Cada 26 días se suicida un guardia civil, el último caso registrado tuvo lugar hace apenas dos días, según denuncia la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en el Día Mundial para la Prevención del Suicidio que se celebraba ayer.

Frente a esto, desde la Dirección General se ha optado tradicionalmente por negar el problema, según AUGC, “quitarle importancia o, en cualquier caso, evitar afrontarlo con medidas concretas”.

Tal y como reclama AUGC “es necesaria la externalización del servicio de atención psicológica, de manera que los facultativos no pertenezcan a la escala de mando; dotación de armeros en todas las unidades; y garantía de que las bajas psicológicas no repercutan en la vida laboral del guardia civil, entre otras medidas”.

Lo contrario, a juicio de esta organización, “como esas charlas que últimamente se ofrecen en las comandancias minimizando el problema, es perder el tiempo y prolongar el sufrimiento”.

Críticas a Pedro Sánchez

Al hilo de esta cuestión, recientemente, las palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lamentando en el Senado el suicidio de un preso de ETA en prisión, «nos han llevado a reprocharle que en la Guardia Civil raro es el mes en el que no hemos de sufrir una muerte por este motivo«, sin que desde este Ejecutivo -explica  AUGC-  al igual que los anteriores, se adopte de una vez por todas un protocolo riguroso que aborde esta lacra.

Por eso el hecho de que el Presidente se haya referido expresamente en estos términos al suicidio de un miembro de la banda terrorista ha causado en AUGC una honda decepción.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre