billete

Este domingo, diecisiete de los diecinueve bancos nacionales de la zona del euro han dejado de emitir los billetes de 500 euros. Solo Alemania y Austria tienen un plazo de tres meses para cumplir con la norma, según explican, por razones logísticas. El billete morado, el más inaccesible para, al menos, los españoles de a pie, deja de circular.

El billete de 500 euros continuará teniendo valor legal, y los que los guardan bajo el colchón pueden estar tranquilos, el periodo para cambiarlos es ilimitado e irán desapareciendo poco a poco. Son muchas las voces que afirman que este billete se usa principalmente para actividades ilegales y facilitan la circulación del dinero negro.

En este sentido, el Banco Central Europeo (BCE), dentro de sus actuaciones para acabar con el terrorismo y el blanqueo de capitales, decidió en 2016 ir retirando los billetes de 500 de manera paulatina y finalmente se han dejado de imprimir.

En Austria y en Alemania se retrasa por tres meses el final del “billete morado”, una de las razones, entre otras, es que los alemanes están culturalmente muy apegados al pago en efectivo y, al contrario que en España que se limitan a 2.500 euros, no están restringidos.

Además, tanto en Austria como en Alemania, están especialmente sensibilizados con su privacidad y protección de datos personales y consideran que las tarjetas de crédito o débito permiten rastrear los pagos, cosa que el efectivo no.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre