Reportaje gráfico: Javier Bernal Revert.

Hace unos días algunos grandes medios daban esta fake news: «La Justicia belga archiva el caso de presunto espionaje a Puigdemont».

La noticia, difundida después por varios medios en todo el territorio español, no era cierta. Y a pesar de que desde distintas fuentes se advirtió de que la noticia conducía al error y no informaba adecuadamente de lo sucedido, no hubo rectificación alguna. Lo que no se admitió fue una solicitud de prueba, cuestión que además de no cerrar la investigación, podía recurrirse, por lo que el caso no quedaba en absoluto archivado.

Simplemente había que esperar unos días para conocer nuevas noticias. Y hoy llegan nuevas noticias desde Bélgica.

La policía belga apunta a Bautista Samaniego en sus informes 

Según apunta la agencia ACN Carlos Bautista Samaniego estaba en el hotel donde supuestamente se colocó la baliza de seguimiento en el vehículo de Puigdemont. La policía belga lo señala directamente en sus informes, según ha afirmado hoy La Vanguardia.

Los agentes informan de que a finales del mes de enero de 2018, el fiscal de la Audiencia Nacional experto en euroordenes estaba en un hotel de Bruselas, lugar y momento clave para la operación de espionaje a raíz de una llamada de una de las tarjetas SIM británicas relacionadas con las balizas. Esto sucedía en el momento en que comenzó, según la policía belga, el espionaje a Puigdemont.

Otros «huéspedes» del hotel 

Según el informe, en el hotel no solamente se encontraría el fiscal de la Audiencia Nacional. Habría otras personas que resultan de interés para la investigación: un empresario español, una persona muy vinculada al Ministerio de Justicia, y tres informáticos. Dormían en habitaciones consecutivas.

Por el momento, la jueza belga encargada de la instrucción, ha decidido no pedirle explicaciones al Estado español por esto.

Enero de 2018

El martes 30 de enero estaba previsto estaba previsto que se celebrase el pleno del Parlament de Catalunya en el que se investiría a Puigdemont.

Una semana antes, el President, que ya residía en Bélgica, emprendió su primer viaje para acudir a Dinamarca a dar una conferencia.

En aquellos días no se sabía si Puigdemont se presentaría en Cataluña para ser investido y los rumores por aquellas fechas eran frecuentes. Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado español intensificaron los controles en las fronteras para detener a Puigdemont si intentaba volver.

Precisamente del 28 al 31 de enero el fiscal Bautista había reservado una habitación en un céntrico hotel de Bruselas. La investigación de la policía belga entiende que esta estancia podría estar relacionada de manera directa con la operación de espionaje que fue descubierta el 7 de febrero.

Precisamente ese día uno de los Mossos que acompaña y protege a Puigdemont encontró una baliza en el vehículo que utilizaba el President. Concretamente, el Renault Espace. Fue cuando las sospechas de que pudiera haber más balizas se confirmaron: había otra en el motor de otro de los vehículos que utilizaba el President.

Después de analizar las dos balizas encontradas, así como la actividad de las tarjetas SIM con la que estaban conectadas (un total de ocho), los investigadores pudieron determinar que al menos habían existido seis dispositivos:

  • tres LISA-U200: fabricados por la empresa suiza U-box AG
  • tres móviles Alcatel OT 1016 de TCL

Las tarjetas SIM tenían todas número de teléfono británico. Y entre las llamadas realizadas desde ellas los investigadores belgas destacan una llamada que podría haber sido un error mientras realizaban las pruebas de funcionamiento. Precisamente esta breve llamada se realiza a la centralita del hotel. El informe apunta a que esta llamada tiene relación entre los que hicieron colocar las balizas.

La euroorden aún no había sido activada

Las fechas en las que se estuvo realizando el seguimiento a Carles Puigdemont son los días en los que no había ninguna euroorden sobre el Presidente.

La primera euroorden se emitio por la juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, el 3 de noviembre de 2017. Se retiró por Pablo Llarena el 5 de diciembre, mateniendo la orden de busca y captura en España.

El 22 de enero la fiscalía solicitó reactivar la euroorden. Pero Llarena lo descartó.

No fue hasta el 23 de marzo cuando Llarena reactivó la petición. Fue el día en que Turull, Rull, Rovira, Forcadell, Romeva y Dolors Bassa fueron llamados a declarar a Madrid. Rovira no se presentó y los demás fueron ingresados en prisión directamente.

Posible operación extraoficial 

Tal y como señala la ACN, la investigación belga podría estar apuntando a una operación española «Fantasma», lo que quiere decir que sería «extraoficial», sin permiso de las autoridades belgas.

La policía belga en su informe considera que las balizas encontradas son de un material «de alta calidad» y fueron colocadas por profesionales entrenados. A los investigadores belgas parece ser que les ha sorprendido que el equipo que ha sido capaz de colocar estas balizas haya realizado persecuciones físicas por las calles de Bruselas a Puigdemont (llegando a ser identificados por la seguridad del Presidente).

Desde la fiscalía de la Audiencia Nacional niegan actuaciones irregulares

Según señala La Vanguardia, fuentes de la fiscalía española dicen que no les consta «nada» y niegan «taxativamente» cualquier «actuación irregular». Por su parte, el propio señalado, Carlos Bautista Samaniego, no ha querido responder a las preguntas que le proponía la ACN.

Fuentes de la Fiscalía de la Audiencia Nacional indicaron que las reuniones con la fiscalía belga sobre el caso Puigdemont se hicieron en el marco de Eurojust, un organismo de cooperación judicial que tiene su sede en La Haya.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre