Foto: Cartel anunciador de un seminario en Logroño.

Esta entrevista en exclusiva, la he realizado en Bilbao, junto al hermoso Mercado de la Ribera en el Bilbao antiguo de las siete calles. Basilio vive ahí, en el Casco Viejo muy cerca de él, cómo dice, merece la pena vivir en lo viejo, en el que se asocia tradición y modernidad con los nuevos establecimientos comerciales y las nuevas tendencias. Es una mañana gris en lo climatológico pero llena de curiosidad por llegar al fondo del personaje. Nos sentamos en una mesita del Café La Ribera, junto al río Nervión que separa Bilbao en dos mitades. Es una visión relajada y confortable en momentos de inquietante pandemia.

A simple vista, Basilio, es un hombre vehemente que pone acento a muchas de sus respuestas, convicción por la seguridad con que expresa sus ideas y prudencia para no herir a nadie. Fácil conversador, dinámico, mirada penetrante como si con ella quisiera reafirmar sus argumentos, 45 años de edad, en el olimpo de la música coral, aunque a él no le gusta esta expresión, prefiere decir que ha trabajado muy duro para que sus coros y alumnos lo hagan casi a la perfección, habla con rapidez mientras con ritmo apoya sus palabras con brazos, manos y dedos, es su expresión corporal.

Está por el cambio y el descubrimiento de nuevas ideas y nuevos conceptos, que aplica con su metodología a sus formaciones artísticas y a las personas que tienen la fortuna de pertenecer como integrantes artísticos de sus coros, pues su arte no solo se circunscribe a cantar sino a dar auténtico espectáculo físico-coral. Ama lo que hace y no lo cambiaría por nada en el mundo. Esa es su mayor riqueza.

Profesor de Canto Coral en el Conservatorio Municipal de Leioa (Bizkaia), fundador del coro infantil  Leioa Kantika Korala en 2001 y el mixto San Juan Bautista en 2007, todos en Leioa (Bizkaia). Esta joven escuela coral integrada por todos ellos engloba a más de 150 cantantes de entre 7 y 25 años, ha recibido numerosos galardones en certámenes españoles y europeos. En el año 2000 fundó el grupo de cámara femenino Vocalia Taldea, poseedor de más de 20 galardones en los principales certámenes corales del circuito internacional.

Al frente de estos grupos ha realizado 10 grabaciones discográficas y un gran número de giras internacionales en Europa y América, colaborado con importantes solistas, orquestas, directores y agrupaciones.


Foto:  En Pecs  (Hungría) Basilio Astulez, caracterizado dirigiendo Música contemporánea para Europa Cantat.

En 2008 recibió el premio especial a la mejor dirección en el “47 Certamen Internacional C. A. Seguizzi en Gorizia, Italia” por su trabajo al frente de Leioa Kantika Korala. En 2009 también el premio especial a la mejor dirección en el “38 Florilège Vocal de Tours en Francia”, por su trabajo al frente de Vocalia Taldea.

Tiene importantes reconocimientos personales como director en certámenes internacionales, ha dirigido el Coro RTVE, Coro Nacional de Niños de Colombia o Indonesian National Children’s Choir, entre otros.

Desde 2018 es también profesor de Dirección Coral en Musikene, Centro Superior de Música del País Vasco y desde 2019 asume la dirección artística del Coro de Jóvenes del País Vasco (EHGA).

Actualmente es profesor de Dirección Coral para entidades educativas, universidades y diversas federaciones corales del país y frecuentemente solicitado como jurado en certámenes y para ofrecer cursos y seminarios de canto coral en Europa, América y Asia.

Uno se queda sin resuello al intentar asumir semejante curriculum en un hombre joven de 45 años.

¿Cómo llevas el Coronavirus?

Basilio, dice que no ha volado desde primeros de Marzo y no se lo cree, pero asegura que ahora dispone de una quietud mayor y un menor stress. Tiempo para trabajar, pero también para pensar y redirigir ciertos objetivos. No recuerda tener un registro con tantos meses en casa. Le entristece ver tantas personas que han muerto como consecuencia de las infecciones causadas por un virus y por la estupidez humana al generarlo.

Añade- Ahora hay muchas dificultades para trabajar el formato coral con grupos de personas. Realmente es un gran inconveniente organizar conciertos y eso afecta como en otros sectores a la generación de recursos económicos.

¿Las prácticas de coro está totalmente integrada en las enseñanzas de la música, en los estudios musicales? ¿Creo que has sido uno de los defensores de todo esto, para que el joven que está experimentando con un instrumento, incorpore una parte coral en sus enseñanzas?

El director de Orquesta Juanjo Mena es uno de los principales abanderados de ello, él cantó de niño y ha transcurrido toda su vida cantando, también en su familia y fuera de ella, su vinculación con la música vocal es muy importante. Yo soy optimista por supervivencia, las cosas han ido cambiando pero para bien, para mejor, me auto impongo cuando estoy con mis alumnos la capacidad de sugerir y de animar, me obligo personalmente a ver las cosas más medio llenas que medio vacías, creo que en ese sentido lo hacen los que compartimos enseñanzas musicales, ya no vemos ese conservatorio un tanto gris, polvoriento, lleno de rincones sin barrer, antes solo quedaban los fuertes los que eran capaces de afrontar la enseñanza del solfeo de antaño y de las duras clases de instrumento. Entonces llegabas a algo. Ahora los conservatorios están llenos de gente que practica canto coral como una parte de sus carreras musicales, la metodología ha cambiado y los conservatorios se han convertido en auténticas escuelas de música, enfatiza- si tenemos en cuenta que el aprendizaje de las especialidades instrumentales es esencialmente individual.

Foto: San Juan Bautista en el Real Anfiteatro del Colegio de Médicos de Madrid.

Indudablemente ha cambiado para bien. Ahora el color la corporatividad, lo físico es parte integrante de las escuelas de música y ha llegado para quedarse. Un soplo de aire fresco que era muy necesario en la enseñanza musical con una visión más lúdica, compartida. Cada integrante de una agrupación coral desarrolla un espíritu solidario de grupo, en compañía, esa magia de ser parte de un engranaje, funcionando de modo natural, en el que la música sale del propio cuerpo sin ningún intermediario, sin percutir, ni soplar, ni rascar dejando solamente a lo físico y a la imaginación.

El trabajo coral es algo muy físico, combina estética y arte. Yo no sé si el ser humano tocaba para meter ruido mientras cantaba o viceversa, canto, movimiento y danza han venido de la mano, hasta que algunos frailes en la alta Edad Media lo separan todo.

Esto evoluciona afortunadamente hasta nuestros días, creándose el actual concierto para poder oir música y canto íntimamente entrelazados. Además igualmente viajan unidos junto a las carreras instrumentales la práctica del canto con todo lo que ello aporta.

¿Entonces las prácticas de coro para las carreras musicales son clave?

La práctica de coro tiene una presencia indiscutible en las enseñanzas de música, desde las Elementales hasta las Superiores. Se trata de una asignatura troncal, necesaria para el desarrollo de las capacidades musicales fundamentales, como el oído, el sentido rítmico, la comprensión armónica o la memoria. Pero también tiene otras componentes globales, como el control de la respiración y la autoconciencia corporal, la adaptación al grupo y la coordinación con los gestos del director.

Kantika  en la sala BBK en Bilbao.

La práctica del coro se convierte en algo necesario junto al resto de variables colectivas, como la música de cámara, la orquesta o la banda, entre otros tipos de conjunto.

Pero, en su caso, al basarse en la voz humana, el coro abre nuevas opciones, como cauce privilegiado de la expresión musical.

Nuria Fernandez, a la que hace referencia Basilio Astúlez, es directora de coros en varios conservatorios de España desde hace 20 años, dirige cursos de dirección de coros en el Conservatorio Superior de Castilla La Mancha, en la Universidad Carlos III de Madrid y en la Red Insular de Coros de Tenerife,  es doctora en Humanidades, ella afirma “En el ámbito educativo, en mi opinión, está claro que todo el alumnado del centro, independientemente de la especialidad que cursen, deberían tener la posibilidad de asistir a la asignatura de canto coral. Creo que puede ayudar a desarrollar la creatividad de los alumnos al adquirir habilidades que les impulsen a desarrollar  capacidades interpretativas y creativas más allá de su instrumento, en este caso, complementado a través de la voz.

Basilio añade – por otro lado, la asignatura de Coro ayuda a ampliar la capacidad perceptiva de los alumnos en diferentes contextos musicales ya que, no se escucha lo mismo tocando en la orquesta que cantando en el coro, a la hora de interpretar la misma obra, por ejemplo. Es tal y como ocurre en los planes de estudios de otros conservatorios tanto en Europa como en América, todos los alumnos de Enseñanzas Artísticas Superiores cursan la asignatura de Coro. Se da tanto en la Europa Central báltica, en la escandinava, la enseñanza coral es una de las raíces en la enseñanza musical, integrándose además como una muestra de identidad, como así ocurre también en el País Vasco.

Por ejemplo, también en sitios como Estonia todo el mundo canta en los coros para reivindicar que ellos no son rusos. Lo mismo pasa con los finlandeses, Noruegos y Suecos, qué decir de los húngaros. En todos los casos la identidad nacional se define a través de la música coral. Los hitos históricos quedan marcados así por composiciones corales, son una manera de definirse como Pueblos.

Concluye – no olvidemos que ya en la prehistoria, se cantaba emitiendo sonidos fonéticos y se golpeaba sobre una piedra para emitir sonido  instrumental conjugándose ambos al mismo tiempo.

¿Como te defines Basilio? ¿Te consideras uno de los mejores directores corales del mundo?

Se ríe abiertamente – no félix, tajantemente para nada, esto no es una carrera empresarial o un partido de tenis, en el que hay números uno. Me considero un músico, un director coral que ha conseguido hacer cosas importantes e innovadoras y que ha sido reconocido por sus premios, nada más. He sido un niño de pueblo, pero muy pueblo, de Alegría Dulantzi en (Araba) Alava y no lo digo en sentido peyorativo, sino por lo que significa. Si dices que estoy tocando el olimpo de la música coral, lo dices tu, no yo. Me siento terriblemente afortunado haciendo lo que hago, de niño no podía imaginar que la vida me depararía todo esto, en eso te soy muy sincero.

Foto: Dirigiendo en Valencia.

Somos pocas las personas que hacemos de un hobby nuestra profesión y eso engrandece muchísimo el trabajo que desarrollas. Afortunado por todas estas experiencias que la vida me va deparando.

Hecho la vista atrás y veo ahora cosas absolutamente impensables que han llegado a la vida de uno

Es muy placentero, muy agradable Muy enriquecedor en muchísimos aspectos y no hablo exclusivamente de la música, pues ella es responsable de mi actual situación como persona.

¿Era tu sueño llegar donde ahora mismo estás con la música coral?

Seguramente nunca lo he soñado. Ha venido con el trabajo diario, el esfuerzo y la dedicación. Me sorprende de alguna manera mirar hacia atrás y ver el presente. Pero prefiero mirar para adelante. Las cosas surgen a medida que uno madura y uno aprende a entender que mi compatibilidad con la música coral y sus intérpretes es absoluta.

Estás presente en certámenes internacionales, formas parte de jurados internacionales, has dirigido a coros de mucho prestigio, pero ¿Qué hay por delante, te queda mucho camino por recorrer, hacia dónde?

Yo quiero pensar o me considero una persona inconformista, quizás un poco inconsciente, ahora no se si emplear el término a más o de vuelta, o toca girar y hacer una curva de contextos, no sé. Siempre intento plantear nuevas cosas con compañeros, con amigos, incluso en cursos donde imparto formación. Mi mente es ahora heterogénea respecto a muchos aspectos. Estoy predispuesto a aceptar y a valorar ideas de otros puntos de vista.

Me gustaría hacer dos cosas que pueden parecer un poco contradictorias, tener la oportunidad de trabajar de una manera artística, estable, más centrada en el mundo profesional, en temporadas, esto lo hago esporádicamente y me resulta muy gratificante como profesional y como director y por otra parte me gusta profundizar más en el mundo de la escena a la que llego constantemente pero siempre desde la intuición o el atrevimiento no tanto por conocimiento basado en la dirección escénica. Este es un mundo que siempre me ha atraído muchísimo en el que me gustaría quedarme un poco más de tiempo. Cantar, musicar y hacerlo en forma de espectáculo es un buen guion para trabajar a futuro.

¿Qué prefieres trabajar con chicos o chicas?

Te voy a ser sincero como hasta ahora. Tengo una mayor afinidad con las chicas, una sensibilidad que tiende a lo femenino, me encuentro cómodo también con los chicos, con los hombres, pero que nadie interprete mis palabras como algo excluyente, estamos simplemente hablando de afinidades. Hay lenguaje coral escrito exclusivamente para coros femeninos y eso hay que usarlo también dentro de un amplio con texto y repertorio.

Con los niños he pasado alguno de los momentos más felices de mi carrera profesional en el mundo coral infantil, un mundo de primerísima fila, no como cantera de nada sino como objetivo en sí mismo.

Hace 21 años que comencé a dirigir Leioa Kantika Korala, eso es un proyecto que inicié y he desarrollado desde un principio, cuando no conocía lo que podría venir después, quería trabajar con niños no para que cuando fueran mayores cantaran en un coro, ojalá lo hagan, sino porque como niños y adolescentes lograran esa madurez y esa plenitud a través de la música y de la relación. Esto es una cosa que me planteo y me reafirmo en cada semana que transcurre. No trabajar solamente ese aspecto pedagógico de formación para la vida, sino simplemente como disfrute, elevando sus sensibilidades.

¿Si hubieras de cambiar algo en el mundo coral y musical, que cambiarias?

El mundo coral es heterogéneo en si mismo, especialmente en nuestro país, en el que tradicionalmente por ejemplo, la música ha sido tratada como un mero divertimento, no como que alguien que la desarrollara pudiera vivir de ello. Quizás la metodología que es muy dinámica, los nuevos repertorios que acercan la música a los menos entusiastas de ella, la situación sobre los escenarios con música y coros en constante movimiento físico, hay muchos aspectos, también quizás mejorar la financiación pública de la cultura, elevando a la categoría de patrimonio inmaterial a la música coral vasca.

Foto: Dirigiendo a VOCALIA.

¿Tú que has dirigido al coro de Radio Televisión Española, te gustaría poder formar parte de su plantilla?

Me gustaría puntualmente colaborar con ellos como invitado, también con otras entidades, hay un punto de libertad que yo necesito para mi propia regeneración. En Musikene es un trabajo de docencia, que desarrollo en estos momentos con 7 alumnos y alumnas en dirección coral. Vengo haciéndolo desde hace cuatro años, me resulta muy exigente pero gratificante, sigo aprendiendo con ellos. Es un descubrimiento, pues es una docencia muy profunda, muy a la carta, muy intensa y que complementa mi figura de director, el trabajo de acompañamiento con cada persona es total y eso supone un cambio de foco respecto a mis labores en los coros que dirijo.

¿Te preocupa como te ven, o es algo que dices soy como soy, o intentas que se produzca una corriente de comunicación para que puedas valorar si estas en el camino correcto?

Es una pregunta interesante, he tropezado algunas veces en mi vida y me han obligado a encontrar unos caminos correctos que he agradecido, asumo que uno se equivoca, no soy perfecto para nada y recibo las opiniones con gusto. Convivir con la línea roja de la sobreexposición me ha dado más guerra antes que ahora si te soy sincero. Me siento en paz conmigo mismo, decir que no le importa a uno lo que los demás `piensen de ti es erróneo, es falso. Hay que pensar igualmente que nos dedicamos al escenario, somos artistas, expuestos siempre a todo tipo de críticas que hay que saber negociar con uno mismo. Me gusta subir a un escenario y recibir aplausos. Tenemos que ser agradecidos para pensar que cuando una persona saca una entrada para acudir a un concierto es altamente valorizable para el artista y por lo tanto igualmente su opinión merece todo el respeto. Debemos aprender a convivir con todo esto.

¿Te dicen algo personas como Marco A. García de Paz (Asturias), Nuria Fdez Herranz (Castilla La Mancha), Juan Ramón Vinagre Delgado (Tenerife) o Juan Luis Martinez (Valencia)?

Algunas de esas personas son amigos y desde luego colegas, son directores corales en sus conservatorios y magníficos profesionales, profesores en centros superiores de música de dirección de coros. O directores de proyectos muy interesantes con muchísima proyección como es el caso de Marco con su coro Asturiano “El León de Oro” y director del Coro de Jóvenes de Andalucía, en muchos casos son referencias y estoy casi constantemente en contacto con todos ellos para poder pedir desde un consejo, hasta una simple partitura, compartir un comentario o resolver alguna duda a golpe de llamada o de correo electrónico. Todos estamos en el mismo barco y en muchas ocasiones con problemas comunes.

¿Estuviste de acuerdo en la desaparición de la joven Orquesta de Leioa?

Creo que fue una decisión compleja de tomar y difícil, hubo puntos de vista diferentes en lo que se pudo optar, desde luego fue una plataforma para algunos chicos. En cualquier caso nos plantea una duda hasta que punto una orquesta no profesional en un conservatorio que no es superior, es sostenible solo con recursos humanos del propio conservatorio. Decirte que tuve la satisfacción de haber colaborado con ellos y con la propia Margarita Lorenzo, su directora, viajamos mucho, se hicieron grandes montajes con el inolvidable José Ignacio Sarría (Q.E.P.D) en el trabajo de gestión y organización.

Fue muy enriquecedor para todos, placentero, que produjo tristeza con su desaparición.

La desaparición del Coro histórico San Juan Bautista, y la creación del propio conservatorio supusieron el lanzamiento de nuevos retos que terminaron cristalizando en Kantika, el nuevo San Juan Bautista, leyendo partituras a primera vista, con una Escuela Coral de 150 cantantes entre 7 y 25 años y una importante cosecha de galardones y premios internacionales.

¿Basilio tu eres Gay, eso ha supuesto algún inconveniente en tu carrera, o te ha servido como soporte del proyecto musical que emprendiste desde muy joven?

Es posible, félix, puede ser, más quizás en lo que tiene que ver con las sensibilidades para el arte, y la música y el canto es parte de él. Al final tu identidad sexual de alguna manera, marca lo que haces, como te comportas y que posiciones tomas, ante determinadas situaciones que se plantean en la vida de uno personal y laboral. Yo estoy seguro que al Basilio chavalito natural de un pueblito esto le produjo más que unas cuantas lágrimas de sufrimiento y de capacidad de gestionar todo ello. A día de hoy creo sin embargo me propongo a mi mismo la responsabilidad de trabajar en contextos en los que las diferentes sensibilidades, las diferentes identidades de género sean bienvenidas, respetadas. Es una responsabilidad en la que todos debemos de colaborar. El mundo artístico es un mundo en el que niños y niñas que se sienten diferentes deberían ser igualmente queridos y tratados, un  mundo en el que estemos liberados de esas normas que desgraciadamente a pesar de los nuevos contextos todavía siguen vigentes, un mundo artístico en el que puedan liberarse definitivamente para hacernos a todos más iguales, rompiendo las ataduras que nos ligan a un pasado obscuro y lleno de prejuicios, también libres para expresarse y ser como son.

¿Cuándo te decidiste por Kantika y los niños, tenías claro el camino a tomar y cómo veías algo que te guiaba a su creación y el alcance que tomaría?

No visualizaba el alcance que se tomaría con Kantika y su dimensión pasado el tiempo, debo ser sincero. La principal motivación inicialmente fue trabajar con la base. Yo llegué al conservatorio en el 99, tenía 24 añitos y mucha juventud como te puedes imaginar, era un torrente de ideas y en algunos casos insoportable para mi mismo, incontrolable, pero alguien se fio de mí. La antigua directora del Conservatorio Maite Carril lo tuvo claro. Siempre le estaré agradecido por su confianza. Desde este curso esta como directora del conservatorio Edurne Yarza.

Comencé como profesor de canto coral y tenía que dirigir al San Juan Bautista, coro mixto. Pero me di cuenta que un centro con una visión ya entonces muy avanzada como el de Leioa, no tenía ninguna agrupación coral que trascendiera al curso académico. Se daba el relevo generacional de Maite Carril a Valentín Atxótegui en dicho momento, me hice la pregunta de porque no trabajar con niños si había más de 200, les perdía la vista en Junio y había que recomenzar en el curso siguiente en Setiembre.

Valen aprobó mi proyecto de formar un coro de niños y dijo que adelante. Esa es simplemente la historia hasta hoy. No existía la expectativa de viajar por medio mundo, grabar discos, de ganar concursos, de afrontar repertorios tan complicados y difíciles para edades tan tempranas. Hemos ido resolviendo las dificultades con más buena voluntad que otra cosa. Valentín ahora sigue de profesor, sigue trabajando con la escuela coral, desde este curso está como  directora Edurne Yarza y un nuevo equipo directivo.

¿Y de ahora en adelante, qué?

Los proyectos no paran siguen estando ahí, incluso con el hándicap del Coronavirus, lo que me permite tener un fin de semana libre, lo que es maravilloso, salir a dar un paseo, antes cogía un avión el viernes para compromisos profesionales, volvía el lunes y con la maleta me iba al ensayo, eso me plantea la pregunta de si deseo volver a esa situación o quedarme en un punto intermedio. Leioa fue uno de los conservatorios pioneros en Euskadi y de alguna manera nos marcó el camino a todos. Hay que marcarse retos permanentemente, no tanto para obtener nuevos premios, que bienvenidos sean, sino para alcanzar lo que en calidad se llama la excelencia suprema. Cuando le pregunto por la integración de instrumentos en sus coros, afirma que él es un clásico, no está en la idea de hacer Goospel o cosas parecidas, no es fundamental integrarlos, depende de que repertorio puede ser un buen complemento. No deseo renunciar al concepto clásico de un coro y solo eso, repertorio histórico con cariño, solvencia y garantía, tenemos más de 500 años de música coral que no debemos olvidar, con escenografías adecuadas e indudablemente con trabajo físico también. Deseo que mis alumnos disfruten con Rachmaninof, Palestrina, Mehndelson, Schubert o Victoria, deben conocerlos, quiero compartirlo con ellos con tantos años de buena música coral. Crear un envoltorio que les endulce trabajar con clásicos, algo con dosis de cierta locura.

Cuando le refiero de mis idas y venidas a la Comunidad Valenciana, a Alicante, está de acuerdo en que hacer algo conjuntamente con bandas de Valencia (más de 1.000) podría ser un proyecto bonito y original (Ver mi reciente artículo en DIARIO 16 “situación de las bandas de música en la Comunidad Valenciana”). Le prometo trasladarlo.

¿La figura de José Ignacio Sarria te dice algo?

Indica – todo. Me has sugerido Félix una calle, avenida o plaza en Leioa como algo permanente que lo haga recordar a las futuras generaciones y se efectúe mejor antes que más tarde. Su contestación no admite dudas, todo llegará y estoy seguro de que será así, como no podría ser de otra manera, estaremos presentes para reivindicarlo como hijo ilustre del municipio de Leioa. El corazón de este proyecto fue la Coral San Juan Bautista de Leioa y José Ignacio su director, posteriormente presidente del Conservatorio. El núcleo fue ese, y eso es muy único y muy especial. Hoy la SJB lo componen 40 personas y es mixto como el de entonces, pero con conocimientos para leer con rigor una partitura a primera vista, algunos de ellos provienen de Musikene, con estudios superiores de música, con capacidades de alto aprendizaje adquirido desde los 10 añitos.

Nada de la creatividad y de la visión avanzada y de las ideas musicales habrían llegado a nada si alguien desde fuera no creyera en eso si eso no lo peleas también en el nivel administrativo y José Ignacio Sarría fue parte determinante al igual que el Ayuntamiento de Leioa.

José  Ignacio Sarria abrió un espíritu que contagio a la corporación municipal en dicho momento y que se sigue respetando, eso fue y ha sido clave en su continuidad

Basilio Astulez quiere agradecer en esta entrevista ese apoyo incondicional al Ayuntamiento, remarcándolo como algo muy sincero que llega desde muy adentro, desde su corazón. No en vano Kantika Korala ha llevado el nombre del municipio por todo el mundo.

Nota adicional: La Escuela de música y conservatorio profesional de Leioa creada en 1.980, responde a la estructura para estos centros de la actual ley ministerial de enseñanzas musicales, se imparte enseñanzas para más de 20 instrumentos, facilita estudios superiores o de post grado en 14 especialidades, disponiendo de 4000 exalumnos dentro de sus 40 años de docencia para una ciudad, Leioa, de 30.000 habitantes.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLewis Hamilton hace vudú a Mercedes
Artículo siguienteAquellos hijos de eminentes franquistas que hicieron carrera en democracia
Félix Lareki Garmendia es donostiarra afincado en Bizkaia. Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao. Su carrera profesional fundamentalmente la ha desarrollado en Xerox España S.A.U. Posee una profunda experiencia en recursos humanos, formación y dirección de grupos de trabajo. Ha impartido múltiples seminarios orientados al desarrollo de habilidades relacionadas con la gestión y el conocimiento de personas así como de la comunicación. Ex profesor de la Escuela Superior Universitaria de Marketing en la Cámara de Comercio de Bilbao, del Master de Marketing y de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad del País Vasco UPV - EHU. Durante 8 años ha estado en política en el País Vasco. Miembro de federaciones deportivas y activo deportista, presidente de asociaciones cívicas, Vice presidente de la Asociación Internacional Aulamar para personas discapacitadas para el disfrute por las mismas de la navegación a vela, a través de una goleta bergantín adaptada específicamente para ellas. Tiene publicados varios libros con ESIC Editorial. Su lema es “pasión por el arte y las personas”, lector empedernido, escritor y analista social. Desde hace dos años colabora con Diario16 como articulista habitual, sobre temas sociales, políticos y de opinión.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre