Cae la primera falsa cooperativa de trabajo asociado por no resistir la presión de CCOO, que se propuso regularizar a los falsos autónomos y acabar con el fraude y la explotación laboral que prolifera en la industria cárnica. La Agrupación de Desarrollo Agropecuario tiene intención de disolverse, por lo que la Dirección General de Economía Social de Catalunya ha archivado el expediente de descalificación.

El sindicato la puso en su punto de mira y la denunció a la Inspección de Trabajo. Ahora se confirma que este modelo no tiene futuro.

Ya ha caído la primera de las falsas cooperativas de trabajo asociado gracias a la presión de CCOO y a la acción de la Inspección de Trabajo. La Agrupación de Desarrollo Agropecuario SCCL, que proporcionaba mano de obra fraudulenta y precaria a grandes empresas de la industria cárnica como Terfrisa, ha anunciado que se disuelve y que entra en fase de liquidación. La cooperativa que, hasta hace unos meses, tenía una fuerte presencia en Girona.

Fue CCOO el sindicato que denunció a la Inspección de Trabajo que la Agrupación de Desarrollo Agropecuario facilitaba falsos autónomos sin derechos a la industria cárnica. La autoridad laboral confirmó el fraude y obligó a las cárnicas que utilizaban su mano de obra a incorporarla a sus plantillas y al régimen general de la Seguridad Social. La Inspección también emitió un acta de infracción muy grave contra ella por saltarse las normas laborales. Propuso como sanción su descalificación por incumplir el objeto, el tipo, la naturaleza y la finalidad de las cooperativas.

Proporcionaba mano de obra barata a la industria cárnica

Finalmente, la descalificación no será necesaria, porque la propia cooperativa ha registrado su autodisolución, al no disponer de cooperativistas ni de empresas donde operar.

Para CCOO de Industria, lo que ha ocurrido en la Agrupación de Desarrollo Agropecuario “confirma que el modelo de las falsas cooperativas y de los falsos autónomos en el sector cárnico no tiene futuro, está caduco y se encuentra en descomposición”. La patronal todavía se resiste a admitirlo, al igual que algunas empresas como el Grupo Vall Companys (Cárnicas Frivall, Frimancha, Patel, Cinco Villas y Avidel) y Embutidos Rodríguez, que mantienen un vínculo societario.

La liquidación de la Agrupación de Desarrollo Agropecuario también lanza un mensaje claro y contundente al consejo rector de otras falsas cooperativas. El sindicato ha exigido a estas empresas para que se “autodisuelvan y favorezcan el paso de los falsos autónomos a las plantillas de las empresas donde realmente trabajan”.

 

CCOO moviliza a la plantilla de Embutidos Rodríguez para evitar el fraude y la explotación laboral

Los dirigentes de CCOO de Industria lo han dejado bien claro en el transcurso de la rueda de prensa celebrada durante la mañana de este jueves 4 de abril en nuestra sede de Valladolid.

“El objetivo es luchar contra el fraude que esta empresa lleva a cabo a toda la sociedad. A la vez queremos poner coto a la explotación laboral que sufren las más de 400 personas trabajadoras que allí desempeñan su cometido profesional. Demandamos la aplicación del convenio laboral estatal del sector cárnico. Y también pretendemos que los despedidos por hacer uso de un derecho legítimo, como es el derecho de huelga, sean readmitidos cuanto antes. Por todo ello, el próximo día 10 de abril volvemos a llevar a cabo una huelga”, subrayan Gonzalo Diez Pieles (secretario general de CCOO Industria Castilla y León), Ángel Manuel Santos González (secretario provincial CCOO Industria de León) y Juan Manuel Ramos García (secretario regional de Política Sindical de CCOO Industria CyL).

Nuestros compañeros han explicado que se vuelven a convocar movilizaciones ante la nula voluntad de llegar a acuerdos con la dirección de la empresa, a la que reclaman la regularización de las personas trabajadoras, la mejora de sus condiciones laborales y su protección, con el derecho a la huelga, las vacaciones, una jornada y salarios del sector, prestación por desempleo y por situaciones de incapacidad temporal. El sindicato considera, además, con los despidos, los de los once primeros «acuchillados» y otros 15 posteriores, todos ellos judicializados, que se ha producido un ataque al Estatuto de los Trabajadores, a la Constitución y también a Comisiones Obreras.

En la actualidad, la plantilla de Embutidos Rodríguez son falsos autónomos y falsos cooperativistas de Servicarne, a pesar de que la Inspección de Trabajo les ha impuesto una sanción y obligado a dar de alta a todos ellos en el Régimen General de la Seguridad Social, aunque este expediente se ha impugnado y está pendiente de resolución en un juzgado. “Si finalmente la justicia nos da la razón, la mercantil tendría que pagar cantidades millonarias en concepto de multa y regularización de la Seguridad Social de todos los trabajadores y las trabajadoras que allí desempeñan su cometido profesional desde hace cuatro años hasta hoy. Y cada día que pasa se incrementan los intereses. Estamos hablando de cantidades millonarias”, subraya Gonzalo Díez Piñeles.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Me parece muy bien todo esto. Pero y el dinero como falsos autónomos se devolverá o se lo quedarán los mismos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre