Cádiz es, por su condición isleña, singular a la par que vulnerable. Desde hace años, la turistificación motivada por la llegada masiva de cruceros y turistas tambalean los cierros y patinillos de una ciudad con poco más de 116.000 habitantes y una tasa de desempleo del 30%. Uno de sus problemas centrales se encuentra en la proliferación exacerbada de los apartamentos turísticos que, en menos de un año, han pasado de 1.200 a 1.600 registros.

La geografía gaditana no permite más expansión del suelo y el parque de vivienda se está perdiendo debido a la presión turística. Asimismo, los precios de los alquileres oscilan entre 600 y 800, y muchas familias se ven obligadas a mudarse a municipios colindantes o directamente son expulsadas de sus hogares por la incapacidad de pago. Por eso, desde el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cádiz, con José María González ‘Kichi’ como alcalde, presentó una propuesta para la regulación del uso turístico en el suelo residencial con el propósito de suspender durante un año las licencias para apartamentos turísticos en las zonas más demandadas de la ciudad.

Sin embargo, el pleno extraordinario del Ayuntamiento de Cádiz ha rechazado esta mañana la propuesta de Adelante Cádiz con el voto unánime de la oposición, que entiende el hospedaje turístico como “un motor económico que no se puede cerrar”, informaba El Diario de Cádiz. Por su parte, los socialistas del consistorio gaditano han presentado una enmienda en la que se planteaban una serie de medidas relativas a la vivienda y el turismo que tampoco ha salido adelante.

Tras la votación, Kichi se ha pronunciado en sus redes sociales en referencia crítica hacia los socialistas: “El PSOE ha votado junto al PP y en contra de los colectivos sociales y vecinales. No podremos regular los apartamentos turísticos. No podremos poner coto a la expulsión de vecinos y vecinas de Cádiz ante los precios desorbitados. Anteponen la especulación de la vivienda al derecho de la ciudad”.

La ciudadanía organizada muestra su descontento

“Nadie sabe más de un barrio que sus propios vecinos”, afirma a Diario16, Jesús López, portavoz del colectivo gaditano Calle Viva, a propósito del rechazo de la moratoria de las licencias de apartamentos con fines turísticos. “Sentimos una gran indignación, ya que la oposición ha demostrado estar en otra realidad muy alejada a la del pueblo”, lamenta López. “Muchos de ellos abanderan la defensa de la vivienda frente a los alojamientos turísticos, pero se han pegado un tiro en el pie”, añade.

Frente a argumentaciones del tipo “no era el momento de actuar; estamos en la era pos covid; esto da trabajo”, y otras de corte negacionista como “en Cádiz no hay turistificación”, el portavoz de Calle Vive las califica como “un argumento fácil y triste para obviar el verdadero problema”. En este sentido, señala que “existía un clamor popular que esperaba que la moratoria saliese adelante” porque la precarización del sector es notoria. “Se atreven a hablar de que el turismo da trabajo cuando solo se han reunido con la patronal y los hosteleros”, critica López. Y añade: “Dicen que el sector da dinero, pero una ciudad turistificada solo llena los bolsillos de unos cuantos, mientras los demás trabajan en precario”.

Según el portal DataHippo, Cádiz tiene registrados 2100 alojamientos con fines turísticos. De ese total, 1456 están en Airbnb y los restantes están repartidos en otras plataformas (Homeaw, Houset…). El portavoz de Calle Viva señala que existen barrios con un 30% de presión turística y aunque “somos conscientes de que el problema de la vivienda en Cádiz no solo se hace frenando el alquiler turístico, estas viviendas están restando al parque inmobiliario de la ciudad”. La pérdida de la identidad y la idiosincrasia del lugar es otra de las problemáticas derivadas. “Están expulsando a la gente de sus hogares, sobre todo del Casco Histórico, y la subida de la renta del alquiler está convirtiendo a Cádiz en una ciudad inhabitable”, lamenta.

“La ciudad se esté quedando sin familias y los inversores siguen construyendo viviendas de un dormitorio. Quieren hacer de Cádiz un parque temático y con este rechazo a la moratoria, la oposición solo busca ganar rédito político para sus intereses y asociados”, critica López.  No obstante, la lucha continúa y este colectivo seguirá trabajando por el derecho a la vivienda y a la ciudad. “Queremos un turismo sostenible e inclusivo, que pueda conjugar a los vecinos y vecinas con los visitantes, pero que no acabe con la identidad de Cádiz”.

Por otro lado, varias organizaciones y plataformas sociales y vecinales, entre las que se encuentran APDHA, Facua Cádiz, Ecologistas en Acción y CGT, emitieron un comunicado en el que se mostraban en contra de “los intereses que solo buscan, mediante un movimiento especulativo, el lucro privado y degradan de forma irreversible el tejido urbano”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre