Tras la crisis pandémica actual era de esperar que iría acompañada de una crisis económica provocada por el parón que padeció el país. Una crisis que ahora el gobierno y la oposición lanzan sus antídotos apenas acertando. Sin escuchar a la ciudadanía que piden con urgencia un plan de choque social para proteger a la mayoría de la sociedad, blindar lo público y ayudar en general a las personas , evitando tropezar como en la anterior y aún reciente crisis del 2008, todos tienen soluciones queriendo contentar a todos los sectores sociales.

Pero tras los voceros políticos dando respuestas ahora también se unen los salvapatrias empresarios, los cuales se han reunido en una cumbre organizado por la CEOE para tomar medidas y afrontar la crisis. Pero mas bien dicho congreso esta sirviendo para ver como poder rentabilizar sus bolsillos y crecer sus beneficios tal como hemos podido escuchar en algunas de sus medidas que asustarían a los mismísimos Milton Friedman y Friedrich von Hayek padres del neoliberalismo.

Uno de los sectores que más han pedido ayudas son el Turismo, criticando las medidas tomadas hasta ahora por la administración. Un sector que por ejemplo han  renegado y reniegan de una tasa turística, tal como hacen otros puntos del mundo, que repercutiría en el ámbito socioeconómico ¿porqué? Por que en realidad no piensan en una reactivación económica si no en sus propios beneficios ante una curada economía para todos.

Y es que mientras muchos de ellos se llevaban las manos a la cabeza cuando el ministro de consumo comentó que en el sector turístico había precariedad, en este congreso, donde han ido representados todos los sectores económicos estatales, se ha hablado entre otros temas de no tocar la reforma laboral, la prolongación de los ERTES, que para este año los trabajadores no cojan sus vacaciones, que se agilice y dejen despedir, una contención salarial, mano de obra barata etc.. tirando por el suelo y pisoteando por completo toda legislación laboral, dejando entrever su  hipocresía con medidas basadas de un capitalismo salvaje y cuestionando que dichas reivindicaciones son mas bien para sus propios réditos frente al bien común.

O como lo vivido hace poco por el presidente de ASAJA Navarra el cual amenazo a la ministra de trabajo si no retiraba de inmediato las inspeccione (práctica utilizada mas bien por las mafias). Analizando todas estas declaraciones, vemos que el sector empresarial piensa precarizar aún más al trabajador para sus intereses.

Otro tema, que se era de esperar, ha sido la crítica masiva por parte de los empresarios del ingreso mínimo vital, algo que ayudaría a reavivar la economía de los españoles pero sabemos que muchos de estos empresarios, quienes algunos se dejaron ver las famosa revolución Cayetana, su patriotismo no va mas allá de sus pulseras y en sus múltiples ceros en sus cuentas bancarias en paraísos fiscales.

También han rechazado los impuestos, claro, son la clase acomodada y aunque se llenen la boca de patria no piensan contribuir realmente en la economía del país. En su lugar han pedido en estos días mas inyección económica por parte del gobierno y ayudas estatales. Una “paguita» enpresarial.

En esta cumbre, los grandes representantes empresariales,  dan su visión particular de una España que no se corresponde para nada a la que vivimos.

Mientras tantos podemos ver como los turistas alemanes son recibidos con aplausos en la puerta de los hoteles , como si de una película de Berlanga se tratara, dejando en evidencias que somos un país de camareros con empresarios que solo piensan en ellos mismos y en sus ganancias.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre