La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, pone como ejemplo a Valencia para la Ley de Vivienda que su departamento negocia con el Ministerio de Transportes, de José Luis Ábalos.

Belarra ha estado junto al vicepresidente segundo de la Generalitat valenciana, Rubén Martínez Dalmau, visitando el parque público de viviendas para alquiler social en Ciutat Vella, una zona tensionada de la capital valenciana. Las rentas de estos inmuebles oscilarán entre los 235 y los 474 euros.

Tras la visita, la ministra ha declarado que «el trabajo que está haciendo la Vicepresidencia Segunda del Gobierno valenciano es excelente y lo estamos mirando con mucha atención porque estamos en plenas negociaciones de la Ley de Vivienda, que tiene que ser una Ley que se fije en la referencia valenciana y cumpla con el acuerdo de gobierno, incluyendo la regulación de los precios del alquiler, que sería una herramienta excelente para controlar los precios en la zonas más tensionadas».

A juicio de Belarra, para este futura Ley de Vivienda que ha provocado desencuentros entre los socios de Gobierno, «hay que fijarse en más cosas que se hacen aquí, como la limitación muy extensa, o prohibición, de los desahucios sin alternativa habitacional, o la corresponsabilidad que hay que exigir a los grandes propietarios de vivienda, especialmente si tienen viviendas vacías, porque tienen que hacer un esfuerzo y se tiene que penalizar desde el nivel estatal, por ejemplo, con recargos del IBI», asegura.

Derecho garantizado

Por su parte, Martínez Dalmau explica que «continuamos con esa reivindicación tan importante que es que el derecho a la vivienda sea un derecho garantizado«. A su juicio, «esto exige medidas muy valientes como la regulación del precio del alquiler. Hace pocos días, Les Corts Valencianes aprobaron un consenso a favor de a regulación de estos precios. Este consenso puede ser perfectamente trasladado al resto del país».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre