Foto pleno Ayuntamiento Calatatyud.

Ha costado que el Ayuntamiento de Calatayud retirara la medalla de oro de la ciudad a Franco, pero finalmente parece que mañana será posible, aunque sea para evitar perder más de dos millones de ayudas del Gobierno autonómico.

Fue en noviembre del pasado año cuando el Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón comunicaba al Ayuntamiento de Calatayud que debía retirar la medalla de oro que la ciudad concedió a Francisco Franco en el año 1951.

Para hacer esta solicitud, la DGA, a través de su Dirección General de Patrimonio Cultural, apela las normas reguladoras de la memoria democrática, tanto la estatal del 2007 como la autonómica del 2018, que “imponen una conducta a las administraciones públicas consistente en adoptar las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas”.

El alcalde de Calatayud, el popularJ osé Manuel Aranda, se ha resistido en tiempo y forma todo lo posible, aunque parece que final y formalmente mañana se retirará la medalla a Franca para evitar perder las ayudas económicas.

De hecho, el alcalde dijo entonces que «Nosotros cumplimos la ley, pero miramos por el futuro de la ciudad, no por el pasado”.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorCorreos, referente en ‘ecommerce’ y sostenibilidad
Artículo siguienteEl canario de la mina no para de avisar a Pablo Iglesias
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre