Bruno Pino Mateos (Salamanca, 1997), no ha salido de su ciudad natal para estudiar –“y la verdad es que me gustaría, creo que es importante conocer otros sitios”-, y actualmente cursa 4º de Grado Superior en el Conservatorio Superior de Música de Castilla y León. Lo que sí ha hecho es recorrer ciudades para dar a conocer su talent con la guitarrar y ganar con ello numerosos galardones. El más reciente ha sido el primer premio en el Concurso Internacional de Guitarra de Guimaraes, en Portugal, reconocimiento enmarcado en el proyecto europeo Eurostrings, que ofrece a los guitarristas ganadores multitud de conciertos y masterclasses alrededor de Europa. Como parte de ese proyecto ahora, Bruno comenzará ahora su gira particular,  experiencia que afronta con muchas ganas

¿Cuándo comenzaste a tocar la guitarra y cómo ha sido tu formación desde entonces?

Comencé a tocar la guitarra con aproximadamente siete años. En mi familia hay varios guitarristas, y mi padre fue el primero en enseñarme e introducirme en la música. Desde entonces he seguido una formación bastante normal: en una escuela mis primeros años, en el Conservatorio Profesional desde 4º de grado elemental hasta el final, y ahora estoy terminando el Grado Superior. Todo esto complementado con cursos y clases en festivales de guitarra alrededor de España, que siempre supone una motivación extra compartir aula con los maestros más grandes de tu instrumento.

¿En qué momento te planteaste la guitarra más allá de una mera afición?

Como ya dije, en mi familia no soy el único músico, así que podría decir que la dedicación ya me venía de serie. Creo que nunca me he planteado si seguir con la música o no; es algo que tengo interiorizado, y dedicarte a lo que más te gusta y que forme parte de tu vida, es una gran ventaja, y es a lo que todo el mundo debería aspirar.

¿Quiénes son tus compositores y guitarristas favoritos, tus referentes?

Sonará a tópico, pero el compositor más grande para mí es Bach. Además, los guitarristas tenemos la suerte de poder tocar su música en un instrumento muy cercano al original, ya que tiene 4 suites para laúd, que ya forman parte de nuestro repertorio. Otros compositores que me han influido son Ravel, Takemitsu, y por mencionar a algún compositor para guitarra, Antonio José, autor de una Sonata que es una de las mejores obras escritas para el instrumeto (confieso que para mí es la mejor), y un compositor que yo siempre he creído que habría cambiado la historia de la música de no haber muerto tan joven.

En cuanto a guitarristas, al principio los más famosos y grandes son siempre las referencias (Manuel Barrueco o David Russell), y de los maestros que hay en el panorama guitarrístico actual, podría destacar a Carlo Marchione, Marcin Dylla, Ricardo Gallén o Judicael Perroy y todos sus alumnos de la escuela francesa.

¿Estás solo interesado en música clásica o te gusta también interpretar piezas de guitarra de rock, jazz, etc?

Siempre he estado interesado en todo tipo de música, cualquier música bien hecha puede gustarme independientemente del género. Durante bastantes años he tocado la guitarra eléctrica en varios grupos de rock y de metal, y actualmente tengo un dúo acústico, Saltinvanquis, en el que hacemos música fusión, entre rock, flamenco, funk… siempre he creído que los músicos clásicos deberíamos escuchar todo tipo de músicas, y no limitarnos y cerrarnos solo a lo nuestro.

¿Te gustaría dedicarte profesionalmente a la música, como intérprete, profesor, etc?

Mi ideal sería poder ganarme la vida dando conciertos, pero en el mundo de la guitarra esto es muy complicado, siempre tienes que tener tu parte docente. Enseñar es algo que también me atrae, así que me gustaría poder tener una carrera docente y concertística a partes iguales.

¿Cómo sientes que se trata la música en España? ¿Existe el suficiente respeto y apoyo por parte del Gobierno y del público?

Es un tema difícil… Creo que podría estar mejor, no tanto desde el punto de vista del Gobierno como desde la educación musical y cultural que se nos ofrece desde pequeños (que al final también depende del Gobierno). Está científicamente demostrado que la música y el arte nos aportan infinidad de cosas buenas, y pienso que no se le da la importancia que realmente tiene. En otros países de Europa, el acceso al arte por parte del público es mucho más sencillo (precios de conciertos, música clásica en vivo, estudios musicales…), y personalmente me encantaría que en España adoptáramos algunas de esas cosas que hay en otros países. 

¿Qué otras aficiones tienes, además de la música?

La verdad es que he tenido muchas aficiones: he jugado al fútbol toda mi vida; ahora ya no, pero sigo mucho la Liga y todas las competiciones. Me gustan los deportes en general, veo baloncesto, tenis… me encanta la literatura, sobre todo la poesía (tengo varios poemas, nivel amateur), y los juegos de todo tipo: futbolín, billar… y en concreto un juego de cartas llamado Yugioh, al que actualmente estoy jugando competitivamente y formo parte de un equipo.

¿Qué guitarra o guitarras tienes, y qué supone para ti la experiencia personal de interpretar música?

Mi guitarra actual es del luthier belga Walter Verreydt, aunque en mi casa hay muchas más. En cuanto a la experiencia de interpretar, siempre es algo de lo que disfrutas: creo que el buen músico siempre tiene que sentir la necesidad de mostrar algo. Sea cual sea el escenario, sea un concurso, un concierto o un examen, si sientes que tienes algo interesante que mostrar a tu público, nunca va a faltar motivación. Por eso, aunque el objetivo sea cada vez distinto, siempre enfoco una actuación de la misma manera: demostrarle a todo el que me escuche lo que hago, y si además de mi propia satisfacción, consigo la del público, sabré que algo estoy haciendo bien, y será otro incentivo más para seguir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 + quince =