A precio de derribo, esa es la oferta del Santander para hacerse con Sabadell. No hay más o el banco cántabro no da para más. Esto debería poner en alerta tanto al Consejo de la entidad catalana como a sus accionistas porque, según ha publicado OkDiario, el banco presidido por Ana Patricia Botín se ha ofrecido al Banco de España por si hiciera falta rescatar al Sabadell.

En la misma información, además, se hace mención a que Ana Patricia Botín se acercó a Josep Oliu para hacerle una oferta pero fue tan ridícula que ni se iniciaron las conversaciones para iniciar el proceso de fusión.

Sin embargo, lo que activa las alarmas es que el Santander ya está planteando el escenario en que el BCE se viera obligado a iniciar un procedimiento de resolución del Sabadell. Es decir, que en el banco cántabro ya están planteando una situación crítica, tal y como hicieron con el Banco Popular en 2017, cuando dos semanas antes de que la JUR resolviera a la entonces sexta entidad financiera de España, el Consejo de Administración de la entidad presidida por Ana Patricia Botín aprobó el Proyecto Neptuno, es decir, la compra del Popular sólo en un escenario de resolución por un valor no superior a los 200 millones de euros.

¿Eso es lo que se pretende ahora? Cuando suena la palabra resolución asociada al Santander, el banco correspondiente debería ponerse en guardia porque «cuando las barbas de tu vecino veas afeitar…». El señor Oliu tendría que estar muy alerta en estos momentos y no dejar sus cargos ejecutivos bajo ninguna circunstancia, ni siquiera por presiones de los altos poderes económicos, políticos o financieros.

El Santander está demasiado acostumbrado a recibir «regalos» que aumenten sus activos y hay muchas similitudes con lo que le ocurrió al Popular como para que en el Sabadell no estén alerta a lo que pudiera ocurrir en las próximas semanas o meses.

La entidad catalana está sufriendo constantemente los mismos ataques bajistas y por parte de los mismos fondos que ya hicieron fortuna con el Popular e, incluso, con Bankia. El más activo en las últimas semanas está siendo Samlyn Capital, pero ya ha habido otros.

La CNMV, por su parte, está actuando del mismo modo que con el Popular cuando permitió la actuación de las posiciones bajistas AQR Capital Management; Oceanwood Capital Management; Samlyn Capital; Lansdowne Partners; Melqart Asset Management y, sobre todo, BlackRock (que se convirtió en uno de los máximos accionista del Santander tras la resolución) y Marshall Wace (que forma parte de JP Morgan, el banco de inversión del que fue vicepresidente Emilio Saracho).

Por otro lado, el Popular fue resuelto con un valor en bolsa de 0,32 euros, mientras que el Sabadell llegó a tener una cotización de 0,25 el día 25 de octubre de 2020, lo que le dejaba a tiro de OPA. Ayer cerró en 0,37 euros.

La situación en este caso es muy diferente a la del Popular, puesto que Sabadell no tiene problemas de liquidez y su solvencia está más que probada, más bien al contrario, es una entidad saneada que cumple con holgura las ratios normativas de capital. Además, sus gestores tienen una idea muy clara de cómo gestionar un banco comercial y no tienen a un presidente, Emilio Saracho, obsesionado con venderlo al precio que fuera, incluso llevándolo a la resolución.

Los diferentes departamentos y el Consejo de Administración del Sabadell deberían estar muy atentos a la evolución de la liquidez, porque el Popular esa solvente y viable, como reconocieron los peritos del Banco de España, pero cayó por una fuga de depósitos provocada, principalmente, por una estrategia diabólica que generó el pánico entre los depositantes y clientes, además del lamentable espectáculo de ver cómo las administraciones públicas se encargaron, retirando sus depósitos, de llevar a una entidad solvente a la resolución que, por cierto, es el escenario que el Santander siempre maneja. Esperemos que no tengamos que vernos obligados a escribir cuatro años más con otra operación diabólica.

Con un valor en bolsa similar al que tenía el Popular y el ofrecimiento al Banco de España, ¿se está preparando una nueva operación de rescate encubierto al Santander? Diferentes analistas económicos ya lanzaron globos sonda aseverando que la mejor fusión para el banco catalán sería con el Santander. Posiblemente, sea este el modo en que se va preparando al mercado para, de repente, anunciar que la entidad cántabra se queda con el Sabadell y, para ello, apuntar la necesidad de una macro ampliación de capital con la que sufragar la situación de la que todo el mundo sospecha pero que nadie se atreve a confirmar.

Ante una situación en la que el Santander ya ha mostrado interés por Sabadell, tanto el señor Oliu como el resto de los miembros ejecutivos del Consejo y la alta dirección tendrán que estar muy atentos al Gobierno, porque ya no está Luis de Guindos, como en la resolución del Popular, pero está Nadia Calviño, lo cual es, quizá, más peligroso. El hecho de que el Ejecutivo haya cambiado no garantiza nada, más bien al contrario, sobre todo estando el Santander y Ana Patricia Botín de por medio, porque ni el presidente Sánchez ni el vicepresidente Iglesias –que parece haber cambiado su posición respecto a la presidenta del banco cántabro desde el debate electoral para acá– van a hacer nada para evitar un nuevo rescate encubierto al Santander. La ideología de izquierdas no importa porque lo que se imponen son las ideas y de eso sabe mucho Iván Redondo. ¿Por qué ocurre esto? Es algo ignoto e incoherente. Tal vez la respuesta se encuentre en un almacén de dosieres «clasificados».

Por otro lado, tras el anuncio de las negociaciones entre BBVA y Sabadell para una fusión, diferentes medios de comunicación cercanos al Santander se lanzaron a publicar una serie de noticias en las que se potenciaba lo negativo que sería esa operación, sobre todo para sus trabajadores.

Hay que tener en cuenta un factor muy importante respecto al modo en que Grupo Santander ha ido creciendo en los últimos años, tanto en España como en el resto del mundo. Desde la fusión con el Central Hispano, el banco cántabro no ha vuelto a realizar ninguna operación de fusión, sino que ha ido creciendo a golpe de compras, más o menos exitosas, o de adquisición de entidades a través de resoluciones, como fue el caso de Popular y Banesto, en este caso, incluso permitiéndose por parte del Banco de España la presentación de una oferta sin la firma de Emilio Botín.

Si lo que afirman los analistas fuera totalmente acertado respecto a las posibilidades de una unión Santander-Sabadell y las cuentas del banco cántabro reflejaran la realidad, la operación para la entidad presidida por Ana Patricia Botín tendría un valor no superior a los 2.500 millones de euros, una cifra que, en base a los resultados anunciados en el tercer trimestre, estaría muy al alcance de la mano. ¿Por qué no lo hace y presenta una OPA? Es lo más sencillo, justo y no dejaría millones de víctimas como ocurrió con el Popular. Sin embargo, es más fácil sobrevivir a golpe de rescate encubierto.  

3 Comentarios

  1. Extraña calma ayer y hoy ,sin noticias.
    Es la calma antes de la tormenta?
    El Santander actúa destrozando la legalidad bursátil ayudado por la CNMV y el gobierno, un banco ya no vale nada
    Como demostró el fusilamiento del banco popular , son los peores valores en bolsa .
    Como dice Don Manuel el Sabadell
    Debe de estar atento y preparado para defenderse de otro ataque parecido al del banco popular.
    Esto no se puede volver a repetir.
    . Sabiendo que estos psicopatas tienen una satánica preferencia por
    Eventos astrológicos ,es interesante recordar que en el solsticio de 21 de diciembre se alinearán los planetas mayores del sistema solar Júpiter y Saturno siendo visibles,este fenómeno se produjo por última vez hace 800 años
    Cualquier cambio en el Sabadell debe ser analizado con lupa y su
    Consejo y presidentes deben de estar unidos como nuncahaciendo piña y preparados por si acaso intentan Otra emboscada .

  2. A los accionistas minoritarios del Santander ya les arruinaron con la bicoca de acudir a la ampliación del Santander para «reflotar» el Popular con una ganga de 4,5€ la acción y ahora después de un gran rebrote cotiza a 2,7€ es decir lo que les costó 45.000€ ahora vale 27.000€ y encima se enteraron después que la quiebra real era la del Santander no la del Popular.
    Si pasa lo mismo con el Sabadell seguro que les ofrecerán otra ganga con una nueva ampliación.

  3. calama tiene que imputar a mas gente ,solo le interesa los prestamos ilictos a clientes para que compraran la ampliacion de capital del popular.
    que botin mintiera descaradamente y lo ocultara todo no es para imputarla,la pasada semana es un nuevo nivel y calama no actua como tiene que hacerlo

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre