El artista del graffiti, Banksy, ha lanzado su propia línea de productos, con artículos a la venta por tan solo 10 libras, para proteger su marca contra una compañía de tarjetas de felicitación que está tratando de “apoderarse de la custodia legal de su nombre”.

En un comunicado, Banksy señala que el dinero que se obtenga con la venta se destinará “a comprar un nuevo barco de rescate de inmigrantes para reemplazar el confiscado por las autoridades italianas”.

“O sea, que a lo mejor usted estará cometiendo un delito si las compra (las obras)”, ha advertido.

Banksy dio a conocer la instalación de una tienda temporal, llamada Gross Domestic Product (producto interior bruto), en Croydon, Reino Unido, donde se venden desde bolas de discoteca hechas con cascos de la policía antidisturbios, hasta alfombras de bienvenida cosidas a mano. Todos los objetos se han instalado en una serie de escaparates junto con pinturas a menudo reproducidas, como Banksy’s Flower Thrower .

Todo lo que hay en la tienda “ha sido creado específicamente para cumplir con una categoría de marca comercial particular según la ley de la UE”, dice Banksy. “Tenía la hoja legal pegada en el estudio como una musa”. El artista ha señalado que “John Lennon dijo: ‘Soy un artista, dame una tuba y sacaré algo de ella’. Siento lo mismo por una disputa de marca registrada ”.

Banksy dijo una vez que “los derechos de autor son para perdedores

Otra razón que ha llevado al artista, que mantiene su identidad en secreto, a montar esta iniciativa comercial es, según explicó, “la menos poética”, resulta de la necesidad de reivindicar su marca.

Su abogado, Mark Stephens, señala que una empresa de producción de tarjetas con imágenes de obras de Banksy ha iniciado un pleito judicial reclamando el control total sobre la marca.

El artista de Bristol está “en una posición difícil, porque tiene un nombre o marca pero no lo utiliza para la comercialización de productos, de modo que, según la ley, la marca puede ser transferida a alguien que sí la use”.

Banksy no es el primer artista que ha tenido problemas por derechos de autor con las tarjetas de felicitación. El artista estadounidense Robert Indiana diseñó por primera vez su famoso diseño LOVE para una tarjeta de Navidad del Museo de Arte Moderno en 1965, pero la composición nunca tuvo derechos de autor y desde entonces ha aparecido en todo tipo de productos, desde tazas de café, hasta placas de matrícula.

Banksy dijo una vez que “los derechos de autor son para perdedores”. A finales de 2018 inició medidas legales contra una empresa italiana que organizó una exposición, The Art of Banksy — A Visual Protest , para el Museo Mudec de Milán.

En febrero de este año, un juez falló a favor de la solicitud de Banksy de que todas las mercancías con su nombre fueran retiradas de la tienda del museo, pero se permitió que permanecieran los materiales promocionales que usaban su nombre. El juez señaló que los documentos presentados en los procedimientos mostraron un uso limitado de la marca Banksy.

“Si Banksy quiere seguir haciendo cumplir cualquiera de sus marcas registradas en los tribunales de todo el mundo y evitar el riesgo de que se cancelen por falta de uso, tendrá que mostrar a los jueces pruebas más sólidas de que sus marcas se utilizan en el mercado”, señaló Enrico Bonadio , profesor titular de derecho de propiedad intelectual en la Universidad de Londres. “Esto significa que necesita comenzar a producir y vender regularmente su propia mercancía de marca a través de un canal comercial especializado”, ha señalado.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre