Una jornada repleta de noticias de gran calado ponen el foco sobre Reino Unido que podría encontrarse ya en la cuenta atrás hacia la salida de la Unión Europea.

La oposición se niega a convocar elecciones

Los parlamentarios de la oposición han anunciado su hoja de ruta: primero se ha de implimentar una ley que bloquee el Brexit “duro” (sin acuerdo), y después, podrán valorar otras opciones, como las elecciones anticipadas si llegase el caso. Esta mañana los laboristas, el SNP, los demócratas liberales, el Partido Verde, el Grupo Independiente por el Cambio y el Plaid Cymru se han reunido y han acordado no respaldar la moción para convocar elecciones anticipadas.

Reunión con el primer ministro irlandés

También esta misma mañana ha tenido lugar la reunión entre el primer ministro, Boris Johnson con Leo Varadkar, primer ministro irlandés, en Dublín. Precisamente la frontera con Irlanda es una de las cuestiones más delicadas a la hora de negociar el Brexit.

Precisamente, la salvaguarda irlandesa es una cláusula de seguridad que Johnson quiere eliminar del acuerdo que Theresa May negoció. El objetivo es evitar una frontera entre las dos Irlandas, manteniendo algunas normas del mercado único y la unión aduanera, dejando al resto del Reino Unido al margen de estos espacios económicos.

Reino Unido se muestra contrario a la cláusula de salvaguarda porque podría suponer muchas complicaciones y retrasos; y los unionistas tienen miedo de que la región pudiera quedar aislada del resto de Reino Unido. Además, la ausencia de fronteras es uno de los acuerdos fundamentales en los pactos de paz de Irlanda del Norte.

El primer ministro irlandés, Varadkar, se mostró positivo y señaló que aún es posible un Brexit negociado, aunque también señaló que Reino Unido no ha planteado alternativas a la cláusula de la salvaguarda. Para él su prioridad es evitar una frontera física que podría comprometer el proceso de paz en Irlanda del Norte.

La fecha de la discordia: 31 de octubre

La ley vigente establece la salida de Reino Unido de la Unión Europea para el próximo 31 de octubre, independientemente de si se ha llegado a un acuerdo con Bruselas o no. Precisamente los pasos que se están dando van en la dirección de ampliar el tiempo para poder negociar y debatir, y por eso la ley que se ha puesto sobre la mesa establece un plazo mayor hasta el 31 de enero de 2020 si hay acuerdo, y si no lo hay, la fecha límite será el 19 de octubre.

El presidente de la Cámara de los Comunes anuncia su retirada

Por su parte, el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, ha anunciado ya su retirada: o bien porque se produzcan elecciones anticipadas o bien el 31 de octubre.

La reina Isabel II aprueba la ley que prevé una ampliación temporal para el Brexit hasta enero del 2020

El texto de esta ley incluye el mandato al primer ministro, Boris Johnson de enviar una carta al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk para solicitarle un aplazamiento del Brexit. Algunos (como The Daily Telegraph) ya apuntan a la manera en la que Johnson podría escabullirse: enviando una segunda carta donde diga que no está de acuerdo con lo que dijo en la primera. Sin embargo, los juristas consideran que esta artimaña no podría tener éxito al ser tan burda.

El exmagistrado del Tribunal Supremo de Reino Unido, Jonathan Sumption, ha manifestado para la BBC al respecto de esta cuestión que “la ley exige claramente que debe solicitarse una prórroga. No solamente deben enviar la carta, sino que tienen que trabajar de manera activa para conseguir ese aplazamiento. Si enviasen la carta y al mismo tiempo pretendieran neutralizarla, sería un fraude de ley”.

Esta ley se puso en marcha la pasada semana, el miércoles, cuando en la Cámara de los Comunes del Parlamento británico se votó a favor para impedir la salida abrupta del Reino Unido de la Unión Europea. Fueron 28 votos de diferencia, y lo más relevante es que 20 tories votaron en contra de su propio líder de partido. A continuación el texto pasó a la Cámara de los Lores (cámara alta), que a su vez acordó trabajar en una vía más flexible para el Brexit. La confirmación por parte de la reina era el paso que faltaba que, precisamente, se ha dado hoy, antes de que comience la suspensión del Parlamento hasta el 14 de octubre.

Concretamente esta ley establece que si el Gobierno británico no consigue llegar a un acuerdo de divorcio con la UE antes del 19 de octubre, el primer ministro tendrá que pedir un nuevo aplazamiento hasta el 31 de enero de 2020 y continuar trabajando en las negociaciones. Sin embargo, el actual primer ministro británico ya ha anunciado en reiteradas ocasiones que él no solicitará una ampliación del plazo de negociación. Pretendía frenar estos planes convocando elecciones anticipadas para el 15 de octubre, sin embargo le han votado en contra (solamente ha obtenido el respaldo de 298 votos de los 434 que necesitaba).

Se aprueba la publicación de documentos confidenciales sobre el Brexit “duro”

El parlamentario Dominic Grieve (quien fuera abogado general del Estado) ha presentado una moción para que se publiquen todos los datos relativos a la salida dura del Brexit. Lo ha hecho con la intención de que puedan “conocerse los riesgos que supone y puedan comunicarse más ampliamente al público”. La propuesta, que conlleva la publicación de las comunicaciones gubernamentales relacionadas con la suspensión del Parlamento así como todos los informes relativos a la salida sin acuerdo ha tenido el apoyo de 311 votos frente a 302 que se opusieron.

La respuesta por parte del ministro Michael Gove, responsable de los preparativos para un Brexit duro (sin acuerdo con la UE) ha sido inmediata: según él, ya se habían presentado las pruebas suficientes al comité encargado de esta cuestión y esta propuesta es excesiva.

El fiscal general Geoffrey Cox, por su parte, ha cuestionado la legalidad en el hecho de que se hagan públicos correos electrónicos y puedan revisarse los teléfonos móviles del personal que trabaja para el gobierno, como por ejemplo el principal asistente del primer ministro, Dominic Cummings.

En este sentido, el portavoz del gobierno señaló que la divulgación de información que se estaba exigiendo no tenía precedentes y era desproporcionada. Apuntó al hecho de que se estudiarán las medidas a tomar y conllevará la exigencia de respuestas en su debido momento.

Jeremy Corbyn exige el cumplimiento del Estado de Derecho

El laborista Jeremy Corbyn exigió al gobierno que cumpla con el Estado de Derecho, tras considerar que el primer ministro, Boris Johnson no tiene voluntad de cumplir con la legislación que extenderá el plazo para el Brexit.

El Secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab contestó que el gobierno siempre respetará la ley, pero que en este caso la legislación es “defectuosa” y Reino Unido continuará negociando en base a la salida prevista: el 31 de octubre.

Calendario

10 de septiembre: comienza la suspensión del Parlamento

14 de octubre: los diputados vuelven para escuchar el discurso de la reina

17 de octubre: reunión de los líderes europeos para fijar los últimos puntos antes del Brexit

19 de octubre: fecha límite de la ley ante la salida sin acuerdo

31 de octubre: actual fecha para el Brexit

La City de Londres no será un paraíso fiscal en ningún caso

Catherine McGuinness, líder política de la City de Londres, ha manifestado hoy que la sede del sector financiero británico “no se convertirá en un Singapur sobre el Támesis, en un paraíso fiscal desregulado, aunque Reino Unido salga con un Brexit duro”.

España dice estar preparada “pase lo que pase”

La ministra de industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, aseguró ayer durante un encuentro con la prensa en Londres que “España está preparada” para cualquier escenario que pueda plantear el Brexit.

Precisamente desde el Gobierno de España están trabajando con distintos sectores a los que podría afectarles de manera directa una salida del Reino Unido de la Unión Europea. Entre las medidas que se han puesto en marcha desde la Secretaría de Estado de Comercio, además de las jornadas informativas, es el “cheque Brexit”: una ayuda económica que busca suavizar el impacto económico que sufrirán las empresas.

Sube la libra como reacción a la aparente rebaja de tensión

La libra se ha revalorizado un 0,6%, marcando su nivel más alto desde finales del mes de julio. El cambio de la libra equivale en este momento a 1,236 dólares, algo que no sucede desde el 29 de julio, momento en que el primer ministro exigió a la UE reabrir las negociaciones.

Sin embargo el anuncio de la retirada del presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow ha supuesto una ralentización inmediata.

La libra ha subido un 2% en una semana a medida que el Parlamento británico ha frenado los planes del primer ministro (el Brexit duro previsto para el 31 de octubre).

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × dos =