El mandato del portugués Mario Centeno al frente del Eurogrupo tiene fecha de caducidad y, de manera sorpresiva, ha aparecido el nombre de Nadia Calviño entre las favoritas para sustituirlo. El sueño de Luis de Guindos podría verse cumplido por la actual ministra de Asuntos Económicos. Casualidades de la vida, que diría el castizo…, ¿o no?

Calviño es una mujer que ha hecho carrera en Europa, que conoce el funcionamiento de las instituciones de la Unión y, sobre todo, tiene un buen cartel entre los poderes económicos de la UE que tan escorados están hacia los pensamientos neoliberales. Por eso es la candidata perfecta.

Con la presencia de Calviño al frente del Eurogrupo, España ganará un peso en Europa que perdió durante la crisis, a pesar de que el Gobierno de Mariano Rajoy se convirtió en el principal aliado de las instituciones europeas a la hora de aplicar las medidas de austeridad. Sin embargo, el Ejecutivo del PP no logró colocar a ninguna de sus piezas en los principales organismos que toman las decisiones que tanta influencia tienen en las vidas de las diferentes ciudadanías de Europa. Lo único que logró fue la vicepresidencia del BCE para De Guindos, un movimiento que también fue muy positivo para España.

La realidad es que, si Calviño es elegida para presidir el Eurogrupo, quien también saldrá ganando es el pueblo español porque se dejará de tener dentro del gobierno progresista a un elemento contrario a las medidas de justicia social que están incluidas en el programa y que, tras la crisis del Covid19, iban a encontrar la oposición de los sectores más liberales del Ejecutivo.

Por otro lado, Calviño servirá para que España pueda vender con garantía de éxito las medidas que el país necesita que están basadas en el incremento del gasto público para potenciar los elementos que debilitaron los recortes del PP y que, como se ha demostrado en esta pandemia, debilitaron la estructura social de España. Teóricamente, Calviño defenderá las posiciones de sus compañeros de gobierno y no hará como otros muchos políticos en España que cuando obtienen un puesto en Europa se olvidan de a quién representan. No hay que irse muy lejos y buscar en la nómina de comisarios para entenderlo.

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre