viernes, 18junio, 2021
19.4 C
Seville

Camps tiene un problema con El Bigotes

Las declaraciones del empresario Álvaro Pérez en la Audiencia Nacional a cuenta de los contratos de Fitur ponen en serios aprietos al ex presidente de la Generalitat Valenciana

- Publicidad -

análisis

Ana Botín también cierra filas con el Gobierno: «España se va a salir del mapa»

La presidenta ejecutiva del Banco Santander, Ana Botín, asegura que en los próximos meses España "se va a salir del mapa" y que el...

Para desgracia de Casado, hay deshielo con Cataluña, la patronal apoya los indultos y Bruselas está con Sánchez

Todo son buenas noticias para el Gobierno de coalición. La campaña de vacunación contra el coronavirus avanza como un tiro, el histriónico montaje de...

El Repaso del 17 de junio: Manuel Dominguez presenta documentación inédita ante la Audiencia Nacional, los fondos europeos, el apoyo del Congreso a los...

Como cada día, en El Repaso, analizamos la actualidad en directo de la mano de nuestros lectores. Aquí puedes ver El Repaso completo y...

Pablo Casado y lo poco que dura la alegría en la casa del pobre

Poco dura la alegría en la casa del pobre. Una frase que le viene al pelo a Pablo Casado. Desde que fracasaran los intentos...
- Publicidad-

Por lo visto, todo el mundo en el PP valenciano sabía que Francisco Camps y Álvaro Pérez ‘El Bigotes’ se conocían. Se les veía juntos en los despachos de la sede del partido, en los actos y mítines políticos, en eventos públicos y caminando juntos por la calle. Sin embargo, Camps sigue negándolo rotundamente y le parece que las acusaciones del empresario son “de película”. Y puede que ahí tenga razón el honorable, ya que su truculenta relación con El Bigotes se parece bastante a aquel largometraje, El cabo del miedo, de Martin Scorsese.

Por refrescar, el film cuenta la historia de Max Cady (Robert de Niro) un preso que acaba de ser puesto en libertad tras catorce años entre rejas. Entonces se dedica obsesivamente a buscar a su abogado, Sam Bowden (Nick Nolte), para ajustar cuentas con él, ya que lo considera responsable de su desgracia y de su condena. A uno siempre le pareció mejor la primera versión de J. Lee Thompson, El cabo del terror (rodada muchos años antes, en 1962) con los inolvidables Gregory Peck y Robert Mitchum en los papeles de acosado y acosador, pero eso no viene a cuento. De cualquier forma, el símil cinematográfico puede servirnos para desentrañar el misterio de la amistad de Camps con El Bigotes tanto si recurrimos a la cinta original como a su remake.

Veamos. Tenemos a un ex president de la Generalitat Valenciana que sin ser Nick Nolte vive una existencia tranquila en la Ciudad del Turia, entre naranjos, barracas y fallas ardiendo (lo de tranquila es un decir, ya que últimamente el honorable se pasa más tiempo yendo y viniendo a los juzgados que en su propia casa). Camps es un ciudadano ejemplar (que diría Rajoy), un señor respetable y de derechas de toda la vida (faltaría más), un buen tío (como asegura Arcadi Espada en su libro). Sin embargo, de buenas a primeras irrumpe en su cotidiano día a día un personaje oscuro como El Bigotes. Según se va viendo, Álvaro Pérez solo vive para arruinarle la vida al político popular con sus confesiones y acusaciones ante el juez. Bien, ¿pero qué interés puede tener alguien como El Bigotes en demostrar en sede judicial que fue Camps quien dio la orden de contratar con la Gürtel en Fitur 2009? ¿Qué extraño placer o diversión se puede encontrar en pasarse las horas muertas en un juzgado acusando con tal inquina y ensañamiento a un hombre gris como el president que no pasará a la historia de la humanidad?

En realidad, y haciendo un análisis criminológico y no tanto cinematográfico, solo hay tres posibilidades para resolver el enigma de esta novela negra. Uno: El Bigotes dice la verdad porque no tiene nada que perder. Dos: El Bigotes está tan ido como Max Cady en la película de Scorsese y solo vive ya para vengarse de algo que Camps le hizo en el pasado. Tres: todo es un montaje sin ningún sentido, sobre todo teniendo en cuenta que hay cosas mejores que hacer en Valencia como darse un paseo en barca por la Albufera, visitar el brazo incorrupto de San Vicente Mártir o meterse entre pecho y espalda una buena paella de arroz con conejo. Cualquier cosa antes que perder el tiempo de juzgado en juzgado tratando de convencer al mundo de que durante un tiempo fuiste el “amiguito del alma” de un señor calvo al que solo conocías de verlo en los telediarios.

Según la exclusiva de Liarla Pardo, la primera hipótesis sería la que más se aproxima a la verdad. El programa de La Sexta ha destapado las supuestas conexiones entre ambos personajes tras detectarse algunas contradicciones en la declaración del honorable president y ciertas fotografías que demostrarían que sí mantenían una relación de amistad.

En su declaración en la Audiencia Nacional, Camps ha negado tener trato con El Bigotes, de quien dijo que “era un señor que estaba por allí y que lo que hacía era poner escenarios” en los mítines del partido. Sin embargo, en una fotografía publicada por el programa de Cristina Pardo se puede ver a ambos compartiendo confidencias ante la sonrisa cómplice del honorable president.

Por otra parte, en un momento del interrogatorio el fiscal le pregunta a Álvaro Pérez: “¿Podía darle el señor Camps la adjudicación de Fitur?” A lo que el empresario responde: “De hecho me la dio (…) A mí me las daban porque lo ordenaba él”. Según El Bigotes, se veía con el líder del PP valenciano en el Club de Tenis de Valencia. “He comido muchísimas veces con el señor Camps. En su mesa, en un rinconcito. Me han visto los camareros, los porteros, los ordenanzas, los recogepelotas y los que pintaban las rayas de las pistas. Me ha visto muchísima gente estar allí con él. Ir allí a verle jugar al pádel y luego hacíamos un apartadito y charlábamos un rato”, confiesa con rotundidad.

A este respecto, Camps lo niega todo: “Los domingos por la tarde no voy nunca al tenis porque soy persona de costumbres (…) He comido toda mi vida en casa de mis padres, los sábados, y toda la vida los domingos en casa de mis suegros. Pero por la tarde no recuerdo haber estado en el tenis (…)”. Sin duda, una coartada cogida con los pelos, un débil clavo ardiendo al que agarrarse cuando tienes detrás a un tipo tan constante y tenaz en sus acusaciones como El Bigotes. Alguien que quizá no sea tan mortífero y sangriento como Max Cady, pero que puede hacer mucho daño.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

La Diócesis canaria reacciona y retira de su parroquia al padre Báez por culpar a la madre del parricidio de Tenerife

Al fin ha reaccionado la Diócesis de Canarias y, a través de un comunicado, ha informado de su decisión de apartar al padre Báez...

Otra ciberdiplomacia es posible

Los profanos en la materia creemos que la diplomacia se resuelve en cumbres de mandatarios, donde una foto de un apretón de manos entre...

El juez del caso Kitchen imputa al ex jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal, José Luis Olivera

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón ha citado al ex jefe de la UDEF, José Luis Olivera para que declare como investigado...

Redistribuir la riqueza, así nadie queda atrás

Entre los miles y miles de personas que forman a diario las llamadas “colas del hambre”, -porque acuden a los bancos de alimentos y...
- Publicidad -

lo + leído

La Diócesis canaria reacciona y retira de su parroquia al padre Báez por culpar a la madre del parricidio de Tenerife

Al fin ha reaccionado la Diócesis de Canarias y, a través de un comunicado, ha informado de su decisión de apartar al padre Báez...

Otra ciberdiplomacia es posible

Los profanos en la materia creemos que la diplomacia se resuelve en cumbres de mandatarios, donde una foto de un apretón de manos entre...

El juez del caso Kitchen imputa al ex jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal, José Luis Olivera

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón ha citado al ex jefe de la UDEF, José Luis Olivera para que declare como investigado...

Redistribuir la riqueza, así nadie queda atrás

Entre los miles y miles de personas que forman a diario las llamadas “colas del hambre”, -porque acuden a los bancos de alimentos y...