Una escena desgraciadamente similar a la de George Floyd, el hombre de 46 años, asfixiado por la rodilla de un agente, se vivió ayer en el madrileño barrio de Lavapiés. Un ciudadano negro opone resistencia a ser introducido en el coche de la Policía Nacional cuando cuatro y hasta cinco policías lo paralizan, con la temeridad -una vez más- de utilizar la rodilla para inmovilizar al sujeto.

En el video, que ha sido filtrado por el perfil, tres veces censurado, Outsiders.es se escucha como una persona grita asustada: “¡No, la rodilla no!”. Inmediatamente, una chica aparece para impedir semejante abuso y uno de los agentes la empuja hasta tirarla al suelo. Cuando esta se reincorpora y le increpa al agente la violencia que ha ejercido sobre ella, el agente, con claros gestos de violencia tanto en sus formas como en su mirada, le grita varias veces: ¡Tira pa’ llá!.

A continuación, los gritos de dolor de la persona detenida son estremecedoras. La violencia institucional y policial sigue en las calles y en los barrios. No es necesario irse a los suburbios o a la periferia. Este episodio de violencia se vivió ayer en pleno centro de Madrid. Una semana después de la manifestación antirracista por la muerte de George Floyd y por todas las vidas negras, volvemos a ver a una persona negra con una rodilla en el cuello. Y no, esto no es Estados Unidos, esto es España

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre