Barcelona, pese a los conflictos políticos y el eco que las medios internacionales dan al procés, resiste como una de las ciudades del mundo elegidas como sede de congresos internacionales.

De hecho, la ciudad condal es la única ciudad que figura entre las 10 más escogidas del mundo sin ser la capital del Estado.

Según la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (ICCA, por sus siglas en inglés), París obtuvo en 2018 el liderazgo mundial entre las ciudades que acogen congresos internacionales, con 212 congresos, arrebatando el primer lugar a Barcelona, que en 2017 fue la que acogió un mayor número, con 195. La capital de Francia ya había sido la campeona en el ejercicio de 2016, y ocupó el segundo lugar el pasado año tras la capital catalana.

Congresos

Barcelona acogió el pasado año un total de 163 congresos organizados, frente a 195 del año anterior, cuando fue la más reclamada para convenciones, lo que supone un descenso del 17%, y además ha sido sobrepasada por su gran rival estatal, Madrid, capital de España, que ocupa el tercer lugar tras Viena y París, con 2 congresos más celebrados que la metrópoli catalana.

La capitalidad juega un papel muy relevante en este negocio, siendo Barcelona la única ciudad entre las 10 primeras que  no es la capital del Estado.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorJiménez Losantos condenado por decir que el bebé de Bescansa “debe estar en algún contenedor”
Artículo siguienteI have a dream
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre