El anuncio realizado por BBVA y Sabadell de inicio de negociaciones para la fusión de ambas entidades provocó un verdadero terremoto en el que Santander se quedaba fuera de las fusiones y desplazado a la tercera posición de la banca española, lo que le dejaba en una difícil posición respecto al mantenimiento de su reconocimiento como banco sistémico global. En consecuencia, si el Santander hubiera perdido esa calificación de too big to fail (demasiado grande para caer) también hubiese abandonado la protección del sistema en caso de dificultades.

Por esta razón, desde diferentes ámbitos controlados por el banco presidido por Ana Patricia Botín, se intentado mostrar todo lo negativo que significaría esa fusión entre BBVA y Sabadell. Por ejemplo, al día siguiente del anuncio de las negociaciones, ya aparecieron publicadas en los medios de los que el Santander es accionista un análisis sobre la gran destrucción de empleo que se iba a provocar tras la fusión.

Sin embargo, toda esa intranquilidad se ha transformado en un suspiro de alivio cuando se ha comunicado a la CNMV, a través de dos hechos relevantes, que se rompían las negociaciones. El BBVA, en su comunicado al mercado, afirma de forma escueta que «las conversaciones en relación con una potencial operación de fusión con el Banco de Sabadell, S.A. han concluido sin que se haya llegado a un acuerdo».

La ruptura de las negociaciones se ha producido por la imposibilidad de alcanzar «un acuerdo sobre la eventual ecuación de canje de las acciones de ambas entidades», según se indica en el hecho relevante publicado por Sabadell.

Santander vuelve a entrar en la ecuación

Tras este anuncio se abre un nuevo escenario en el que se puede reactivar el gran sueño del Santander de iniciar una fusión con BBVA. Tal y como informamos en Diario16, esta operación sería muy del agrado del Banco Central Europeo (BCE) y justificaría que Ana Patricia Botín volviera a recurrir al mercado para una gran ampliación de capital de 20.000 millones de euros.

Por otro lado, con la entrada en BBVA de 9.700 millones de euros se podría dar el caso contrario, es decir, que fuera la entidad vasca la que pudiera utilizar ese refuerzo de capital para convertirse en el máximo accionista del Santander y, llegado el momento, poder ejecutar una OPA si llegaran a obtener el 30% del banco cántabro.

Sabadell se desploma en bolsa

Había muchas esperanzas en la fusión con BBVA y el hecho de que haya sido la entidad catalana la que haya decidido romper las negociaciones está provocando un duro castigo por parte del mercado. Mientras se escribe esta crónica, el valor se estaba desplomando un 17,95%.

Sin embargo, el banco presidido por Josep Oliu, ha anunciado que van a centrarse en el negocio doméstico. «Banco Sabadell desarrollará un nuevo plan de negocio que priorizará el mercado doméstico como fórmula para incrementar la eficiencia en el uso del capital y los recursos del Grupo, aumentando así la rentabilidad y la creación de valor para los accionistas, después de que el consejo de administración decidiera, por unanimidad, dar por finalizadas las conversaciones con BBVA al no haber alcanzado las partes un acuerdo sobre la eventual ecuación de canje de las acciones de ambas entidades», afirma la entidad catalana.

En este nuevo plan de negocio se contemplarán la ampliación del programa de eficiencia y transformación en el mercado retail en España y analizará con sus asesores alternativas estratégicas de creación de valor respecto a los activos internacionales del Grupo. Esto incluiría, incluso, la venta de TSB, su filial británica.

1 Comentario

  1. Varios amigos míos dicen que es imposible que Santander se fusione con el BBVA.

    Yo digo que Santander se acabará comiendo al BBVA.

    La pregunta que hay que hacerse es ¿Porque se han roto las negociaciones del BBVA con la entidad catalana? Y contestarse teniendo en cuenta que Botín, Lagarde, la CNMV… comparten la misma agenda. 2030.

    Al tanto.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre