McLaren no le ha ayudado nada, pero ha sido increíble el final de temporada, la última vuelta la temporada 2019 de Carlos Sainz, Spanish Iceman.

Necesitaba un punto, solamente un punto, para lograr el sexto puesto en el Campeonato Mundial, y McLaren no le ha ayudado lo más mínimo. Ni una manita siquiera, ni la evidente y necesaria orden de equipo. Tendrían que al menos haber metido a Norris a cambiar ruedas para que Carlos Sainz ganase la oposición que tanto significaba para él y por añadidura para el equipo. McLaren le ha fallado como casi siempre, pero el sigue siendo lo mejor que tiene la escudería y se ha defendido solo.

Absolutamente solo, ha sido el quién ha indicado al equipo que quería cambiar neumáticos para atacar en lugar de defenderse. Era casi imposible. Y sin casi. Ningún comentarista lo veía, nadie lo veía, a McLaren le importaba un bledo.

Pero es lo que quería Sainz por encima de todo, y haciendo honor a su sobrerombre: el Español de Hielo, no se ha puesto nervioso en ningún momento.

Ha sido alucinante, inolvidable, magnífico, de lo más grande que jamás hemos visto en la Fórmula 1, cómo ha pasado a Nico Hulkenberg, su antiguo compañero y jefe de filas en Renaut, en el ultimísimo momento. Enormes felicidades, gran aplauso y gran abrazo. El magnífico Carlos Sainz, el Español de Hielo, llegará lejos muy lejos, lo más lejos que se puede llegar en Fórmula 1: a la cima de todo.

Tigre Tigre

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + dieciseis =