La sesión de control al Gobierno de este miércoles se ha convertido en un intercambio de reproches y enfrentamientos entre los miembros del Gobierno de Sánchez y la oposición.  La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, le ha reprochado a Inés Arrimadas que “sostienen a gobiernos del PP”.

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, le ha preguntado a Calvo si su gobierno se está comportando de manera «ejemplar» durante la pandemia, a lo que  Calvo ha contestado que: «El Gobierno ha puesto todo lo que ha estado en su mano para pelear contra la pandemia«.

Arrimadas buscando la confrontación ha ironizado: «¿Entonces en manos de quién estamos? Somos el país que peor ha gestionado la pandemia, tenemos 50.000 muertos, una crisis y unos datos económicos nefastos. Estamos luchando cada día contra las trincheras que ustedes alimentan. Su gobierno se ha dedicado a atacar al Jefe del Estado, a promover reformas a la carta. Es la primera vez que tenemos un vicepresidente imputado. Pero el mayor atropello es el de los jueces: que se los repartan entre sus socios filoterroristas investigados. Es una indignidad hasta para ustedes. Lo vamos a llevar a Europa, así es que rectifiquen».

La vicepresidenta le ha pedido a Arrimadas que rectifique lo que ha dicho sobre el poder judicial porque entonces «estará usted faltando a la constitución».

Lo cierto es que en un ambiente caldeado desde primera hora de la mañana, la sesión de control de este miércoles está marcada por los ataques que desde la derecha se han dedicado a los ministros y ministras de Pedro Sánchez.

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, no solo ha sufrido los ataques de Ciudadanos, ya que también la portavoz del Partido Popular, Cuca Gamarra, le pidió que le aclarara qué considera el Gobierno que es calidad democrática con un vicepresidente al borde de la imputación.

Calvo ha replicado tajante: «Es garantizar el cumplimiento de las normas, para empezar la Constitución».

Gamarra sin rubor le ha espetado a la vicepresidenta: «El penúltimo estado de nepotismo es imponer el estado de alarma en Madrid y el último la reforma del Poder Judicial. Son un fraude, no respetan la separación de poderes y vuelven a matar a Montesquieu».

Carmen Calvo, posiblemente harta de tanto despropósito, le ha recordado a Gamarra  la Ley Orgánica de 2013 que «ustedes (PP) modificaron. «¿Le suena? Aplíqueselo. Ustedes a la democracia la llaman dictadura. Y ayer, a usted le costó mucho trabajo reconocer la legitimidad de las urnas cuando se lo preguntaron, dejen de hacer el trabajo a la ultraderecha».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre