Durante este año hemos tenido diferentes escenarios en el ámbito de la renta variable, pasando por periodos claramente alcistas e incluso periodos de mucha incertidumbre, donde el precio no ha hecho nada más que caer con una verticalidad incesante.

Cuando nos presentamos en  el último mes antes de verano toca hacer balance y pensar en cómo ha ido el semestre y cómo tenemos pensado cerrarlo. Sin lugar a dudas,  es indiscutible conocer  quién fue el protagonista absoluto del inicio de 2019,  y claramente ha sido el BitCoin y las criptomonedas en general.

Es una cuestión que de habérnoslo planteado a principio de año, ni siquiera en el mejor de los escenarios,  hubiésemos imaginado una revalorización de este activo a estos niveles. Si bien es verdad que el BitCoin comenzó el ejercicio entorno a los 3.000 dólares, habiendo sufrido una depreciación bastante alta de su precio de cotización respecto a años anteriores, parece que este ejercicio se está fortaleciendo sobremanera.

Con las nuevas subidas de los últimos días el precio del BitCoin,  a falta de un mes antes de que finalice el trimestre,  cotiza entorno a los 7.500 dólares, una auténtica barbaridad.

La cuestión es que muchos inversores no invierten en este tipo de activos por desconocimiento o directamente por prejuicios. No es la primera vez que escuchamos que este tipo de activos es lo más parecido a una burbuja, como hemos vivido recientemente,  pero cada vez es más importante  tener en cuenta este modelo de productos en una cartera de inversión.

Si bien es cierto que hemos vivido multitud de burbujas a lo largo de la historia, hay que tener claro el comportamiento de cada activo por separado,  porque mientras el BitCoin ha tenido diferentes etapas,  tanto alcistas como bajistas, en el caso de este año habrá que empezar a valorar este subyacentes de cara a poder compensar el conjunto de nuestras inversiones aprovechando su volatilidad.

Daniel García, analista de XTB

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre