Algunos reivindican ahora la bandera de Hispania. Muy bien.

Y se extrañan de que la gente lo evite.

Quizá tenga que ver con que en Hispania hubo durante CUARENTA AÑOS una dictadura, según dicen fascista, que se apropió de la bandera nacional, parasitó sus instituciones y absorbió sus símbolos.

La larga sombra de la dictadura.

Otra desgracia. Que en el siglo XXI no puedas sentirte cómoda en el país donde naciste, ni con los colores de su bandera.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorMenores vulnerables quedan desprotegidos en verano en España
Artículo siguienteDetienen por corrupción al presidente de la Diputación de Valencia
Licenciado en Filosofía y Letras (Univ. de Granada, 1994). Publicó diversos artículos y varios ensayos. XIV Premio de Ensayo Becerro de Bengoa con La sonrisa de la esfinge (Dip. de Álava, 2002). Olivas negras, novela policíaca, Ed. Cuadernos del Laberinto, Madrid, 2012. Ha publicado relatos en las revistas digitales “Gibralfaro”, “Ariadna”, “Narrativas”, “Ánima Barda”, “Relatos Pulp”, “Palabras diversas” y “Entropía” (2012-13). Colaboró con la sección Aventuras de Lince en la revista “Arena y Cal”, Cádiz, 2012-14 y en el periódico digital “El Pulso”, de Madrid, con los relatos policíacos de “Carla” (2014-16). En 2017 participó en “Diario Siglo XXI” y en “Mundiario” con artículos breves. Ha publicado otras novelas en Amazon: Siniestra, Las aventuras de Víctor Lince, Carla. La conspiración de La Rosa Negra, Carla mortal, Carla y Shavi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + diez =