El extesorero Luis Bárcenas ha tirado de la manta.

El extesorero del PP Luis Bárcenas ha acusado este martes a la antigua cúpula del partido, de “cobardía” por no reconocer la caja B y la financiación irregular y ha insistido en que entregó sobres con dinero a Rajoy, Javier Arenas, María Dolores de Cospedal, Francisco Álvarez Cascos o Jaime Mayor Oreja, entre otros

“Lo único molesto es la cobardía de una serie de personas que no están dispuestas, como sí hemos hecho otras, de decir que nos hemos equivocado, que nos hemos financiado irregularmente y que sabíamos lo que estábamos haciendo. Es una cobardía no dar la cara”, ha manifestado Bárcenas en su declaración en la Audiencia Nacional en el juicio por el pago con dinero negro de una parte de las obras de la sede del partido en la calle Génova de Madrid

La Abogacía del Estado ha comenzado su interrogatorio centrándose en un primer momento, en la reforma de la sede del PP en la madrileña calle de Génova. Según la instrucción, los populares pagaron cerca de 1,5 millones de esa obra con dinero procedente de la caja b del partido. Bárcenas ha explicado la doble facturación que se seguía para ocultar los presuntos pagos en negro. “Había que acomodar el presupuesto real”, ha resumido el extesorero popular.

“Recursos de liquidez extracontable”. 

El extesorero Luis Bárcenas ha asegurado, a preguntas de la Abogacía del Estado, que la decisión de pagar con fondos de la caja b las costosas obras de remodelación de la sede del PP en la madrileña calle Génova la tomaron él y el que entonces era su superior, Álvaro Lapuerta, ya fallecido. Bárcenas ha detallado que decidieron pagar entre el 25 y el 30% de los trabajos en dinero negro, al que se ha referido con la expresión “recursos de liquidez extracontable”.

El extesorero ha querido ayudar a otro de los acusados que se encuentra en el banquillo, el exgerente Cristóbal Páez, del que ha asegurado que no tuvo conocimiento de la existencia de la caja b del partido hasta el año 2009, cuando él le facilitó la documentación sobre ella. Eso sí, Bárcenas ha asegurado que, posiblemente, Páez podía «intuir» que las obras de Génova se pagaron con dinero negro y que «posiblemente» Lapuerta y él se lo explicaron

Villarejo y la cobardía del PP

El extesorero Luis Bárcenas ha aprovechado las primeras preguntas de su abogado defensor para hacer referencia al comisario jubilado José Manuel Villarejo y la llamada Operación Kitchen, organizada presuntamente por el Ministerio del Interior en la etapa de Jorge Fernández Díaz para espiarle a él y su familia en 2013.

Bárcenas ha recalcado que no tiene “ninguna animadversión hacia el PP o sus dirigentes actuales”, y ha señalado a “la antigua cúpula”, a la que ha acusado “de cobardía por no reconocer la financiación irregular de la formación ni siquiera ahora, cuando los posibles delitos cometidos ya habrían prescrito y no tendrían consecuencia penales para él”. El extesorero ha cargado duramente contra la exsecretaria general María Dolores de Cospedal, a la que ha recriminado “sus contactos con el comisario Villarejo”. También contra “la antigua cúpula de Interior por el secuestro de mi familia”, en referencia al asalto de su vivienda por parte de un falso sacerdote.

Dos grabaciones

Bárcenas asegura que guardaba dos grabaciones (una hablando con Rajoy y otra con Arenas) donde se hacía referencia a la caja b, pero que se las sustrajeron en Kitchen. El extesorero ha descrito hoy el supuesto contenido: «En la conversación con Rajoy, mi introducción es: “He hablado con Javier Arenas, le he comentado que me queda un saldo en la caja b, que entiendo que dadas las circunstancias no se va a utilizar y que Javier me ha dicho: ‘Desentiéndete de esto y entrégale el sobre a Rajoy, que él sabe lo que tiene que hacer’. Yo subo al despacho de Rajoy, le entrego la cantidad y le enseño las dos últimas hojas para que viese como llevábamos ese tema”.

Me pregunta: “Pero Luis, cómo podéis llevar esto’. Y yo le digo que era una indicación de Álvaro Lapuerta y que era una garantía para nosotros, por si alguna vez se ponía en duda una aportación de algún empresario, que nadie pudiera [decir] que había habido una apropiación indebida por parte de alguien’. La conversación es así de rápida”, ha dicho.

Según él, Rajoy cogió los papeles entonces y los destruyó.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre