El presidente Pedro Sánchez confirma que si finalmente la ministra Nadia Calviño fuera elegida presidenta del Eurogrupo, no dejaría el Ejecutivo y, por tanto, no habría crisis de Gobierno.

Reconoce Sánchez que “vería con buenos ojos” el nombramiento de su ministra de Economía como presidenta del Eurogrupo.

Tambien es cierto que el presidente  tiene estos días la difícil tarea de postular a su vicepresidenta económica a la Presidencia del Eurogrupo -dadas las enormes posibilidades que dan las quinielas institucionales a Nadia Calviño- y, en este cortísimo periodo de tiempo, asumir que la decisión conlleva que su política presupuestaria se verá sometida a mayor austeridad.

En cualquier caso, como anunció Diario16, con la presencia de Calviño al frente del Eurogrupo, España ganará un peso en Europa que perdió durante la crisis, a pesar de que el Gobierno de Mariano Rajoy se convirtió en el principal aliado de las instituciones europeas a la hora de aplicar las medidas de austeridad. Sin embargo, el Ejecutivo del PP no logró colocar a ninguna de sus piezas en los principales organismos que toman las decisiones que tanta influencia tienen en las vidas de las diferentes ciudadanías de Europa. Lo único que logró fue la vicepresidencia del BCE para De Guindos, un movimiento que también fue muy positivo para España.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorQuerellas Covid
Artículo siguienteLewis Hamilton da una estocada definitiva a los toros
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre