Durante estos días, como ya te hemos contado esta misma mañana, Bertín Osborne ha venido realizando una serie de declaraciones públicas en las que ha ido metiéndose cada vez en un lío más grande.

Todo comenzó con la entrevista que le realizaban en El País, donde se sorprendía por las protestas y reclamaciones del feminismo en España, para continuar después, ante las reacciones a su entrevista, contestando a través de redes sociales con un video donde pretendía explicar «mejor» sus argumentos. En este video, que se hizo viral, todavía se enredó más, pues vino a decir que no había ningún derecho que le faltase a las mujeres en España. Por si esto fuera poco, quiso «demostrar» que las mujeres tienen más presencia que los hombres en la carrera judicial, cuestión que le puntualizó Joaquim Bosch, portavoz de Jueces por la Democracia de Valencia, explicándole que si bien es cierto que en la carrera judicial hay más mujeres, el porcentaje se reduce llamativamente cuando se trata de su acceso a la cúpula judicial.

Esta diferencia no fue captada por Osborne, que contestó al juez en un tono absolutamente irreverente, intentando explicarle a su señoría que hay más número de juezas. Cosa que nadie le había criticado. Lo que no llegó a entender Bertín es que de lo que le estaban hablando era del «techo de cristal».

Como la polémica estaba servida, los usuarios y periodistas tiraron de hemeroteca para desmontar a un Osborne cada vez más arrogante y crecido en sus intervenciones, que parece incapaz de guardar silencio y reflexionar sobre lo que está poniendo sobre la mesa.

Y de esta manera, se han rescatado entrevistas de hace años, como por ejemplo una que dio en 1985, en la que reconocía haber pegado a alguna mujer. En esta misma entrevista, dice que se arrepiente de haberlo hecho y que no creía haber tenido derecho para hacerlo. También cuenta que él había sufrido agresiones, pero que en estos casos estaban justificadas (no explica nada más).

A raíz de hacerse viral esta entrevista de la década de los ochenta, Bertín ha querido salir del paso intentando explicar que se refería a algún azote que le dió a su hija, cuando ésta debía tener unos «cinco o seis años». Pretendía así Osborne limpiarse la terrible imagen que se había creado de él en estas últimas horas. Sin embargo, no podía hacerlo peor, puesto que a la hija que él se refiere para tratar de exculparse, no podría haberle dado ningún azote en 1985. La razón: que no nació hasta la década de los noventa, cinco años después.

Esperamos atentos la explicación que quiera dar ahora Bertín Osborne para quien ahora su imagen ha quedado dañada de manera múltiple: por machista, por agresor y por mentir. Quizás aún pueda «superarse».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

3 Comentarios

  1. Pues ¡vaya descubrimiento! Bertín Osborne lleva mintiendo cientos de veces, algo que se demuestra matemáticamente incluso. Es un buen camaleón que tiene miserablemente apego a todos los poderes o a todo lo que le da dinero,influencias, anuncios para sus protagonismos o negocios.
    Siempre toda MENTIRA terminará por desmontarse. Sí, pueden pasar 50 o 99 años, pero al final se desmonta, ¡por seguro! Y, para el que va con la verdad, no tiene que buscar que guste, que lo crean ni que «parezca bueno o malo», sino lo que tiene que buscar es no fallarle a la Luz (razón,ética,etc). ¡Y… punto pelota!
    Ya, tras tantos engaños que se respiran, únicamente iluminará lo que nunca jamás ha oscurecido algo: la razón o decentemente la coherencia ética. Y no hay que buscar que te crean, ¡no!, sino que nunca puedan racionalmente descubrirte engaños o errores de haber fallado a la verdad. http://delsentidocritico.blogspot.com/

  2. Para mentira la tuya Beatriz Talegón. Si la hija mayor de Bertin es del 78 y tiene 41 años, que hablas de los 90… Hay que tener poca vergüenza para tratar de desprestigiar a cualquier precio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + doce =