Oficina Banco Santander en San Lorenzo de El Escorial. Foto: Google StreetView

La resolución y venta por un euro del Banco Popular al Santander fue, como venimos publicando en Diario16 desde hace más de 3 años, un rescate encubierto a la entidad presidida por Ana Patricia Botín.

La pandemia del Covid19 ha provocado que se inicien procesos de fusión entre las entidades financieras españolas que, posiblemente, culminen en otras grandes operaciones con otros bancos europeos. Este proceso lo iniciaron Bankia y CaixaBank. Posteriormente, se anunció el inicio de las negociaciones entre Liberbank y Unicaja. Además, BBVA y Sabadell también indicaron que se habían comenzado a dar los pasos previos para el estudio de una posible fusión. Como se puede comprobar en esta ecuación falta el Santander, el mayor banco español y uno de los más importantes de la Eurozona. ¿Por qué la entidad presidida por Ana Patricia Botín no entraba en el juego de las fusiones? Según indicaron desde la entidad cántabra, ellos «jugaban en otra liga».

¿A qué se referían concretamente? ¿Estaban esperando a una gran operación a nivel europeo o desdeñaban los movimientos de sus competidores españoles? ¿O acaso están esperando el momento adecuado para que desde los poderes económicos se vuelva a organizar una operación como la del Popular y recibir sin coste otro banco para incorporar al Grupo Santander?

En estas últimas semanas Banco Sabadell está sufriendo los mismos ataques bajistas y por parte de los mismos fondos que ya hicieron fortuna con el Popular e, incluso, con Bankia. El más activo en los últimos días ha sido Samlyn Capital, pero ya ha habido otros.

La CNMV, por su parte, está actuando del mismo modo que con el Popular cuando permitió la actuación de las posiciones bajistas AQR Capital Management; Oceanwood Capital Management; Samlyn Capital; Lansdowne Partners; Melqart Asset Management y, sobre todo, BlackRock (que se convirtió en uno de los máximos accionista del Santander tras la resolución) y Marshall Wace (que forma parte de JP Morgan, el banco de inversión del que fue vicepresidente Emilio Saracho).

Por otro lado, el Popular fue resuelto con un valor en bolsa de 0,32 euros, mientras que el Sabadell llegó a tener una cotización de 0,25 el día 25 de octubre de 2020 , lo que le deja a tiro de OPA.

La situación en este caso es muy diferente a la del Popular, puesto que Sabadell no tiene problemas de liquidez y su solvencia está más que probada, más bien al contrario, es una entidad saneada que cumple con holgura las ratios que exige la normativa. Además, sus gestores tienen una idea de cómo gestionar un banco comercial y no tienen a un presidente obsesionado con venderlo al precio que fuera, incluso llevándolo a la resolución.

Con esas cifras, ¿se está preparando una nueva operación de rescate encubierto al Santander? Diferentes analistas económicos ya han empezado a lanzar globos sonda aseverando que la mejor fusión para el banco catalán sería con el Santander. Posiblemente, sea este el modo en que se va preparando al mercado para, de repente, anunciar que la entidad cántabra se queda con el Sabadell y, para ello, apuntar la necesidad de una macro ampliación de capital con la que sufragar la situación de la que todo el mundo sospecha pero que nadie se atreve a confirmar.

Hay que tener en cuenta un factor muy importante respecto al modo en que Grupo Santander ha ido creciendo en los últimos años, tanto en España como en el resto del mundo. Desde la fusión con el Central Hispano, el banco cántabro no ha vuelto a realizar ninguna operación de este tipo, sino que ha ido creciendo a golpe de compras, más o menos exitosas, o de adquisición de entidades a través de resoluciones, como fue el caso de Popular y Banesto.

¿Por qué ha sido así y no de otro modo? Es sencillo, en una operación de fusión es necesario que se entreguen todos los balances para que la otra parte pueda analizar la situación real del banco y no encontrarse sorpresas en el futuro. Ahí es donde entra la suspicacia: Santander no quiere enseñar sus balances, o lo que es lo mismo, no quiere mostrar a la competencia sus debilidades o sus agujeros. Es decir, evitan anunciar una fusión y que se tenga que paralizar dicha operación por problemas de balance. Una due dilligence tiene esas cosas: hay que decir la verdad.  

Si lo que afirman los analistas fuera totalmente acertado respecto a las posibilidades de una unión Santander-Sabadell y las cuentas del banco cántabro reflejaran la realidad, la operación para la entidad presidida por Ana Patricia Botín tendría un valor no superior a los 2.500 millones de euros, una cifra que, en base a los resultados anunciados en el tercer trimestre, estaría muy al alcance de la mano. ¿Por qué no lo hace y presenta una OPA? Es lo más sencillo, justo y no dejaría millones de víctimas como ocurrió con el Popular. Sin embargo, es más fácil sobrevivir a golpe de rescate encubierto.  

Por tanto, de producirse con Banco Sabadell una operación similar a la del Popular, España tendría un grave problema, además de un escándalo mayúsculo, en muchos ámbitos porque se estaría manteniendo la respiración asistida a un rascacielos con cimientos de adobe.

Desde un punto de vista político, que el Gobierno permita nuevamente una operación de este tipo supondrá la certificación definitiva de que los Ejecutivos votados por la ciudadanía se convierte, una vez pasados unos meses en el poder, en el servidor de los intereses del Santander. Hasta ahora, ni socialistas ni populares han tenido el valor de iniciar una auditoría de la verdadera situación del Santander. Aún quedan los rescoldos de lo que sucedió en 1996 y ni siquiera los defensores morados de las esencias de la izquierda se han atrevido a remover el picón, por más que clamasen públicamente contra lo que ahora defienden.

4 Comentarios

  1. Los fondos que se posicionan bajistas manejan a su vez los traders de alta frecuencia que manejan las bolsas…A estos, no les importa si en las empresas trabajan personas que luchan por sacar a las empresas adelante.Si para sus intereses una empresa hay que hundirla, se hunde como se hizo con el Banco Popular… La MAYOR ESTAFA FINANCIERA DE LA HISTORIA. LAS BOLSAS SON UN CASINO AMAÑADO…

  2. Volverán a salvarles el culo al Santander, cueste lo que cueste. No lo siento por nadie ya que ambos bancos son de lo peor que hay en el mercado. Su personal siempre tan amable han pensado que eran dueños de los bancos para los que trabaja y malas experiencias tenemos más de uno con ellos, que llaman si te retrasas en algo, de muy malas formas, como si les debieras el dinero a ellos llevándolo al terreno personal. A ver ahora cuando se coman sabadell, donde les van a dar trabajo, a la cola del paro Sres y Sras y mejor no digan que trabajaban en esos bancos, no sea que quien tengan en frente haya pasado por esto, y lo recuerde, así qué al paro y ya no son dueños de nada. Pónganse ahora a gritar y faltar al respeto a los ciudadanos. Pena ninguna coraje contra los dos? Muchísima personas. Venga váyanse un poquito a la mierda todos. Panda de estúpidos y estúpidas.

  3. Leo sorprendido la noticia, en la que se cita recurrentemente a una falsedad en los balances (o por lo menos irregularidades). Sin embargo, no encuentro en el redactado ni un atisbo de prueba o dato que refrende dicha acusación. ¿Se dispone de algún dato real mas allá de la sospecha de argumento periférico e indirecto? ¿O por el contrario, se trata nuevamente de acusaciones sin fundamento? (Y nuevamente también, sin repercusión como es de esperar en palabras vacías)

  4. Me pregunto qué se sentirá al no dar ni una…
    Sabadell será absorbido por BBVA, para empezar.
    Rescate encubierto? De verdad que es muy gracioso el artículo. Conoce el señor redactor la obligación de las entidades cotizadas a publicar su información contable? Esos balances de los que usted habla y que asevera que son ocultos, puede consultarlos en la web de CNMV. Parece una conspiración judeo masónica de Santander, pero solo hace falta tener un mínimo de cultura financiera para darse cuenta del esperpento de articulo que ha escrito. Saludos

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre