Canadá es uno de los países del mundo pionero en superar la xenofobia y entender que la inmigración es una oportunidad de lucha contra el Envejecimiento y de crecimiento del país en todos los sentidos. Así, este Estado busca un millón de inmigrantes para los próximos tres años.

En su Informe Anual al Parlamento sobre Inmigración de 2018, el ministro de inmigración del país, Ahmed Hussen, reveló planes para admitir hasta 1 millón 80 mil nuevos residentes permanentes de 2019 a 2021, con el objetivo superior para 2021 de 370,000.

Esto equivale a 84,000 personas más que las 286,000 que fueron bienvenidas como residentes permanentes en 2017.

Al presentar el informe, Hussen, quien originalmente vino a Canadá como refugiado somalí, dijo: «Los inmigrantes y sus descendientes han hecho contribuciones incontables a Canadá, y nuestro éxito futuro depende de continuar asegurándonos de que sean bienvenidos y estén bien integrados».

Según el informe, una de cada cinco personas que vive en Canadá nació fuera del país, mientras que más de 6 millones de nuevos inmigrantes han llegado desde 1990.

Envejecimiento de la población en Canadá

La inmigración se considera clave para ayudar a fortalecer la economía canadiense. Dado que el inmigrante promedio es joven, puede ayudar a enfrentar los desafíos del envejecimiento de la población.

El informe dice que se prevé que la proporción de trabajadores por jubilación llegue a 2 a 1 para 2036, en comparación con 4.2 a 1 en 2012.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorHallan pelo del pequeño Julen en el pozo
Artículo siguienteCaracolum
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre