La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha dado un duro golpe tanto a la clase trabajadora como a las pequeñas y medianas empresas tras apostar por una prórroga de los ERTE limitada sólo a los sectores «que verdaderamente lo necesitan».

Por esta razón, la ministra neoliberal infiltrada en un gobierno progresista ha afirmado, en una rueda de prensa celebrada tras la reunión del ECOFIN, que es necesaria la determinación de los sectores que van a necesitar de una prórroga de los ERTE para, según Calviño, utilizar el dinero público de manera eficaz en base a criterios tan subjetivos como la imposibilidad de abrir un negocio o la no reactivación de un sector concreto.

Además, ha recordado que los ERTE tienen una serie de implicaciones fiscales muy importantes.

En concreto, Calviño cree que «tenemos que asegurarnos de cara a los próximos meses que ese dinero se usa de la mejor manera posible para ayudar y apoyar a aquellos que verdaderamente lo necesitan e impulsar la economía española».

Estas palabras de la vicepresidenta tercera suponen un golpe muy duro a las aspiraciones de recuperación económica de muchos autónomos y PYMES españolas, además de que generan inseguridad respecto al futuro laboral de millones de españoles. Por otro lado, la limitación de los ERTE provocará un incremento sustancial del desempleo, con las consecuencias sociales que esa decisión tendrá. ¿Acaso la ministra neoliberal pretende que, en base a los criterios macroeconómicos que benefician a las clases dominantes, aumenten las colas del hambre? A los economistas más expertos se les supone un conocimiento no sólo de las teorías económicias sino el momento de su aplicación. Calviño debería saber que estamos en tiempos keynesianos y que las recetas de Adam Smith no traerán más que ruina, hambre y destrucción del tejido productivo.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Esta individua es la cancerbera del gran capital, para ella los humildes están mejor exterminados a través de la miseria y el hambre. Y es ministra de un gobierno PSOE-UNIDAS.PODEMOS, ¡manda carallo!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre