tres =