La diputada de Bildu, Mertxe Aizpurua, ha llevado a la Comisión de Igualdad del Congreso el caso de Irune Costumero, la amatxu coraje a quien la Diputación de Bizkaia arrebató por la fuerza a su hija pequeña de los brazos bajo el argumento del inexistente Síndrome de Alienación Parental. Una situación, la de esta madre vasca, que aún está sin resolver y sobre la que ya la ONU dio un tirón de orejas a España.

Así, la portavoz de EH-Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, alerta en el Congreso sobre la Ley de Infancia, que eliminará el Síndrome de Alienación Parental , pero al dar la condición de agentes de la autoridad a los servicios sociales se pueden volver a repetir casos como el de Irune Costumero. Esta madre perdió al custodia de su hija, a la que apenas ha visto en tres años, después de que su ex pareja la denunciara en la Diputación de Bizkaia por , y sin que juez alguno mediara de por medio, supuestamente condicionar a la menor contra su padre.

Nadie ha puesto en duda en los Servicios a la Infancia de la Diputación la calidad de Irune como madre y lo que quiere a su hija, ni tan siquiera que la niña la reclama y necesita. Aún así, la institución foral la mantiene apartada de la pequeña. Ahora este Servicio y el diputado del área, Sergio Murillo, están imputados por la agresividad con la que se arrancó a la niña de su madre cuando decidieron quitarle la custodia para que viviera con su padre.

Así, Aizpurua explica en el Congreso lo ocurrido con Irune Costumero: «una historia que produce escalofríos, una madre de Bizkaia a quien le arrancaron a su hija sin mediación judicial con un SAP (Síndrome de Alienación Parental) como la copa de un pino. La entregaron a la institución foral y posteriormente a su padre, el caso está en los tribunales, y esto ha ocurrido sin que estos funcionarios fuesen agentes de la autoridad, imagínense qué hubiera ocurrido si lo hubiesen sido».

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorPedro Sánchez abre la puerta de África a España
Artículo siguienteNosotros, los humanos
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre