La Unión Europea acaba de publicar la creación de la primera plaza de Fiscal General Europeo, un puesto que será nombrado por concurso oposición entre aspirantes de los países de la zona euro. Según fuentes próximas a Bruselas estamos ante un momento “histórico” para la UE, ya que el Fiscal General del Estado europeo gozará de absoluta independencia de cualquier Ejecutivo y se regirá única y exclusivamente por las directivas y los artículos del nuevo Código Penal Europeo en el que un grupo de expertos ya está trabajando. La puesta en marcha de la Fiscalía de la UE, que será dotada de medios humanos y materiales con cargo a los presupuestos de Bruselas, supondrá el final de la injerencia de los gobiernos sobre las fiscalías, como suele ocurrir en el caso de España, donde el Fiscal General del Estado a menudo se ve sometido a presiones, directrices y consignas del gobierno de turno.

Con la entrada en vigor de esta nueva institución europea se daría la puntilla definitiva a esa famosa frase tan extendida en el mundo judicial español de “el fiscal te lo afina”, una práctica extendida entre los acusados de corrupción que no habla precisamente bien del respeto al principio de separación de poderes que debe regir en cualquier país democrático.

La creación de la plaza de Fiscal General Europeo apareció publicada ayer en el Diario Oficial de la UE y podría estar en funcionamiento en el año 2020. Según la resolución, la Fiscalía de la UE será un Ministerio Fiscal “independiente encargado de investigar los delitos que perjudiquen a los intereses financieros de la UE, así como de ejercer la acción penal y solicitar la apertura de juicio contra sus autores y los cómplices de estos”.

El Reglamento de la UE 2017/1939 sobre la Fiscalía Europea entró en vigor el 20 de noviembre de 2017. Para ser admitidos en la fase de selección, los candidatos deberán reunir los siguientes requisitos: ser ciudadano de alguno de los Estados miembros de la UE que participan en la cooperación reforzada en virtud del Reglamento sobre la Fiscalía Europea; ser miembro activo del Ministerio público o del poder judicial de algún Estado miembro; ofrecer “absolutas garantías de independencia” y tener una experiencia práctica pertinente en lo que atañe a los “sistemas jurídicos nacionales, las investigaciones financieras y la cooperación judicial internacional en materia penal”, ya sea a nivel nacional, europeo o internacional.

Además, los candidatos deberán poseer un “conocimiento profundo” de una de las lenguas de la Unión y un “conocimiento satisfactorio” de otra lengua de la UE. El Fiscal General Europeo debe poder cumplir su mandato de siete años y jubilarse, como máximo, a los 70 años, en “el entendimiento de que si es necesaria una prórroga después de los 66 años, la autoridad facultada para proceder a los nombramientos competente la concederá automáticamente”. Por consiguiente, los candidatos no deben ser mayores de 63 años en el momento del nombramiento, que se espera surta efectos el 1 de marzo de 2019.

Además, los candidatos deben haber cumplido todas las obligaciones impuestas por la legislación “en materia de servicio militar, ofrecer las garantías de moralidad requeridas para el ejercicio de sus funciones y ser físicamente aptos para llevar a cabo sus funciones”. El candidato seleccionado deberá poseer o estar en condiciones de obtener un certificado válido de habilitación de seguridad para el nivel EU Secret expedido por su autoridad nacional de seguridad. Una habilitación personal de seguridad es una “decisión administrativa por la que se certifica que el interesado puede acceder a información clasificada hasta un nivel determinado”.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre