Aunque la familia Botín está vinculada a Banco Santander, la realidad es que Bankinter es el otro banco que controlan los Botín. En concreto, la sociedad de Jaime Botín, hermano de Emilio y tío de la actual presidenta de la entidad cántabra, Cartival, controla en la actualidad el 23,19% de Bankinter.

Las relaciones entre ambas entidades, además de la posesión de acciones por parte de distintos miembros de la familia, también se han asentado en importantes operaciones corporativas que, en algún caso, han sido investigadas por la Justicia y han servido de canal para movimientos económicos de la familia Botín.

En la última investigación por presunto blanqueo de capitales en la que estuvieron imputados varios directivos del Santander, ambas entidades fueron mencionadas por distintos movimientos.

Según un auto de la Audiencia Nacional, al que Diario 16 ha tenido acceso, desde el año 2007 hasta 2010, Santander Investment obtuvo la custodia de los valores titularidad de la empresa panameña North Stat Overseas Enter INC. Estos valores no solo se ocultaban bajo la sociedad panameña, sino que en los registros de la entidad española figuraba la supuesta titularidad del HSBC Private Bank Suisse, bajo la que se ocultaba finalmente la titularidad real de acciones de Bankinter, poseídas por Emilio Botín y Jaime Botín.

La propiedad de tales valores se mantuvo oculta a Hacienda hasta que fue revelada por la comunicación que las autoridades francesas hicieron a la Agencia Tributaria española en el marco de los primeros procedimientos incoados como consecuencia de la aportación de la información de Hervé Falciani.

La propiedad de estas acciones de Bankinter se mantuvo oculta a los propios accionistas, lo cual dio lugar a la incoación de expediente administrativo por la CNMV por infracción contra la Ley del Mercado de Valores por incumplimiento del deber de comunicación y difusión de participaciones significativas en Bankinter.

La omisión de tributación respecto de las operaciones realizadas con estos valores dio lugar a la denuncia por delitos contra la Hacienda Pública contra Emilio y Jaime Botín y sus respectivos hijos.

Ahora Bankinter, el otro banco de los Botín, vuelve a aparecer vinculado a movimientos de dinero relacionados con la corrupción. En concreto, una investigación realizada por los medios portugueses Expresso y SIC revela que tres de las consultoras más grandes del mundo recibieron varias decenas de millones de dólares en pagos de una empresa desconocida en Dubai para ayudar a reestructurar el sector petrolero de Angola, un sector plagado de corrupción. El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) reveló en el año 2020 los Luanda Leaks, donde se demostraba la corrupción de una de las mujeres más ricas de África, Isabel Dos Santos, hija del dictador angoleño.

Los extractos bancarios revelados por los medios portugueses demuestran que la empresa de Dubai, Matter Business Solutions, pagó 31,2 millones de dólares a Boston Consulting Group, 21,4 millones a PwC y 15,4 millones a McKinsey como parte de un proyecto de 2017 para modernizar Sonangol, la compañía petrolera estatal de Angola.

Casualmente, Isabel dos Santos era la directora ejecutiva de Sonangol en el momento de los pagos. Dentro de la investigación de los Luanda Leaks, se reveló que la empresa de Dubai era propiedad de un amigo personal de Dos Santos. Los nuevos documentos descubiertos por Expresso y SIC muestran cómo los asesores occidentales se beneficiaron de las transferencias que ahora están bajo investigación en Angola.

La documentación descubre cómo, tanto PwC como Boston Consulting, estaban involucradas en los negocios de Dos Santos. Mantuvieron esas relaciones a pesar de que muchos bancos la interrumpieran en medio de preguntas sobre la fuente de su riqueza. Boston Consulting ayudó a dirigir un negocio de joyería en quiebra adquirido con dinero angoleño; PwC sugirió formas de evitar los impuestos angoleños y sus contadores ignoraron las señales de alerta sobre los movimientos de dinero entre las entidades de Dos Santos que, según los expertos, deberían haber levantado las alarmas.

Los pagos de Sonangol, a través de la empresa fantasma de Dubai, demuestran las preocupaciones actuales sobre los estándares laxos de diligencia debida al consultar a gigantes y regulaciones ligeras que permiten a los asesores extranjeros acumular enormes ganancias, sin importar el origen del dinero.

La respuesta de PwC Portugal a estas nuevas revelaciones sobre sus relaciones con Dos Santos fue que la consultora finalizó su relación con empresas vinculadas a la angoleña en enero de 2020 y que habían sido despedidos dos empleados tras una investigación interna.

Por su parte, McKinsey afirmó que había realizado una investigación interna tras la publicación de los Luanda Leaks por el ICIJ, pero que no detectó ninguna irregularidad por parte del equipo involucrado. Además, la consultora señaló que prestaba servicios a instituciones, no a personas y que su relación con Sonangol es anterior a la época de Dos Santos como presidenta.

Finalmente, Boston Consulting no hizo declaraciones a Expresso porque no era apropiado dado que había investigaciones judiciales en curso.

Sin embargo, los nuevos documentos revelan que Sonangol primero transfirió fondos a la cuenta bancaria de Matter Business Solutions en NBD Emirates en Dubai, fondos que  se transfirieron a bancos en Portugal y España para PwC, Boston Consulting Group y McKinsey. Bankinter fue la entidad española receptora de estos fondos, según ha podido contrastar Diario16.

Otras transferencias lucrativas de Sonangol a Matter llegaron a las cuentas bancarias de un bufete de abogados. Los pagos fueron por servicios prestados por las empresas como parte de una reestructuración de Sonangol liderada por dos Santos, aunque no está claro qué servicios proporcionaron las empresas a cambio. Aún hay 31,5 millones de dólares sin contabilizar.

En 2017, el nuevo presidente de Sonangol, Carlos Saturnino, anunció públicamente que dos Santos había aprobado más de 135 millones de dólares en honorarios de consultoría, y la mayoría iba primero a la empresa de consultoría de una amiga. 

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Puedo decir que Bankinter es deshonesto por una tarjeta que resulto ser «revolving» y que tenia al contado; nunca pedi ni aplazamientos, ni creditos a Bankinter, pues eran gastos muy pequeños y de poca relevancia y el coste mucho mucho mucho mucho mas alto que cualquier otra opción.
    Lo increible de Bankinter es que sin mi conocimiento ni aprobación aplazaron mis pagos y le aplicaron este abusivo y fuera de mercado coste. No consigo que me lo arreglen de momento, terminare yendo a la justicia, como hice hace dos años con las preferentes ( Amro ) del Santander, otro robo a los ahorros de las familias españolas.
    Nota: No se distraigan con los ocupas, que apenas hay. Ocupense de los bancos y de los Vodafones, que roban calladamente cada dia. Defiendan al consumidor, por favor.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre