Al norte de Extremadura, entre los límites de las provincias de Cáceres y Salamanca, se enclava Baños de Montemayor, una localidad en la que se respira las bondades del Valle del Ambroz.

Su orografía es muy accidentada, debido a que está rodeada por montañas con altitudes que van desde los 850 metros a los 1.200.

Su situación privilegiada, con un clima suave tanto en verano como en invierno, ha convertido a esta población en un lugar muy codiciado por diferentes civilizaciones a lo largo de su historia.

TERMAS ROMANAS

 

La historia de esta villa no se entendería sin sus Termas Romanas, que se remontan al siglo I después de Cristo. Así lo ponen de manifiesto los numerosos restos arqueológicos descubiertos, y que en la actualidad se pueden visitar en el edificio antiguo del Balneario de Baños de Montemayor.

En una de sus salas se exponen varios hallazgos, como aras dedicadas a ninfas, monedas, bañeras de granito o conducciones de agua.

La importancia de estas aguas la encontramos en sus propiedades minero-medicinales. Y es que se caracterizan por ser sulfuradas, sódicas y oligometálicas, y por brotar a una temperatura de 43 grados de dos manantiales próximos entre sí, y que reciben el nombre de Columna y Arqueta.

De esta forma, están indicadas para tratar procesos reumatológicos, artrosis, afecciones del aparato respiratorio, e incluso, son tonificantes y embellecedoras de la piel.

El espacio más significativo es en el que se conservan los restos de las termas romanas. Se trata de una sala de forma circular cubierta por una bóveda semiesférica con iluminación cenital. En esta estancia se abrían cuatro hornacinas en las que se alojan bañeras ovales talladas en granito.

La afluencia de público fue tal que se construyó justo enfrente otro edificio con el balneario moderno, que incorpora las técnicas y aparatos más innovadores. El Balneario, declarado Bien de Interés Cultural en 1995, pertenece a los vecinos de esta localidad, a través de la creación de la Asociación de Propietarios del Balneario, Probaños. Por todo ello, no es de extrañar que Baños de Montemayor ostente la declaración de Villa Termal Excelente.

CALZADA ROMANA VIA DE LA PLATA

Otra importante huella del paso de la civilización romana por estas tierras es la calzada que atravesaba la población y que formaba parte de la antigua Vía de la Plata. Este itinerario se extendía desde Mérida hasta Astorga.

Esta calzada, a lo largo del tiempo, también se empleó como camino de peregrinación y como ruta de trashumancia.

En la actualidad, se conservan dos tramos en las salidas norte y sur de Baños de Montemayor.

También les proponemos visitar el Centro de Interpretación de la Vía de la Plata. Aquí tenemos la oportunidad de conocer el origen y la historia de este antiguo camino a su paso por Extremadura. Y todo ello gracias a paneles explicativos, fotografías dinámicas, proyección de audiovisuales y pantallas interactivas.

ARQUITECTURA POPULAR

 

La arquitectura que más predomina en la población es la entramada, tan abundante en las comarcas serranas del norte de Extremadura.

Ésta se caracteriza por viviendas con una primera planta construida en mampostería, sobre la que se alza un segundo piso de trama de madera rellena de adobe. Un claro ejemplo lo encontramos en el bello Barrio del Castañar.

El trazado urbano también alberga casas solariegas, de mampostería y sillares. En ellas observamos amplios balcones de hierro forjado, que descansan sobre canes de granito.

Tampoco nos olvidamos de los edificios burgueses, que surgieron a finales del siglo XIX y principios del XX, con la llegada del auge del turismo termal. En sus fachadas abundan volutas y elementos vegetales, propios del estilo modernista.

ENTORNO NATURAL

Nuestro siguiente destino es el maravilloso entorno natural que envuelve a Baños de Montemayor, un entorno bañado por multitud de rutas, entre la que destaca la Vía Verde, antiguo trazado ferroviario entre Gijón y Sevilla.

Este viejo trazado del tren nos regala espectaculares paisajes, lo que le ha llevado a convertirse en uno de los atractivos turísticos deportivos más reclamados para aquellos que visitan el cacereño Valle del Ambroz.

Durante nuestro recorrido, tenemos la oportunidad de contemplar diferentes infraestructuras destinadas a salvar las irregularidades del terreno, como viaductos, túneles y puentes.

Otra interesante ruta es la pista forestal que discurre por la orilla del Pantano de Baños. Nos acompaña una variada y rica vegetación, en la que predominan bosques de ribera, encina, retamas, robles y castaños.

También de gran atractivo e interés es el antiguo molino del siglo XVIII, ubicado en el paraje de Las Pozas. Convertido en Centro de Interpretación de la Molinería, dispone de maquinaria que funciona movida por el agua, además de recursos audiovisuales para comprender el cultivo y la molienda de cereales.

Tampoco dejen de visitar la Ruta de la Garganta o el Embalse de Gabriel y Galán.

RECOMENDACIONES DE LUGARES PARA COMER Y DORMIR

  • RESTAURANTE EL PUENTE

Rodeado de naturaleza, se trata del edificio restaurado de una antigua hidroeléctrica a orillas de una de las gargantas de la zona donde también encontramos una piscina natural.

  • COMPLEJO ‘EL SOLITARIO’

Este complejo cuenta con albergue de peregrinos, chozos típicos de la arquitectura celta, con jacuzzi y todas las comodidades. Además en su restaurante se puede degustar la comida tradicional de la zona y platos de temporada.

  • HOTEL EL MOLINO

Levantado sobre el edificio de una antigua almazara de aceite, este alojamiento ofrece la cercanía de sus empleados y empleadas, además de la paz y la tranquilidad del entorno junto a sus acogedoras zonas comunes y terrazas. También dispone de aparcamiento y se encuentra en el mismo centro del pueblo.

  • HOTEL LA GLORIETA

Este hotel se encuentra muy cerca del balneario y al mismo tiempo en plena naturaleza. Desde los balcones de sus habitaciones se puede disfrutar de bellos paisajes. Cuenta con amplios salones para grandes grupos y un restaurante con especialidades basadas en la carne de ibérico.

  • CASA RURAL VILLA ASUNCIÓN

Entre las muchas casas rurales de la zona, recomendamos Villa Asunción. Un alojamiento con cuatro habitaciones, salón con chimenea y varias balconadas desde donde se puede disfrutar de un auténtico paraíso de robles, castaños y gargantas con cascadas que rodean la vivienda.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre