Expertos de OPAQ analizan unos morteros que podrían portar armamento químico

La Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) ha concluido, tras casi un año de investigación, que existen “bases razonables” para creer que el 7 de abril de 2018 se utilizó como arma un agente químico con cloro en la ciudad de Duma, en Siria, localizada al noreste de Damasco. Dicho ataque habría dejado unos 40 muertos.

La comunidad internacional investiga si el presidente sirio, Bashar al Assad, ordenó el ataque, que dejó decenas de víctimas inocentes entre la población civil. En el momento del bombardeo, Rusia negó que se hubieran empleado armas químicas y aseguró que se trataba de un montaje de los aliados para acusar a Damasco, cuyo Gobierno descartó su participación en el incidente. El episodio de Duma llevó a los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido y Francia a iniciar una serie de bombardeos de castigo contra objetivos del Ejército sirio, tras acusar a Al Assad de estar detrás de lo sucedido.

Un año después del terrible incidente, el resultado de las pesquisas realizadas por la Comisión Investigadora de la OPAQ ha sido presentado en consultas cerradas al Consejo de Seguridad de la ONU por el alto representante para Asuntos de Desarme, Izumi Nakamitsu. La Comisión visitó el lugar del ataque para recoger muestras biomédicas y evidencias físicas, entrevistar a testigos y recoger datos relevantes, según aseguran fuentes de Naciones Unidas.

Tras el riguroso análisis de las muestras, testimonios e información obtenida por los expertos en armamento prohibido, la Comisión considera que existen “bases razonables” para pensar que se usó un químico tóxico como arma, y señalaron que lo más probable es que hubiera sido clorina.

Ante las evidencias, el Consejo de Seguridad de la ONU formó la Comisión Investigadora de la OPAQ como respuesta a las persistentes denuncias de ataques con armas químicas en Siria. EEUU asegura que si se confirma el ataque químico en Duma será necesaria una respuesta internacional. A su vez, el Departamento de Estado de EE.UU ha declarado en reiteradas ocasiones que si se logran confirmar las informaciones publicadas acerca de la posibilidad de que se haya producido un ataque químico en la localidad siria de Duma, lo ocurrido requerirá respuesta internacional de inmediato.

El gas cloro, también conocido como bertholita, fue utilizado como arma química  mortal durante la Primera Guerra Mundial. Una vez que el gas se libera en el aire, las víctimas huelen algo parecido a una mezcla entre pimienta y piña, y luego se sienten inundados por un sabor metálico en la boca. A continuación aparece un escozor en la garganta y el pecho, ya que el gas ataca el sistema respiratorio, los ojos y la piel. Una vez que el gas cloro llega a los pulmones, reacciona con la humedad para formar ácido clorhídrico, esencialmente quemando a quien lo inhala desde dentro hacia afuera.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) es el organismo encargado de la aplicación internacional de la Convención sobre Armas Químicas. En 2013 recibió el Premio Nobel de la Paz tras su importante labor en la destrucción de estas armas durante la Guerra Civil de Siria. En octubre de 2017 fue elegido como director general de la organización el diplomático español Fernando Arias.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. en Siria ha empleado gases toxcos todo salvo rusia.
    tbn UK y francia

    pero la guerra la empezó USA
    cn su apoyo a Israel +arabia +daesh a ls qe hay pruebas de ayudas y entrenamiento
    contra ademas tbn Iran

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre