Para el bioquímico Mariano Barbacid «De la primera ola del coronavirus nadie es responsable porque al se creía lo que estaba pasando, pero la segunda no tiene justificación, se mire por donde se mire», ha declarado en Las mañanas de RNE.

Al científico le produce tristeza tener que explicar a sus colegas de otros países cuál es la realidad española. «España está quedando bastante mal en el ámbito internacional con esta segunda ola».

Barbacid, uno de los investigadores más reputados de España, cree que falta voluntad política para resolver los problemas que están agudizando el impacto de la pandemia. «No es tan difícil. Solo hay que contratar a más médicos, hacerles contratos mínimamente decentes, hacer más pruebas PCR. Ojalá pudiéramos curar el cáncer con algo tan simple», ha explicado el jefe del grupo de Oncología Experimental del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

El científico entiende que las instituciones están llegando tarde y mal a apagar los fuegos que afectan desde hace tiempo a la sanidad y la ciencia.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEs diferente
Artículo siguienteAyuso trata de mejorar su imagen con nueva directora general de medios:Sandra Hernández, de OkDiario a la Comunidad de Madrid
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre