¿Qué opinas de las repercusiones de la industrialización?

Una vez entramos en la era de la industrialización, nos encontramos en una época en la que los abusos a los trabajadores aumentaron de forma exponencial, y con ello nacieron los movimientos (nacidos de los intelectuales) que derivaron al comunismo y al socialismo. El pensamiento, entonces, empezó a ir por delante, y dicho pensamiento se apoyó, a menudo, en obras de arte, de teatro, en pinturas, etc.

Un caso concreto, muy característico, fueron el Constructivismo ruso y la gran Vanguardia Rusa. Stalin, similar al ejemplo Nazi, redujo de nuevo a las mujeres a dedicarse a parir, ya que se necesitaban niños para ir a la guerra, pero las representaciones artísticas que se hacían durante esa época de las mujeres, eran de la maternidad como imagen de belleza. Los nazis hicieron también un arte muy clasista, pero que también exaltaba muchísimo la maternidad, además de la fuerza física, el deporte y a los deportistas; en resumen, la belleza.

Durante el s.XX no encontramos, entonces, con tres poderes muy potentes; los nazis, los comunistas, y la propia Iglesia Católica. Eran tres poderes muy diferentes entre sí, pero que utilizaron el arte de forma muy similar, sirviéndose del arte figurativo en su propio interés, como por ejemplo el cartelismo. Creaban carteles formidables que exaltaban la maternidad, la fuerza física, los sagrados corazones, etc. Destacaban aquellos valores que a ellos les interesaba destacar para que, la sociedad, se moviese en la dirección que les convenía (payeses fuertes y valientes, con sus azadas, mujeres “súper madres”, deportistas atléticos, etc).

Otra corriente a destacar fue la fotografía, que nació a mediados del siglo XIX. Paralelo a ella, hubo muchos paisajistas, y en mi opinión, estos perdieron un poco el sentido, ya que con la fotografía tenían la realidad plasmada sobre papel.

Entremezclando realismo con nuevas técnicas, me gustaría destacar el papel de Picasso, iconoclasta, que en un inicio era híper realista. Ya con catorce años, pintó la Primera Comunión de su hermana como imagen perfecta de la realidad. Otro ejemplo sería su obra, Ciencia y Caridad, en la que reflejaba la visita de un médico a su hermana, y que es insuperable desde el punto de vista realista.

Pero su arte derivó en querer reflejar una realidad distinta a la auténtica. Empezó a desmontar el cuerpo humano, hasta llegar a la abstracción, donde no buscaba representar nada, sólo los colores y las formas. Fue la moda de una época.

Hoy en día, las modas de las artes vienen por caminos diferentes y muy diversificados.

El poder, durante el s.XX, generalmente tendía hacia lo clásico, pero en ocasiones, también nos encontramos con derivas revolucionarias, como las que nos regalaron Miró, Picasso o Tàpies. Eso no significa que no podamos encontrarnos con artistas muy buenos, como Antonio López, que crean un híper realismo extremo, pero a cuyas obras no veo tanto sentido, ya que actualmente este realismo lo podemos encontrar en la fotografía.

Este análisis que te estoy haciendo, quizás algo desordenado, es desde un prisma absolutamente personal. Quizás haya quien no esté de acuerdo conmigo. Es, simplemente, un resumen de como veo la unión, y la retroalimentación, del arte y la política.

 

¿Y cómo ves el s.XX, a nivel exclusivamente político y social?

Para hablar del s.XX, empezaría por el padre Batllori, un gran entendido sobre los Borgia. ¡Era un Jesuita que llegó a más de 100 años de edad! En el año 2000, hice una charla junto a él, y junto a Carlos Sentís, corresponsal de guerra en Auschwitz. Carlos, que había estado en el momento de la liberación de los presos del campo de concentración, que vivió imágenes tan esperpénticas como la extracción de miles de cadáveres momificados, porque no tenían grasa en su cuerpo, coincidió con el padre Batllori en que, el s.XX, ha sido una de las épocas más duras para la humanidad, en cuanto a guerras y violencia. Según ellos remarcaron, en este siglo hubo más guerras de las que jamás ha habido en la historia de la humanidad. Te doy un ejemplo. Se habla mucho de la Guerra de los Treinta Años. Pero realmente no fueron treinta años de guerra, ya que, durante el invierno, sin ir más lejos, por el clima, se paraba y no había conflicto. En cambio, las guerras modernas son non stop.

Así, con todo, llegamos a esta conclusión, que es una conclusión muy desesperanzadora, porque con toda esta ideología a cuestas, no hemos sido capaces de hacer la paz, que es fundamental para la convivencia de la sociedad.

¿Crees que uno de los motivos de lo que explicas, se deba a que el negocio de la venta de armas sea uno de los negocios más lucrativos del planeta?

Sí, puede ser, es muy posible. La venta de armas es muy potente y, países como EEUU, a pesar de no ser un imperio propiamente dicho, como lo fue el Romano, realmente se ha comportado, y se comporta como tal, defendiendo sus intereses. Y por supuesto Rusia, sobre todo cuando era URSS.

Pensando fríamente, es curioso que sea este siglo el que haya desarrollado así. Deberíamos haber avanzado en lo que a Derechos Humanos se refiere, y realmente hemos retrocedido. Las guerras mundiales, o la misma guerra de Bosnia, son conflictos que deberían hacernos pensar mucho, porque esto no nos lo podemos permitir.

Por otro lado, y como contrapunto, yo creo que ahora, con el tema Catalunya, si fuese por el Estado Español clásico (no digo jamás los españoles, los españoles son iguales a nosotros), y no estuviese ligado a la Unión Europea, a estas alturas ya tendríamos cientos de muertos. Estoy convencida. Y el motivo es que, el Estado Español, tiene mucho sentido de imperio, los militares tienen mucha fuerza ya que, entre otras cosas, es para lo que están preparados. Sinceramente, creo que esto no ha sucedido gracias a la CEE. Cierto es que podemos criticar muchas cosas de Europa, pero en este caso, y en este sentido, creo que ha sido una tabla de salvación.

Alguien me dijo, no sé si es cierto, que Merkel llamó el 01 de Oct de 2017 al Gobierno de España, para frenar la violencia policial. Pero parece ser que, a raíz de los últimos hechos acontecidos en las calles de Cataluña, tras las sentencias, tuvo que hacerlo que de nuevo.

 

¿Ah sí?

¡Dicen! No sé si es verdad… Pero las fuentes son bastante fiables. Aun así, hemos de tener en cuenta que, para la imagen de la CEE, es muy negativo que sucedan cosas de este estilo. Si retrocedemos en la historia, no es difícil darse cuenta de que la forma de proceder del Imperio Español era la de tener guerras en multitud de ocasiones, y en distintas zonas geográficas.

El otro día leía sobre la separación de Cuba, y es llamativo, porque el mensaje era exactamente al actual; ¿Cómo se puede separar Cuba? Si es parte de España.

El discurso era exactamente igual al de hoy en día, y para mí esto es increíble.

Personalmente, opino que esto es culpa de los poderes fácticos, porque estos poderes pesan mucho. De hecho, hay muchas encuestas que demuestran que muchos españoles estarían a favor de hacer un referéndum en Cataluña. Yo entiendo que en España no quieran la independencia de Cataluña, ya que hacemos una contribución económica importante. Cierto es que somos un poco pesados, porque siempre pedimos cosas, pero creo que lo que no se puede negar, es que cada uno debe poder opinar sobre su propio destino, sobre lo que uno quiere sobre su propio futuro. Los Derechos Humanos dicen que no puede ser que el individuo no pueda decidir sobre su propia libertad, y esto tiene mucha importancia.

Hemos de tener en cuenta que, el hecho de que Cataluña se llegase a independizar, no implica que debiera tener una mala relación con España. Ejemplo de ello sería la propia Cuba, que actualmente tiene buena relación con el Estado Español.

Lo que he de reconocer, es que nunca entenderé como, a Guinea, España le dio la independencia cono tantísima facilidad. No sé si es porque justo iba a entrar en la ONU, o por otro motivo, pero la realidad es que la separación fue ejemplar.

Pienso que ahora hemos de tener mucha paciencia. El Tribunal Europeo está dando su espacio al MHP Carles Puigdemont y a Toni Comín, y creo que las cartas que estamos jugando van tomando forma y, aunque sea un proceso lento, las cosas se irán poniendo en su lugar.

Lo que sí tengo claro, es que creo que el referéndum se ha de llevar a cabo, y si sale el NO, deberé respetarlo. Lo que no puede ser, como yo lo veo, es afirmar que no lo puedes preguntar.

Política y arte, compañeras de viaje. Visión personal de la artista Pilarín Bayés

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre