Japón está que no se lo cree. No fue suficiente la ventaja de dos goles que llevaba durante los primeros minutos de la segunda parte (0-2), ante una Bélgica que se vio sorprendida por las dos dianas niponas. Es verdad que tampoco esperaba nadie que la selección japonesa consiguiese tal ventaja frente a una Bélgica que partía como favorita para este choque.

Pero el fútbol permite ver partidos tan vibrantes y espectaculares como el que enfrentó a Bélgica y Japón, con dos equipos que no hicieron concesiones y siempre buscaron más. Japón mantuvo su juego de ataque, a pesar de llevar una clara ventaja de dos goles. Otras selecciones, en su lugar, hubiesen plantado el autobús.

La emoción llegó hasta el final. Cuando ya estaba avanzado el tiempo de descuento y a punto de llegar la prórroga, una espectacular jugada belga acabó con un gol que explica, por sí solo, qué es el fútbol.

Inicio con dominio japonés

La igualdad fue la nota dominante de la primera mitad de un partido que empezó con el dominio de Japón, que tomó la iniciativa durante el primer cuarto de hora. Siete minutos tardó el guardameta japonés Eiji Kawashima en tocar el balón y no precisamente en un momento de apuro para su portería. Kagawa y Nagatomo, sobre todo, llevaban la batuta durante el ataque de la selección japonesa.

La equipo belga, mientras, esperaba la oportunidad de robar algún balón para salir con rapidez al contraataque, como única baza que tenía disponible durante ese tiempo. Pero reaccionó y comenzó a abrir huecos en la defensa nipona, con ocasiones de peligro que protagonizaron jugadores como Lukaku, Mertens y Carrasco, que también propiciaron oportunidades a través de saques de esquina.

El partido estaba muy abierto y cualquiera de las dos selecciones hacía méritos para marcar. Pero fue Japón quien inauguró el marcador, en el descuento de la primera parte, tras un contraataque que comenzó por un error belga. Shibasaki pone el balón a Haraguchi, que bate a Courtois de disparo cruzado (0-1).

Bélgica tuvo la réplica para tratar de remediar una situación nueva para ellos: no habían ido por detrás en el marcador en ninguno de los partidos que habían jugado en este Mundial. Pero Japón volvió a golpear con contundencia. Inui marcó un golazo, a los siete minutos de la reanudación, tras una combinación del equipo japonés que finaliza con Kagawa enviándole un balón al borde del área, desde donde colocó con potencia junto al poste izquierdo de Courtois, que no consiguió llegar a pesar de su estirada (0-2).

Comienza la remontada belga

Bélgica estaba tocada, pero no hundida. Los ‘diablos rojos’ lograron reponerse y volver a crear situaciones de peligro, pero tienen que dar gracias a los japoneses por no encerrarse en su área para defender el marcador favorable.

En una de estas jugadas, Bélgica inauguró su marcador con un extraño gol que consiguió Jan Vertonghen, que cabeceó hacia la portería de Eiji Kawashima lo que parecía un pase al área pequeña, pero el balón hizo una parábola y se coló por la escuadra japonesa (1-2).

Japón continuó con su juego a pesar del tanto en contra y, de nuevo, llegaron ocasiones para Bélgica, que logró igualar el marcador a falta de un cuarto de hora para el final del tiempo reglamentario. Eden Hazard recorta a la izquierda del área nipona y mete el balón en el área para que el recién salido Marouane Fellaini rematase de cabeza al fondo de las mallas.

La selección belga estaba volcada al ataque y Japón continuaba con su juego intentando volver a superar en el marcador a su rival, pero el tiempo reglamentario llegaba a su fin. Cuando llevaban cuatro minutos de prolongación y la prórroga ya estaba asumida, Bélgica sorprendió con un rápido y ordenado contraataque que partió de un saque de esquina en contra que rápidamente atajó Courtois. Los ‘diablos rojos’ salieron rápidamente y Nacer Chadli culminó la jugada al recibir el ‘pase de la muerte’ de las botas de Thomas Meunier, tras haber dejado pasar el balón Romelu Lukaku (3-2).

Llegó el delirio para la afición y los jugadores belgas, ante la incredulidad de los japoneses, que vieron cómo se les escapó un partido que tenían de cara. Así es el fútbol. Ahora, Bélgica se tendrá que ver las caras con Brasil en los cuartos de final.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Compartir
Artículo anteriorLa Ley Mordaza cumple tres años y ni uno más
Artículo siguienteJusticia para El Correo de Andalucía sus editores y profesionales #Noapagueslatele
Periodista con 27 años de profesión a sus espaldas, ha trabajado en medios de Comunicación de Extremadura y Castilla y León, además de colaborar con prensa económica como el Cinco Días y de poner en marcha su propia agencia de Comunicación Comunica2, que se ha caracterizado por la organización de eventos nacionales e internacionales y gabinetes de Comunicación para empresas públicas y privadas. También ha dirigido campañas de Comunicación Política y asesorado a personajes públicos. Según su criterio, los principios básicos del Periodismo, sólo pueden tener como base la libertad de expresión. Algo que empresas e instituciones políticas se han ocupado de manejar en favor de sus intereses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 5 =